Robert Beatty “Soundtracks for Takeshi Murata”

robert beatty

Atendiendo al trabajo de Robert Beatty encontramos dos vertientes igual de fructíferas e interesantes. En primer lugar, con sus diferentes proyectos en solitario como Three Legged Race o las diferentes formaciones de las que forma parte integrante, especialmente Hair Police (cuyo último álbum fue destacado en esta web hace unos meses como uno de los favoritos de los publicados en este 2013) y colaborando con diferentes músicos cuyo tratamiento sonoro es igual de violento e intenso como junto a C. Spencer Yeh en Burning Star Core, entre otros. En estos discos, hemos ido comprobando como su punzada electrónica ha ido modulando un discurso que ha ido derivando del ruido y la agresión hacia terrenos donde experimentaba con diferentes enfoques que le llevaron en Three Legged Race a dejar entrar un pulso rítmico como en el maxi “Wrong Element” (2012) y construcciones de mirada retrospectiva a los pioneros de la electrónica y música concreta llevado a una batidora bizarra y satisfactoria como en “Persuassive Barrier” para Spectrum Spools.

Todas estas conexiones que ha ido creando musicalmente, tienen un claro contrapunto necesario como son sus trabajos como artista gráfico diseñando muchas portadas que además escondían grandes obras como las de Infinity Window (John Elliott), diferentes para Dracula Lewis, Hieroglyphic Being (Le Jardin des Chemins Bifurcants), Secret Circuit, Peaking Lights, Real Estate, Gary War (al igual que diferentes para Spectrum Spools) y como no, para OPN con especial énfasis en nombrar de paso la obra maestra de Daniel Lopatin “R Plus Seven” en el que realiza buena parte del artwork del album. Para éste, utilizó la obra de George Schwizgebel con el film de 1982, “Le ravissement de Frank N. Stein”. Cine, música y diseño gráfico. Con todos estos ingredientes toma perfecto sentido el recorrido desde el sello de Jason Lescalleet, Glistening Examples, a su faceta como compositor para el trabajo de Takeshi Murata.

Como desconocedor de la obra de Takeshi Murata, he ido buscando el entorno visual al que Beatty iba tejiendo sus composiciones y el trabajo de Murata está centrado según su biografía en: 

“Takeshi Murata produces extraordinary digital works that refigure the experience of animation. His innovative practice and evolving processes range from intricate computer-aided, hand-drawn animations to exacting manipulations of the flaws, defects and broken code in digital video technology. Whether altering appropriated footage from cinema (B movies, vintage horror films), or creating Rorschach-like fields of seething color, form and motion, Murata produces astonishing visions that appear at once seductively organic and totally digital”.

La experiencia de poder disfrutar de una correlación visual con la música es indudable, aunque este “Soundtracks for Takeshi Murata” es del todo disfrutable sin él, al igual que cuando este año reseñábamos otras bandas sonoras como las de Dickon Hinchcliffe o la aproximación a “Vampyr” (Dreyer) de Rabih Beaini. Las cinco composiciones de Beatty recogidas en este disco, comprenden el trabajo realizado entre 2004 y 2007 y en este ejercicio de retrospectiva, encontramos ya elementos que Beatty ha ido madurando y progresando con el paso de los años. De entrada, nos topamos con la maníaca estampa de “Cone Eater”, un torrente de sacudidas electrónicas esquizoides que hoy en día también podrían hacer doblegar el espinazo de seguidores de Nick Edwards, Nate Young, Decimus, Aaron Dilloway o Thought Broadcast por ejemplo, aunque siempre en mi mente palpitará algo que me recuerde a Maurizio Bianchi, poca broma. Esta sacudida nos prepara para el recorrido temerario de “Untitled (Silver)”, una auténtica invocación demoníaca a lomo de unas atmósferas repletas de gases tóxicos y deambulante sensación nauseabunda apretujando tripas y demás vísceras, en una suite de música industrial enferma. “Escape Spirit Videoslime” sigue por esta senda, aunque de una manera menos violenta y me trae recuerdos ya no solo de “Eraserhead”, que sería un clásico ya demasiado triturado, también a “Tetsuo” de Shinya Tsukamoto, una película violenta, visceral y bizarra (si seguimos esta senda del horror corporal podríamos hablar por el juego de palabras con el título de “Videodrome” o Cronenberg, “Altered States”, etc).

En el sentido contrario, encontraríamos la pieza más extensa “Untitled (Pink Dot)”, cuyo enfoque mucho más minimalista y funcionando como mantra de naturaleza progresiva se va estructurando sobre un torrente ambiental cada vez más espacial, casi emulando aventuras de Terry Riley, Laurie Speigel, Harald Grosskopf aunque con el pertinente toque de conexión macabra con su escena de procedencia. Un breve corte final de despedida y nos sentimos atrapados en este peculiar universo retorcido y de fantasía inhumana, del que Lescalleet ha tenido a buen criterio reeditar y nosotros reparamos con algo más de precisión en la importancia del trabajo de Beatty en la última década. Déjale entrar.

Fran Martínez


Contenido relacionado:

2 Responses to Robert Beatty “Soundtracks for Takeshi Murata”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>