Torn Hawk “Bad Deadlift”

torn hawk

Definitivamente es el año de Luke Wyatt por si algún despistado no se había dado aún cuenta. Al menos, debe ser al músico/productor que le he dedicado más críticas en lo que llevo de año ya sea como Torn Hawk con el magnífico debut en largo 10 For Edge Tek, en nombre propio para “Teen Hawk , remezclando a Karen Gwyer o compartiendo ep con Black Deer (Willie Burns); tengo la sensación de que todo lo que ha tocado Luke Wyatt este año ha sido mágico (sin contar con algunos de los trabajos visuales que hemos podido disfrutar recientemente como acompañamiento al largo de Shadowlust, por ejemplo). Luke Wyatt atesora un universo donde manipula las imágenes y sonidos según una narrativa surrealista, mutada e intoxicada, poderosamente subyugante pero con una lucidez maníaca absolutamente descorazonadora. Si algo sustenta su discurso es la pasión acelerada, el encanto por el atropello contínuo y el error entendido como un flujo armónico incesante. Independientemente de haberme explicado mejor o peor, cuando vuelve a salir a la luz este EP para L.I.E.S.  titulado “Bad Deadlift” y te enfrentas a las diferentes facetas de Wyatt reconstruídas desde un sentimiento mucho más pop y recordando a una suerte de House shoegaze baleárico abstracto y degradado por pequeños retales de emoción loopeada hasta la demencia, te das cuenta que lo ha vuelto a hacer.

En esta ocasión abandonando la épica de “Born To Win (Life After Ghostbusters)”, entramos en cuatro composiciones que nos devuelven a la mente el formato de “Tarifa” el año pasado aunque con un bagaje mucho más curtido. Comenzando por la locura del titular, “Bad Deadlift” es ua suerte de abstracción positivista del house más hedonista que va adentrándose en ese torrente glaciar helado de ecos y reverberaciones que nos recuerdan al aspecto hipnótico de mantra y trance en el que también suelen apoyarse Aaron Coyes, aunque realmente es muy difícil establcer una comparación exacta. ¿Tal vez un híbrido entre Willie Burns  y Eric Copeland (Black Dice)? ¿Jahiliyya Fields contra Pat Maherr? Como sea, cada corte consigue apuntarse a la fiesta ya sea desde la lágrima épica desde el apunte melódico de “Trapdoor” que parece una recreación al amanecer en un loop infinito de Ariel Pink liderando a los Blank Dogs, estampa de aparente emoción post punk gótica y pinceladad de Vini Reilly en los New Order de “Movement”. O algo así. De algún modo, parece que Luke Wyatt ha dedicado este año ha completar un círuclo emocional en torno a las estaciones partiende del frio polar del imaginario de “10 For Edge Tek” que nos coloca en el invierno a la primavera y verano de sus remezclas de Karen Gwyer y Teen Hawk, hasta esta demolicíon otoñal congelada pero aún con trazos de melodía y calor.

Money Becomes Only Itself” es puro Torn Hawk, el corte más reconocible atendiendo a su trayectoria, impecable en todo caso y continuando por la progresión por la cadena de montaje glaciar entre tremendas cuchillas destrozando bloques de hielo. Pero lo mejor está reservado para el final, “Put That Crotchless Thing On, Then Save My Life“, la absoluta devastación emocional. Como vomitar los episodios de “Firefly” sobre el canela sudorosa, partiendo de un grito ahogado y una respiración robótica, remodelando una versión imposible de la esencia melancólica y romántica del “Marble Surf” de James Ferraro propulsado hacia un torrente indescifrable . Hace tres días ocmentaba en su facebook de esta canción: “This is a track from the new 12″. It is one of my personal all-time favorite things”. A otro nivel.

Fran Martínez


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>