Zackey Force Funk “Money Green Viper”

zackey force funk

Me acuerdo de esto:

“Es frecuente darse de bruces con la pared cuando uno intenta innovar en un territorio ya consumido, una zona destinada hace décadas a la progresiva retroalimentación y no a la creación singular. El Funk, la genérica Boogie y divergencias próximas, llevan desde los últimos suspiros de la década de los 80 condenadas a ser tratadas como memorablia, como inspiración o influencia, siempre acostumbradas a ser retomadas por artistas de todo tipo como discursos estrictos que se emulan y no como un punto de partida para seguir evolucionando”.

“Frecuentemente observamos cantantes o vocalistas que recuperan el carácter añejo y barroco del Soul de los 60, formaciones o ensembles de Hard Funk dotadas de grandes secciones de viento, proyectos aislados que recogen alguna idea del mejor Prince o de la hegemonía Parliament/Funkadelic pero que en cualquiera de los casos, no consiguen que la maquinaria avance; es más, tan solo llegan a evidenciar que lleva décadas estancada”.

No por vagueza recupero el párrafo para esta reseña (cuando algo se expresa como se debe, no es necesario volver a hacerlo). Yo mismo hablaba de los muy explotados “códigos” Funk en la reseña para “Higher”, el álbum de Steve Arrington y DâM-FunK; aunque no cierro personalmente la puerta a una futura innovación basada en el revival pero que consiga descontextualizar un género ya cerrado, el Funk y sus derivados solo se pueden adoptar, nunca se pueden hacer “crecer”. Excepto si eres alguien que consigue aportar nuevos trazos o peculiaridades, incluso llegando a crear una seña de identidad o brecha independiente titulada “Force Funk Sound”.

Zackey Force Funk puede pasar desapercibido como un producto a medio camino entre Sa-Ra Creative Partners, DâM-FunK y Space Dimension Controller, por ejemplo. Inexcusable error: el de Tucson, ahora en Los Ángeles e inicialmente descubierto por Kutmah, consigue en “Money Green Viper” hacernos recobrar la esperanza en una revisión Funk futurista, igualmente ligada con el presente y totalmente genuina. Conocido por algunas colaboraciones aisladas junto a Salva, Lazer Sword, Lorn, Baron Zen, Daedelus o B. Bravo, además de ser el 50% del proyecto Demon Queen junto al outsider Tobacco, Zackey presenta en este estamento de debut un completo y rico tratado del género en su estadio más avanzado, combinando beat-construcción, temática excéntrica, R&B y orgánica instrumentación.

Por momentos es el álbum que para sí hubiera querido Flying Lotus en algún momento; por otros es tan sucio como Madlib, y en segmentos recuerda a unos Zapp o familia Troutman puestos de anfetamina. Obviamente no me olvido de Niño. Juergas nocturnas, affaires locos, psicosis, alucinaciones, bases gruesas, talk box utilizado con saber hacer y sin exagerar, basslines con vida propia y un versatil surtido de acentos que van desde el Boogie, el G-Funk al Electro primitivo de los Cybotron y compañía. Cortes como “Glass Tear Groove”, “Press Play”, “Dream Shine Cola”, “Fuck Your Fire” o “Zackey Can’t Rap” dan una panorámica rápida de los que nos ofrece el trabajo, de largo y muy probablemente el mejor discurso Future Funk que podremos degustar en este 2014.

Frankie Pizá


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>