Y llegó la glaciación: Eski-minimalism, glacial sound y otras denominaciones…

Logos-Cold-Mission-Artwork

“It’s good to be called alien, that’s what people want to hear now”. (Lotic)

Éste bien podría ser una extensión, continuación de aquel artículo que publicábamos hace más de 6 meses, en referencia a la segunda etapa evolutiva del Grime, ese hijo bastardo del UK-Garage que nació de la creatividad y vulgaridad de los más pobres, marginales suburbios londinenses. Esa revolución, que podríamos empezar a divisar a partir de la aparición en escena de Ruff Sqwad, es puramente instrumental; los beatmakers comenzaron no solo a pensar en el MC y a verse únicamente como un apoyo, empezaron a plantearse sus beats como una forma de composición autónoma, y el mercado negro de vinilos y plásticos con instrumentales prensados comenzó a surgir como una alternativa más, al igual que ocurrió con el Hip Hop una década antes.

La popularidad del género fuera de los barrios y escena local, gracias a figuras como Wiley o Dizzee Rascal, creó y acentuó las divergencias entre terreno mainstream y subterráneo; desde la zona más oscura, algunos productores no tan enlazados con el universo Grime purista comenzaron a adoptar sus rasgos y los adaptaron a sus propias producciones. Un punto de inflexión fue el enfoque de Planet Mu o Hyperdub sobre el material de Terror Danjah, que consiguieron emparentar por un momento con otras referencias contemporáneas y sobre todo aunar con la euforia Purple en Bristol, con Joker como principal arquetipo. Hablamos más o menos de 2010. En la misma época, formas electrónica avanzadas dirigidas al club, también absorbian cierto aire Grime y se encargaban de mezclar las 8 barras con unos acabados envolventes y en alta definición: Night Slugs, con el conocedor del género Bok Bok, iniciaban la construcción de su ideología ampliamente innovadora y futurista, que entre otras cosas ha dado un “poder” y “sentido” audiovisual a la estética.

A partir de 2011, el ritmo “Pulse X” de Youngstar (Musical Mobb) ya estaba en boca de propios y extraños al género; el clásico era remezclado, sampleado, tomado como inspiración e introducido en podcasts de gente tan dispar como Ben UFO o DJ Champion; siendo un género vulnerable a pesar de sus rígidas normas y carisma estructural, adulterado desde su nacimiento, el Grime es de manera intrínseca un estilo “mutable”, re-formulable y que admite múltiples variantes con facilidad. Su fluido melódico es soluble y ligero, puede reducirse o maximizarse, convertirse en pura agresión o rebajar su personalidad a los mínimos elementos.

visionist

La excentricidad de las producciones abanderadas por Night Slugs, su percepción de la dinámica Grime, traducida en escenarios de gran componente espacial y orgánico, se sumaron a la incipiente entrada de nuevos sellos y productores que optaban por instrumentales de aires más aventureros y exploradores, ayudando así a desencasillar al género de su cómoda monotonía; Butterz, No Hats No Hoods, Oil Gang y artistas como Spooky, Darq E-Freaker o el propio Terror Danjah ayudaron a que la escena británica volviera a interesarse por el Grime y por su ADN, además de sembrar el camino para newcomers que forjarían la ideología “2.0″. En esa dirección, la recopilación de Big Dada intentando radiografiar el asunto con resultados irregulares, es por ahora el mejor ejemplo: tracks de Mr. Mitch, Bloom o Visionist, fijándose únicamente en el contenido instrumental y dejando de lado de manera explícita a los MCs, relegados a un segundo plano casi por primera vez en la historia del género.

Sobre todo a principios de este año, aunque con referencias también en 2012, comenzaron a introducirse algunas etiquetas algo confusas que apuntaban de nuevo a la evolución del Grime: Eski-minimalism, glacial sound, Sub-Zero Grime y otras más aisladas han comenzado a resonar con fuerza en portales especializados y reseñas de retailers reputados. Imposible de definir con palabras, dichas denominaciones se refieren directamente al sonido adoptado por productores como Logos, Rabit, Strict Face o similares; un resultado de la adopción parcial de la sistemática reducción de rasgos planteada por Night Sugs con vistas a la ìsta de baile y la creación de líneas melódicas que evocan paisajes apocalípticos provocados por un invierno nuclear, una suerte de glaciación. Se amplifica la ingravidez, los sintes deteriorados y las deformaciones rítmicas que parecen suspendidas pero que golpean con pesadez, como si estuvieran creadas de un material extrañamente denso.

Muchos indican que el cambio de paradigma de muchos productores dentro del círculo más cerrado de la escena Bass británica llegó a partir del primer release de Logos en Keysound; lanzado en 2012, aquel material experimentaba con el Grime con elegancia e inventiva, convirtiendo al germen en un líquido distópico que provocaba sensaciones de inquietud, transmitia oscuridad y no perdía la filosofía tradicional. Aquel lanzamiento, “Kowloon”, llegó además en un período de gran riqueza pero también misterio en cuanto a las direcciones que podría tomar la comunidad electrónica en UK; con el Dubstep desmejorado, olvidado, diversificado en experimentos de todo tipo, con el UK-Garage sirviendo como base para éxitos comerciales y parte de las vacas sagradas inclinándose por recuperar Jungle antiguo y unirlo a sucedáneos que jugaban con la intersección entre los 80 y 160 BPM, la música de Logos fue recibida con frialdad, anecdóticamente pasó desapercibida a pesar de su personalidad alienada.

logos_640

Mientras Logos re-contextualizaba el género a 130 BPMs y lanzaba sus notas congeladas, Slackk ya llevaba tiempo manipulando el genoma del género; conocedor también de los aspectos fundamentales, el veterano productor afiliado a Local Action es un pionero en el hecho de observar al Grime desde otras perspectivas, desde la unión homogénea con el House al aderezo con melodías exóticas o las referencias a las artes marciales, pasando por bootlegs en mala calidad y experimentos con sobredosis de sintetizadores. Al mismo tiempo (y obviando por posible redundancia el terrno Eski-Tech, con Helix o Kowton como principales protagonistas), Night Slugs consolidaba su fuerza en Norteamérica con Fade To Mind, brazo editorial liderado por Kingdom y que tenía entre sus contribuyentes a proyectos como Gremino y NGUZUNGUZU; ambos compartiendo ciertos paralelismos estilísticos, juegan también ampliamente con la mugre inherente del Grime y su aspecto más “técnico”, su diseño instrumental por así decirlo. El dúo de Los Ángeles consigue conjugar ritmos más complejos y melodías que tienen que ver más con el aspecto más “plástico” del Hip Hop, mientras que el finlandés se ve mucho más identificado por las 8 barras. Aún así, el rastro es plenamente identificable en ambos casos.

Fade To Mind, como decía, es el posible causante (además, obviamente, de Internet y la libre curiosidad) de la aceptación de esta estética tan concreta en Estados Unidos y otras partes del globo muy alejadas de Londres; el Grime reduccionista y de grandes propiedades místicas, enfriado bajo cero y convertido en una mínima expresión altamente sofisticada ha llegado hasta parajes tan distantes como Houston o Australia. Nunca antes hubiéramos podido imaginar que producciones de este tipo, indefinibles por ahora, llegaran de puntos geográficos que nada tienen que ver con el Grime original; Dro Carey primero, incorporando un nuevo registro a su catálogo de recursos y prolífica naturaleza, sorprendía a principios de año con un EP magistral titulado “Vital Trails”, donde daba textura industrial a cortes de estructura Grime más bien clásica; también en Australia, conocíamos al joven Strict Face combinando las leyes del género con Funk cibernético y efluvios Skweee; en Texas, comenzaban a sacar la cabeza personalidades como Lotic y Rabit.

En cualquier caso, y ya como segundo punto de inflexión importante a destacar, esta segunda mitad de 2013 hemos asistido a una cuadratura del círculo realmente estimulante, un movimiento que implica muchísimos factores relacionados entre sí; no es otro que la colaboración entre Fatima Al Qadiri y Visionist en el primer EP de éste con Lit City Trax. Si Louis Carnell ha ido cada vez más acentuando su cercanía al Grime y la reinvención de su espíritu (gracias en parte a su labor como A&R en Lost Codes, sello que ha descubierto otros talentos como Acre, SD Laika o Filter Dread, éste útlimo otro gran protagonista de la euforia reduccionista este año, con su tape para No Corner, “Space Loops”) desde un punto de vista muy mental y melódico, los coros, voces y tratamientos artificiales de la música y universo de la senegalesa aportan un condimento de hiperrealidad al conjunto, dándole una nueva vuelta de tuerca. Por si fuera poco, un sello explícitamente dedicado al Footowork, controlado por Rashad, Spinn y J-Cush, da validez al asunto apadrinando el lanzamiento. Si escuchamos cualquier corte incluido en “I’m Fine”, observaremos concordancias clave con lo que Logos propuso en 2012 y seguirá perfeccionando en su primer álbum, “Cold Mission”.

rabit

Si en cambio escuchamos plácidamente “Sun Showers” de Rabit (Eric Burton, con su Introducing previo en este enlace), un corte principal de su nuevo EP con Diskotopia, también llegarán a nosotros las mismas sensaciones: misterio, minimalismo, intriga, aires siniestros, un guión gaseoso que comulga con los ambientes de ciencia-ficción. Sorprende entonces este tipo de declaraciones: “It really wasn’t, honestly. I was making things at all different tempos. My debut EP was on an Austin label called #FEELINGS, that was at different tempos – like 160bpm, 170bpm. I do pull from grime for inspiration, but that’s only one facet. With Double Dragon, it was a concept where I was trying to specifically pull from the genre”. Es cuando a Rabit, le preguntan si el Grime es una de sus piezas clave como productor; pasa que en la actualidad, frenética y llena de suciedad informativa y memoria a corto plazo, nuestro cerebro consigue asimilar, adquirir conocimientos sin que nos demos cuenta, y desecharlos igualmente y con la misma facilidad.

Quizá sea por eso, pero J’Kerian Morgan AKA Lotic (23 años, de Houston pero residente en Berlín, ya introducido aquí), coincide con unas afirmaciones prácticamente iguales (de hecho, ambos debutaron en el sello de Ben Aqua en Texas, #FEELINGS): “Not to say that you’re doing something so new—”you” being anyone, ever—but if you don’t have a context for what you’re doing, it’s really hard to figure out how to get that message across. Like, “There’s nothing that sounds like this, I know what I want it to sound like, but I have no way of copying a certain pattern or talking to people.” I feel like you had way better context than I did for mine, because until very recently, I didn’t feel like what I was doing made any sense to anyone else”. Si prestamos atención a “Fallout”, su impecable nuevo EP para Sci-Fi & Fantasy, temas como “Amygdala Hijack” no darán lo que necesitamos para trazar las conexiones entre el espíritu sucio y amenazante del Grime primigenio y la imaginación estructural que la música de club puede alcanzar hoy en día.

Lotic_750_589_90_s

Abandonando Estados Unidos, volviendo cerca del núcleo candente que suele ser Londres, también oscilan y conviven algunos promtedores productores que, sin mostrarse tan ampliamente cercanos a la experimentación, consiguen seguir ensanchando las posibilidades mutantes del Grime; son talentos como el de Samename (introducido hace poco aquí), robusto y que incluyo casi siempre algún matiz exótico de ascendencia latina, debido a sus orígenes y que marcará a buen seguro su primer EP en solitario para Pelican Fly; Moleskin, que perfila un discurso más tradicional pero igualmente potente para el Club, sin la necesidad de la relación con MCs; MssingNo configurando retorcidas composiciones con un elevadísimo nivel de complejidad o Murlo, otro superdotado que factura instrumentales de carácter más colorista y maximalista, en casi total contraposición a lo propuesto por Rabit o Logos.

Con la guerra de dubs e instrumentales dirigidos que aconteció en las inmediaciones de Soundcloud hace unas semanas, con la competitividad a flor de piel entre los activos británicos y la definición alienígena que está tomando el género en terreno extranjero, solo cabe prever la llegada de más material acorde con la sonoridad planteada en este artículo, o inclusive alguna nueva mutación impredecible. Con el mencionado “Cold Mission” de Logos, que será lanzado vía Keysound (Dusk & Blackdown), podríamos vaticinar una total confirmación de la tendencia en el ámbito electrónico; quizá sin vistas demasiado futuristas, pero sí suficientes como para proponerla en un listado de “topics” que ayuden a definir este 2013.

Frankie Pizá


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>