PC Music: Programando un nuevo código

FOTO4

Net.art: definiciones y confusiones

Suele haber confusión entre lo que se entiende por net.art, computer art o digital art y una estética determinada que recibe ese nombre coloquialmente que no tiene necesariamente que ver con las definiciones técnicas de ese tipo de arte. El net.art hace alusión toda obra que se aloja en una página web o que tiene sentido dentro de una página web o un recurso on-line; eso no implícita un tipo de estética determinada sino los elementos técnicos de difusión y plataforma de exposición. Por lo que se refiere a computer art o digital art, es todo aquel realizado mediante software, de manera informática. Esto tampoco hace referencia a ninguna estética en particular sino las herramientas que se usan para realizar la obra.

Paralelamente está lo que popularmente se entiende por net.art. Una estética concreta que según mi punto de vista es una especie de collage digital, muy influenciada por la estética cyber en sus múltiples variables, por su iconografía despampanante y su cromatismo epiléptico. Lo japonés en su reinterpretación maximizada de lo occidental también tiene un dominio en lo plástico evidente. El revival cyber-hippie seapunk, un movimiento que no hace ascos a milenarismos y evoluciones de la conciencia globales fue sin duda alguna un claro indicativo de un cambio paradigmático en lo estético llevado a corriente sociológica. No obstante todo responde a una corriente estética determinada, que evolucionará en los términos que evolucione pero que en sí mimos no son definitorios de un nuevo paradigma artístico.

FOTO1

Al llamarlo net.art, entendiéndolo de este modo, puede tender a la confusión. Es posible que tome elementos de internet como referencia estética, véase logos, iconos, no obstante lo utiliza de una manera icónica del estilo conceptual pop art. Tomando la definición de net.art desde la perspectiva técnica, es decir obra que tiene sentido en la red, lo que se llama net.art haciendo referencia únicamente a los elementos visuales no sería estrictamente eso, ya que hay numerosos artistas incluso dentro del aparato industrial más masivo que utilizan esa estética en formatos físicos tradicionales.

Las categorías del net.art se pueden diferenciar también en los formatos en los cuales está realizada la obra, por ejemplo el ASCII art es una obra que usa los códigos binarios para crear arte figurativo. Así está el gif-art que sería hecho con gifs, web art serían páginas web, social media art sería usar perfiles de páginas en redes sociales para hacer arte, así infinidad de variantes según el continente donde se soporte la obra. Será net.art siempre y cuando todo esté en la red, que la obra tenga sentido on-line.

FOTO2

Es por tanto llamado net.art, arte en internet, aquel que toma forma en la red de redes. Lo fundamental en este movimiento, que usa Internet como medio de difusión, hay otros elementos que lo conforman de manera colateral que son incluso más interesantes a la hora de definir un nuevo paradigma artístico. Solo el medio en sí es en buena medida suficiente para poder catalogar que hay un umbral temporal , un antes y un después. Las razones son varias: es un medio global, multidireccional, participativo, dinámico, es decir en continua evolución, se trata de un medio con unas características tales que no son comparables a medios pasados, por lo tanto propicia una forma de entender el todo diferente nunca anteriormente concebida.

El arte en Internet: Elementos válidos para el nuevo paradigma artístico

Una de las claves de este nuevo paradigma artístico es el reciclaje de obras, la creación conjunta, y sobretodo los conflictos con las ideas ortodoxas de derecho de autor así como comercialización de obras. Las dificultades de proteger las obras expuestas en internet son el punto caliente para entender otra forma de entender la autoría. Una autoría del desinterés, una autoría basada en la participación, basada en compartir y no en competir, una autoría consciente de pertenecer a una comunidad, a un saber colectivo; una autoría de lo colectivo y no de lo individual, donde el sujeto forma parte y se desarrolla como autor integrante y no disgregante.

Un fenómeno más radical es el anonimato, los seudónimos ocultos, la apología de la desafección del ego y la búsqueda de la libertad identitaria. Los derechos de autor son una manera eficaz de alimentar el egoísmo de los creadores, y es una manera de crear élites, sino en la calidad final de las obras si al menos desde el punto de vista de los ingresos, que como consecuencia acaba en la justificación de la producción artística para el lucro como única finalidad. La comercialización es una muestra de la perdida de espiritualidad de lo artístico en lo que respecta a elemento constitutivo de lo humano. Los derechos de autor a su vez son excusa y justificación para la patentización enfermiza de todo avance tecnológico, descubrimiento o conocimiento. La consecuente especulación con esas patentes, su ocultamiento en caso de que generen competencias a mercados existentes o su explotación como recurso económico.

FOTO3

La consecuencia de esta desprotección en la autoría, o la pérdida de control sobre esta ocasiona la difusión descontrolada de las obras. La facilidad con la que las obras en formato digital pueden ser descargadas favorecen la recreación, el reciclaje de obras, el collage y mezcla, la reinterpretación por parte del espectador que ya no es un simple consumidor sino un agente creador de la obra en cuestión siempre que este tenga la voluntad de reinterpretarla. Las tendencias se aceleran y se despersonalizan, se reformulan a una velocidad que sin internet sería inimaginable. El autor que recrea las obras originales tienen a su vez una herramienta de exposición como son las plataformas en internet, blogs, redes sociales, páginas web. La obra por tanto pasa de ser algo concreto y cerrado, a ser una realidad etérea y cambiante.

Por lo tanto en su perspectiva técnica y conceptual si que supone un nuevo paradigma artístico acompañado de una estética totalmente innovadora basada en entornos virtuales y metafísicos, alojados en el subconsciente colectivo de toda la humanidad son elementos suficientes para definirlo como un nuevo paradigma artístico y que tiene elementos de impacto sociológico, civilizatorio e incluso político y legislativo.

Un sello PCuliar

“Lo que me interesa sobre la música pop y la imaginería comercial es en primer lugar que tiene el potencial de sobrecoger, extravagante y banal todo al mismo tiempo”. (A.G Cook)

Hace alrededor de un año irrumpió un enigmático sello que se hacía llamar PCMusic. En un principio daba para pensar que podía ser una plataforma de difusión de net.art enfocado en la música. Los parámetros a los cuales se ceñían recordaban más a iniciativas artísticas visuales que a un sello al uso. La utilización de la página web como elemento narrativo, como contenido y no como continente, era familiar para aquellos que hubieran navegado por las turbulentas aguas del arte del siglo XXI basado en el hazlo-tu- mismo y su inherente causticidad. A primera vista evocaba al atrevimiento espontáneo de páginas como dump.fm con su versatilidad de sus creaciones en diálogo IRC, el ingenio adolescente en streaming. Por otro lado sentías que detrás de la programación había un trabajo de producción artística cuidado, que recordaba a iniciativas como la revista digital DIS Magazine o cloaque.org: páginas interactivas, HTML5, ornamentación elaborada, fotografía de calidad y una serie de componentes en su apariencia que destacaban y hacían prever que algo innovador se estaba cociendo desde el ignoto servidor donde se alojaba la austera pero atractiva página principal.

FOTO5

El hallazgo de PCMusic produjo en mí una especie de excitación inusual. Me sentí hipnotizado por el brillo que desprendía el glare digital de las creaciones. Ciertamente lo musical y lo visual no era del todo nuevo. Es decir, en lo musical ya se intuía esa tendencia hacia lo descaradamente midi en composiciones de LOLBoys, Fatima Al Qadiri o D’Eon. También el revival trance hardcore jumpstyle, incluso el uso de las voces pitcheadas con color claro noventero lo podíamos haber escuchado en iniciativas tan distantes como Unicorn Kid, Die Antwoord o Blood Diamonds. Así mismo lo visual eran los parámetros en los que muchos artistas on-line como Emilie Gervais, Emilio Gomariz, Kim Asendorf, Mitch Posada o Systaime, ya habían indagado y abierto brecha, y como anteriormente mencionaba en rincones como dump.fm o inumerables Tumblrs era el pan nuestro de cada día. Lo que realmente lo hacía algo singular era su comunión, la interconexión de todos esos componentes, y sobretodo la certeza de estar delante de algo completo, un lugar virtual que catalizaba obras con una característica visual común, con portadas de artistas visuales en auge como Kim Laughton, Organ Armani, Alice Charlot Ray, Rory Gleeson, Joshua Hopping, y, como no, la polifacética obra técnica desde la óptica de Alex G. Cook con sus alter egos como LOGO.

El componente integrador de esta obra recae una vez más en el concepto de net.art. Es decir una obra inicialmente pensada para exhibirse en internet, que utiliza las normas y parámetros de este medio de comunicación. Cada lanzamiento del sello viene acompañado de una creación gráfica singular, adaptada en su totalidad donde la música es una pieza más perdiendo así su protagonismo hegemónico. Podemos encontrar verdaderas joyas en estas webarts como Wannabe de Lipgloss Twins. Esta publicación fue presentada en su día en DIS Magazine. Todo este entramado web está muy relacionado con el medio americano DIS Magazine, del cual el británico Finn Diesel es quizás el colaborador con más afinidad dentro del sello. A. G. Cook lanzó en el mes de Novimebre de 2013 un mix exclusivo para este medio el cual es una declaración de intenciones de formato e ingenio visual.

El girlish mainstream low-cost

A.G Cook un chico del 90 es el que ha dado vida al sello desde Londres. Anteriormente había lanzado Gamsonite como prototipo de sello, el cual le sirvió para iniciarse en colaboraciones y codearse en la escena. En una jugosa entrevista que le realizó TankMagazine comenta: “Siempre me ha encantado jugar un poco el rol de A&R, no solo a través de encontrar nueva música sino también abrazando el concepto de major label de desarrollo artístico”.

hannagif 1

reflection

Una de las ramas de PCMusic es la emersión de la nada de cantantes femeninas con dotes vocales limitadas, ultra producidas y con una sensación de familiaridad en sus voces propias de cualquier vecina. Cada artista en el sello tiene la guisa de su personalidad. Son artistas que han crecido en la red, que dialogan en chat; una deriva lingüística del mínimo y el emoticono, el kanji occidental. La primera en publicar en el sello fue GFOTY (Girl Friend Od The Year) con el EP Bobby. GFOTY juega en el rap de principiante, en esa división de la rima sin complicaciones, sin vergüenza ni necesidad de convencer a entendidos, esa rima chiste de freestyle entre amigos. Letras de desamor quinceañero, que sorprendentemente resultan fascinantes, que cautivan en la escucha. Una música personal y desacomplejada donde las particularidades individuales enriquecen y afortunadamente van en dirección contraria a la alienación.

Esta forma de entender el arte no era nada nuevo, la concepción del arte de los pueblos indígenas es en cierta medida así. Los pueblos originarios de Europa y su impronta filosófica en el arte románico partía de esas premisas, que todo el mundo es un artista, y por lo tanto desarrolla arte de manera natural. Entender el arte como una capacidad humana constitutiva es esencial para entender las iglesias románicas de la Alta Edad Media, donde las diversas calidades de las creaciones que conforman estos templos dejan en evidencia que no era una élite de virtuosos en la técnica quien la llevaban a cabo sino todos y cada uno de los integrantes de una comunidad, sin pudor y en libertad quienes construían y creaban las obras que componían estos templos. Esta concepción del arte como parte fundamental de lo que nos constituye como humanos se contraponía al elitismo romano donde el arte era propio de iluminados, con una técnica determinada, unos saberes precisos. El poder siempre le ha interesado retener, exhibir y poseer el arte como carta de presentación ante los subordinados, una manera de demostrar su superioridad intelectual. Por contra el arte debe ser un elemento constitutivo de lo humano, no en su perfección, no en su obra final, sino como una forma distinta de entender la creación antrópica, como una forma distinta de entender como el ser humano modifica el medio, como concibe ideas, no en su resultado final sino en su intención inicial.

heaven4

Una dama inquietante dentro del roster de PCMusic es Princess Bambi. Su lema “Less Love More Sex” tiene toques ninfomaníacos tan propios de la era de las relaciones sexuales en app de smartphone, de algún modo efímeras y superficiales, es el fiel reflejo de la feminidad en este nuevo elemento dimensional que es internet: el deseo y hormona en forma digitalizada y omnipresente. En cierta manera la temática sería la del tema “Let’s Talk About Sex” de Salt’n’Pepa pero sin llegar a hablar si quiera. Esa nueva relación amorosa es clave también para entender lo sociológico desde la perspectiva de un nuevo paradigma civilizatorio. Como el románico primitivo ante Roma era descaradamente sexual y enaltecedor de lo erótico, y aquel también fue un cambio paradigmático de categorías sociales que abarcaron un cambio en las relaciones humanas propio de la caída y degeneración de un régimen esclavista y todopoderoso como era el Romano. Sin duda una iglesia del románico erótico es un canto hacia la libertad sexual comparable a un video porno amateur, teniendo siempre en cuenta la distancia tecnológica.

Hannah Diamond es según mi punto de vista el proyecto musical más interesante dentro del arquetipo de chica PCMusic. Las producciones son un pop recargado, con melodías manga, donde la voz principal intenta imitar al lead de la canción, una característica propia de cantantes principiantes. Hannah había colaborado anteriormente con A.G. Cook haciendo las maravillosas fotografías para illamasqua.logo.ec un proyecto inspirado, según las palabras de Cook en la entrevista en tankmagazine, en “la estética de revistas de moda “Gyaru” como Koakuma Ageha, la cual es extrema incluso para los standards japoneses”. Así que la relación entre ambos transcendía puramente lo musical. Un diamante en bruto con una voz penetrante y poco habitual que encajaba a la perfección con la idea de Cook de producción. Para Alex Cook “empezar un sello no es solo una manera de lanzar música, sino también una manera de operar en una estructura más grande que puede ser categorizada y entendida. El sello se llama PC Music, alude a como el ordenador es una herramienta crucial no solamente para hacer música electrónica sino para hacer música amateur potencialmente muy interesante, donde la diferencia entre un bedroom producer y un estudio profesional puede ser ambigua”.

La diferencia ambigua a la que se refiere en la entrevista el fundador del sello es a la indudable libertad que ofrece esas herramientas al usuario. Una diferencia en el concepto de la acción de la acción artística. Sin las ataduras de lo profesional, desde la perspectiva de la creación artística propia y auto-construida. Sin más interés que seguir las inquietudes estéticas de los creadores en libertad. Las canciones de Hannah Diamond son una buena muestra de ello, de libertad experimentación y enorgullecimiento de lo diferente y lo casual en su aspecto más enriquecedor.

FOTO6

Si Joseph Beuys contribuyó de manera trascendental durante el siglo XX a la forma de entender lo artístico fue gracias a su teoría ampliada del arte. La intención a la hora de hacer una actividad es lo que sugiere Beuys como categórico de lo artístico. La voluntad de lograr lo sublime, de exponer las emociones, y de lograr la armonía con el entorno, la búsqueda de la belleza como meta de toda acción humana. Esta manera de entender la actividad humana se contrapone hoy en día a la actividad habitual: asalariada, economicista, tecnificada y especializada. A la comercialización de la actividad humana, su prostitución en salarios y su esclavismo contractual. Es esta concepción del arte la que puede liberar al ser humano, por una parte como herramienta de cimentación personal, por la generación de una idea propia de la estética, sin necesidad de entrar comparativas con otras estéticas; una percepción de lo estético personal que acompaña al sujeto en su percepción propia del entorno, en la gestación de su cosmovisión. Otra manera de enfocarlo sería haciendo las cosas por amor a lo que se hace en sí más que por el amor a lo que se obtiene por hacerlo, entendiendo que toda acción puede tener integrado un componente artístico el sujeto convierte en artista de lo cotidiano, en agente del cambio en el día a día sin hacer más que la sencilla forma de interpretar la acción humana, particularmente la producción de bienes e ideas.

La musicalidad computerizada

El computer art o digital art se categorizaría según el tipo de software o hardware que se use, ya sea sonoro o visual. Lo que determina el computer art es que la obra esté creada con un medio informático. Su esencia reside en los formatos técnicos, y evidentemente existe una evolución pues los medios han evolucionado, podemos decir que la estética se ha enriquecido a medida que han mejorado las herramientas, los códigos y las máquinas. Cada día las resoluciones son mayores, los medios son mejores, se puede interactuar mucho más con el código, crear nuevas formas de entender la navegación y por lo tanto te permite realizar otras obras y quizás con mejor calidad.

Aunque la calidad es siempre polémica. El glitch art es todo arte digital basado en los errores que generan los programas de creación. La música glitch ya existía en los 90 y hace referencia a esos errores digitales. Por lo tanto la estética glitch suele ser agresiva, incontrolable, rándom tal vez. Del glitch por ejemplo ha derivó el datamosh así como infinidad de engendros en todo tipo de archivo. A su vez también existe el fake glitch que es intentar imitar los errores que dan los programas, o buscar esa calidad misteriosa y randomizada que pueda dar los fallos de un programa.

FOTO7

En la entrevista realizada por Sohrab Golsorkhi-Ainslie, Cook comenta: “Es muy fácil intentar cosas diferentes y tomar riesgos si estás usando un ordenador”. Las herramientas digitales permiten al artista tomar caminos insospechados, improvisar al instante y probar cosas fuera de lógica. La calidad de la interpretación no es el objetivo último, el objetivo pasa a ser lograr lo inesperado lo que subyace. Cook también comenta en la misma entrevista que a la hora de crear canciones no pierde mucho tiempo en el diseño sonoro. Coge elementos sencillos y profundiza en lo estructural, en lo melódico y en lo conceptual. Logrando resultados realmente alucinantes.

Las canciones de A.G Cook en solitario, como Dux Content junto a su amigo de la infancia Danny L. Harle, o en las producciones para sus divas digitales son siempre vanguardistas y originales. Los trabajos de armonía son complejos y en momentos orquestales, arreglos barrocos, enrevesados como en el tema de Dux Content “Lifestyle”. Una estética sonora que nos lleva a la musicalización de videojuegos, con multitud de elementos interactuando, donde los arpegios se complican en extremo. Todo junto a una base estilo eurotrónica totalmente reconocible. Danny L. Harle en solitario también es digno de estudio. Su influencia de música clásica, su talento en los arreglos y su visión para concebir la música en su totalidad son dignas de un genio. Su capacidad creativa ortodoxa se acopla a la perfección al estilo del sello; en el tema “Broken Flowers” se deja llevar por la ola casual girl y electro 90’s. En su Soundcloud personal podemos encontrar joyas creativas como “Exotica” o “Prayer” así como composiciones electrónicas con una clara ascendencia de clásica atonal o serialista.

Para describir la sonoridad que impregna la estética del sello nos tenemos que imaginar una tarjeta de sonido de muy baja calidad siendo ejecutada por un supercomputador de calculo cuántico. Nos vendrá a la mente música de videojuegos retro, glides exagerados, y un cierto tufo japonés en los hiperelaborados arreglos. Los sonidos no son para ser honestos fruto de logaritmos o sintetizadores con grandes motores sonoros, todo lo contrario, parece que lo que se busque sea el sonido midi por defecto, el pattern default del VST gratuito, una dejadez bella que no destaca en su sonoridad sino como elemento de construcción del edificio musical. Así los retoques de voz con correctores de tonalidad, con melodías en escalas mayores que rozan lo infantil y podrían sonar en cualquier video viral para niños con 3Ds tan coloridos como gratuitos. Lo barroco se combina a la perfección con lo austero en la imaginería sonora de PCMusic com en el track de Maxo “Snow Other”.

El amor por lo extraño, por lo anteriormente no escuchado, o sencillamente aquellas formulas desechadas por los productores tradicionales es una de las variables que nos topamos a menudo escuchando el material de PCMusic. Se puede apreciar en el proyecto easyFun. Es como escuchar un proyecto de un iniciado en la producción musical pero que de algún modo el resultado final es mucho más interesante que cualquier canción que podamos escuchar en el top 40 de cualquier radio comercial. Como al que le toca la lotería jugando una vez de casualidad. La lotería como todo el mundo sabe solo toca cuando juegas a menudo, en grupos de juego o en solitario, aun así hay gente que ni jugando a diario logra que le toque.

También por otro lado tenemos las reminiscencias de la música electrónica de baile de los 90. Como el tema de Tieslie “Pallette” donde el 4×4 y los sonidos sintéticos metalizados tan característicos de esa época son la osamenta que sostienen la pieza. Las referencias como La Bouche, Corona, Dede, Dj Flavours, Tellus, Sin With Sebastian, Me and My, Gala, Maxx, Flexxx, E-Type o Ace of Base son constantes. Una electrónica easy listening para toda la familia; con niños con sobredosis de azúcar y adultos ahogados en bebidas energéticas. Una sonoridad con exceso de cafeína. Un buen ejemplo sería la canción de Life Sim “Caladhort” o los trabajos presentado en el sello por Life Sim.

“Hay muchas otras cosas que me han influenciado: J-Pop, K-Pop, Nightcore, Ark Music, Hudmo y Nadsroic, el material de Synclavier de Frank Zappa, el Jumpstyle…” Dice Alex en la manida entrevista en tankmagazine. La influencia J-Pop y K-pop, así como las musicalidades propias de las bandas sonoras del Anime, el pop extremo que han logrado en el extremo oriente es un claro componente vertebrador en el estilo del sello. Artistas actuales como SOPHIE, que frecuentemente se relaciona con el sello en lo estético también tienen ese toque epiléptico y fluorizado. La extravagancia de las formas en su máximo apogeo.

Un apartado a parte se merece el recopilatorio navideño de 2013 y sus colaboraciones. En ese trabajo conjunto la idea de sobrepasar lo conocido en una misma dirección es similar a un capítulo de los autos locos. Ana Caprix, Ben Aqua, Dj Warlord, Karmelloz, Air Max 97’ junto con los artistas del sello se encargan de recargar lo recargado, buscar ecuaciones innovadoras y en cierta medida conseguir una especie de manifiesto sonoro del movimiento. La sencillez compleja, lo barato desacomplejado.

Albert Zaragoza Gas


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>