ZA!: Becerrismo ilustrado…

za2

Siguiendo con mi particular versión de las 12 pruebas de Asterix, acudí el viernes 18 a la madrileña sala Sol para el segundo de los conciertos programados dentro del 981 Heritage Festival, una pena que por motivos laborales solo llegara a tiempo para ver a los cabezas de cartel, los inclasificables Za!. He de decir que desde que vi la programación completa del festival, tenía marcada esta fecha por un motivo, y es que he tenido la oportunidad de verles en directo unas cuantas veces pero algo siempre se interponía en mi camino; mientras que todos los colegas que si conseguían verles, todos sin excepción, me comentaban después la grata sorpresa que se habían llevado al ver lo que eran capaces de hacer (y deshacer) Son Spazzfrica Ehd y Papa duPau sobre un escenario.

Lo “habitual” cuando te encargan cubrir un concierto es leer alguna entrevista del artista, o hacer un Youtube para ver lo que te vas a encontrar, más teniendo en cuenta que el artista no se encuentran dentro de tu género habitual, musicalmente hablando. Que era lo que me pasaba con Za!, pues el rock experimental no aparece mucho en mis listas de reproducción. Pero esta vez, decidí seguir un impulso e ir al concierto a “ciegas”, sin haber escuchado ni siquiera el disco con el que se encontraban girando, WANANANAI (Gandula) el cual, les traía a la capital dos años y ocho meses después.

Edi Pou y Pau Rodriguez aparecieron por las escaleras de acceso a la sala, baquetas en mano el primero flanqueado por la trompeta del segundo. De esta manera tan poco ortodoxa comenzaba una hora de concierto al que difícilmente se le pueden poner etiquetas. Intensidad es la base de la pirámide que poco a poco van construyendo sobre el escenario, cortes infinitos en los que el alma del free jazz se apoderaba de los catalanes y que hacían dudar si estaban improvisando o es que suenan así en el disco. Pero daba igual, la energía fluía al ritmo de “El calentito”, “Súbeme el monitor” o “La gran muralla china”, el caos reinaba en sus composiciones para disfrute de un público entregado y que sabía perfectamente a lo que iba, sin apenas descanso uno llegaba a entender que la energía de estos dos salvajes no se podía quedar solo en España, sino que tenía que recorrer mundo para seguir absorbiendo y añadiendo colores a su paleta ya de por si extensa.

Brasil, Estados Unidos, Canada o Rusia son algunos de los países por los que ha pasado “la orquesta transoceánica y primitivamente futurista” Za!, que en la última parte de su concierto fueron alternando covers de artistas tan dispares como Soundgarden (Spoonman), Jimmy Hendrix (Purple Haze) o Beck (Looser). Una pena madrugar al día siguiente, porque era el comienzo de una noche perfecta para el desparrame y surrealismo.

Jonathan Rojas

Fotos: Patricia Seijas

za1

za3


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>