Shackleton “Deliverance Series No. 1″

deliverance-series-no-1

Hace diez años del debut de Sam como Shackleton y aquel single titulado “Stalker” para Mordant Music. Una década en perspectiva que observándola tan solo dan opciones a la redención ante su figura dada la soberbia evolución estilística y la calidad encapsulada en todas y cada una de sus referencias, remezclas y plataformas editoriales. Su música sin embargo, pese a progresar y evolucionar con el paso del tiempo siempre mantiene la personalidad intacta, cuando suena un corte de Shackleton es completamente reconocible e inconfundible, siempre hermético y con sus construcciones minimalistas en torno al ritmo, el golpe de bajo siempre expansivo y un conjunto que ha ido ganando matices, inferencias y latidos de otras música hasta convertirlo en un referente de sí mismo.

Una vez elaborada la primera parte de su discurso en la eclosión de la generación dubstep en la que ya eran outsiders desde Skull Disco, su música emprendió un viaje hacia inclusiones más minimalistas y de vanguardia desde las cenizas de tan legendaria labor en aquel sello junto a Appleblim y lanzando un primer tratado imprescindible con aquel “Three EPs” en Perlon en 2009 y una serie de trabajos que nos llevan hasta la libertad de Woe To The Septic Heart, su plataforma editorial donde ya ha entregado trabajos apasionantes coronados por “Music For The Quiet Hour/ The Drawbar Organ EPs”.

Este año, ya habíamos disfrutado de su propuesta mucho más centrada en aspectos armónicos y percusivos cercanos al minimalismo de Reich, afro futurismos, dub psicodélico y la música progresiva, envuelta como siempre de su aura como escribía en la reseña de “Freezing Opening Thawing”. Ahora, volvemos a reencontranos con su material de manera súbita y sin mucha información más que un cambio en el diseño de la portada del frecuente Zeke Clough (tremendos sus diseños) al del pintor alemán Strawalde. ¿A qué pregunta queremos respuesta? Pues a la de la continuidad o extensión de estos trabajos titulados “Deliverance Series”, si se convertirán en un álbum como ocurrió con “The Drawbar Organ”, etc. Maniobras similares a la de otro de los referentes de los últimos años de la electrónica nacida en el Reino Unido (aunque ahora Shackleton resida en Alemania) como son Demdike Stare. Preguntas con respuesta en algún momento, lo que es más difícil de contestar es qué tipo de música hace Shackleton, cuando hace diez años cualquiera le asociaba la etiqueta dubstep pero ahora no queda ninguna definición qué no sea más que él.

Este “Deliverance Series nº1” viene compuesto por dos extensos cortes que vuelven a hacer las delicias de los amantes por su portentosa creación de ambientes opresivos en “Beat His Command” y matices psicodélicos desde el dub junto al sentimiento de atenazamiento percusivo de ascendente cercano al minimalismo de Reich y al cristalino enfoque de Glass con un sentimiento de world music en el que hay momentos que no sabes decidir si las coordenadas te adentran en la India o en el continente africano, el serialismo de su propuesta siempre expansiva y cada vez más centrada en una masajeante experiencia psicodélica, entre kosmische y minimalista, con esos fragmentos vocales que parecen adentrarte en lugares imposibles como ver “The Act of Killing”, “Aguirre” o “Sans Soleil”.

Aspectos vocales con los que vuelve a jugar en “Vor Und Zruck”, mientras vuelve a crear una sinfonía con esos pequeños elementos repetitivos que le otorgan un aspecto ondulante mientras va jugando con los bajos a su antojo, cortando percusiones y retorciendo melodías en un sonido que amplifica la sensación de un reconfortante espectro en tres dimensiones, cada vez más enfermo y con esa sensación de grandeza desmedida que había en las películas de Herzog, el delirio de “Fitzcarraldo”… son las sensaciones que me transmite la música de Shackleton. Una música que en algún momento empiezo a pensar que sería (por muchos de los referentes que he utilizado) la que soñaría con sacar Tortoise en un LP. Música seria, tremenda e impactante de nuevo. Shackleton como artista y esencia.

Fran Martínez


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>