James Rushford & Joe Talia “Manhunter”

manhunter

Ahora con el verano recién estrenado y con la disminución de lanzamientos estos meses hasta principios de septiembre, llega el momento de intentar repasar y hacer un pequeño balance de los discos que más han gustado este año y descubrir otros que has pasado por alto. En este caso, “Manhunter” estaría en un punto intermedio: uno de mis discos preferidos este año y que aún no había recomendado, aunque ya aparecía en alguna otra reseña escrita este año donde el nombre de Oren Ambarchi (en la de su disco junto a Haino y O’Rourke) o el sello que edita este disco, Kye (al analizar el último trabajo de Call Back The Giants), aparecían. Los nombres de los australianos Joe Talia y James Rushford tienen una estrecha relación con Oren Ambarchi, con el que han girado y compartido actuaciones estos últimos años, dando como documentos “Hit & Run” para Touch entre Talia y Ambarchi, junto al editado el año pasado “Wreckage” acreditado a Rushford & Ambarchi, aunque Talia se encargaba de las labores de ingeniería de sonido y masterización. Estos trabajos junto a Ambarchi, les ha dado una mayor exposición a nivel artístico y entrando en el catálogo de Graham Lambkin, la atención hacia “Manhunter” por mi parte se hacía más que necesaria.

“Manhunter” es el tercer disco dentro de esta colaboración estable entre Rushford y Talia, que parte en 2009 con “Palisades” y se reafirma con una segunda obra a descubrir sin falta como “Paper Fault Line” para el pujante catálogo del sello polaco Bocian Records (de nuevo estimulantes las de este año). La música de Rushford y Talia en “Manhunter” decide establecerse en un lugar extraño, sin llegar a establecerse en un punto determinado dentro de la experimentación electroacústica, primando mucho más las atmósferas y la narrativa de una manera emocional antes que la transgresión sonora y vanguardista en sí. De algún modo, tiene perfecto sentido que este disco se edite en Kye, por el tono cercano a la obra de Graham Lambkin en esa suerte de exploración descontextualizada de los sonidos domésticos y las grabaciones de campo, incorporando elementos desde órgano, sintetizadores, efectos, manipulaciones e interferencias, cajas de ritmo, piano o viola, sin saber explicar en ningún momento como nos sentimos atrapados en esta nostálgica recreación sonora que opta por esa diversidad sonora en contra del constante drone perpétuo, al igual que en algunos puntos de unión con las recientes obras de Pisaro, Keith Rowe, Joseph Hammer, Vanessa Rossetto o Jason Lescalleet. El tratamiento de las dos piezas que conforman “Manhunter” habitan en una esfera pálida, severa y humana dejando una puerta de entrada palpable a la emoción, nos proporciona un entorno por delante de un experimento compositivo, una puerta de entrada palpitante ajena a la excesiva teorización compositiva, prescindiendo del silencio y primando la devastación del oyente sin recurrir al ruido.

La primera cara de “Manhunter”, abre con un sonido intrigante de sintetizador y órgano que nos propone una atmósfera abierta a la interpretación de la oscuridad, sin necesidad de ser atemorizante al mismo tiempo que pequeños apuntes rítmicos hacen presencia en la puerta de entrada de este disco, proponiendo evoluciones a cámara lenta y mostrando matices paulatinamente, al igual que cambiaría mentalmente nuestra escena. En la segunda cara, grabaciones domésticas ahogadas abren la puerta a un corte donde aparece un balance de elementos sintetizados entre apuntes de piano o viola según avanza en su duración, dejando en su parte final una suerte de hermanamiento synth con el viaje de Tim Goss en “The Marianne” y de algún modo, el calado emocional de “The Drop” (corte que cierra “The Excavation” de The Haxan Cloak) como si se resucitase la llama progresiva de Klaus Schulze o Michel Rubini en el film de Michael Mann de mismo título que el disco. Lo asombroso y plausibles de esta obra (junto con algunas de las nombradas con anterioridad) es que el resultado final de “Manhunter” se define por el calado de manera independiente del género o de los elementos que participan en él. Sencillamente, es una de las obras imprescindibles de 2013 y quizás, una de las cinco mejores referencias de Kye en su selecto catálogo.

Fran Martínez


Contenido relacionado:

One Response to James Rushford & Joe Talia “Manhunter”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>