Basic House “Caim in Bird Form”

basic house

En el ecuador del curso 2013, Digitalis decide llevar a formato vinilo la referencia editada en abril de Basic House titulada “Caim in Bird Form”. Acertada decisión que sirve de recordatorio apropiado de una de las referencias interesantes este año en el terreno de la electrónica experimental más fracturada y cuyo protagonista tras esta obra es Stephen Bishop, fundador de uno de los sellos fetiches de la casa como es Opal Tapes de cuyas últimas siete referencias hicimos un repaso recientemente. Bishop, en su proyecto Basic House da un paso al frente respecto “I’m a Heaven Man” y se alinea en una producción mucho más surrealista donde conjuga las diferentes facetas de técnico de sonido, el referente de su catálogo en Opal Tapes y sus fijaciones como melómano en un batiburrillo áspero desde el inicio pero que a cada repaso va calando de manera natural y menos caótica. Este año además, hay que contarle otra disparatada colaboración junto a James Donadio (Prostitutes) en el split de “Mirror & Gate” que me recordaba a los demenciales resultados de la colaboración entre Ekoplekz y Nochexxx en Further Records como CHXFX/PLKZFX en “Latent Acid/Exoferric”. Lo apasionante de este disco de Basic House es comprobar como es capaz de manejar universos rítmicos y ambientales de una manera completamente narcótica y viciada, priorizando siempre la experimentación con las texturas y dejando un factor donde puntuales colapsos rítmicos se aferren a ella, de una manera amorfa y en esta ocasión mucho menos esquelética que en entregas anteriores.

La tensión de estilos y referentes expuesta en “Caim in Bird Form” es su gran baza, siendo capaz de mantener en mente por momentos referentes ambientales, drone, noise, techno, house, etc. En una labor similar a la de los artistas de su sello y otros animales de Leaving, Ramp, Vlek, Further, Werk, NNA Tapes y como no, Digitalis. Aunque el recorrido sea demente y tal vez demasiado variado en su conjunto que puede parecer una recopilación de composiciones dispersas sin ningún hilo aparente, lo que nos demuestra Bishop es su habilidad en la composición de estampas enfermizas independientemente de los elementos utilizados. El disco se abre con el spoken word introducido en “Aspirin Telepath”, que conecta con las anomalías panorámicas de Dean Blunt y la puesta en marcha en el oyente, principalmente, de una sensación de banda sonora o inicio de narración imaginario donde a continuación escuchamos el mensaje dejado en un contestador automático de “I Found You” en castellano , dando paso a ecos y efectos reverberados dub que conectan obviamente con Nick Edwards en su versión más panorámica como pueda ser la de su referencia como Ensemble Skalectrik  que progresivamente va intentando despertarse de esta duermevela telefónica para adentrarse en un rítmica más marcada en “I Don’t Remeber Acid”, constuyéndose en una especie de malformación de un mal sueño veraniego de Luke Vibert en el cual se levanta sudado y completamente desorientado, envuelto en una humareda creada por Frak y Tuff Sherm/Dro Carey.

El manejo de estos elementos de culturas tan dispares, parece estar realizado desde un conocimiento  y aproximación que conecta espiritualmente con el arte de The Shadow Ring (salvando las distancias musicales, pero si una ideología cercana). Cuando decide adentrarse en un loop monótono y una mayor presencia de detalles asaltándonos como en “64 Bummer”, tienes la sensación de haber llegado a ese punto, en el que no sabes si se trata de un composición o la suma de diferentes grabaciones de campo y samplers de otro época y lugar, dejando que el puntillismo de texturas se enlace con recuerdos de mixtape de Leyland Kirby atiborrado de codeina, apuntes de primitivismo sintetizado, ritmos que aparecen desorientados al mismo tiempo…, un collage plunderphonico donde Joseph Hammer se encuentra con Augustus Pablo y Pierre Schaeffer. “Field 0,08”, vuelve a presentarse como un híbrido imposible a lo Thought Broadcast con el espíritu más ambiental de Maurizio Bianchi o Ramleh. “Ultra-Misted”, supone un toque mucho más frenético en línea con The Durian Brothers o Sculpture remezclando a Huerco S, Lumigraph o S Olbricht, pero es el tema titular “Caim in Bird Form” el que consigue adentrarse en un pantano techno que prescinde de la agresión de Subtext por convertir a las atmósferas en cuchillos oxidados rasgando cristales, para finalmente poner el broche con la pensativa estampa cercana a Richard Chartier como Pinkycourtseyphone en “TV Illness”. “Caim in Bird” no es un disco que resulte cómodo, pero adentrarse en todas sus viñetas y detalles tiene mucho más de recompensa que de tortura, sin contar que para los seguidores de su catálogo es de necesario cumplimiento dejarse arrastrar por estas sinuosas composiciones. Demencia placentera.

Fran Martínez


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>