A fondo: Iasos

iasos 1

“Algunas personas creen que me enfrento a una dicotomía creando música de naturaleza orgánica utilizando todos estos dispositivos electrónicos. Pero, ¿Qué puede ser más orgánico que los electrones? 

¿De qué crees que está hecha una flor? Creo que los electrones son unos seres muy sensibles creados por Dios, extremadamente sensibles a la conciencia, que van literalmente a la velocidad de la luz sólo para cumplir nuestra voluntad. Todos estos cables crean diferentes caminos que le dicen al electrón en qué dirección queremos que vayan y no pierden la oportunidad de servirnos. Ellos van exactamente donde quiero. Así que pienso en ellos como mis pequeños y felices siervos”.

Iasos nació en Grecia en 1947. Cuando era muy pequeño sus padres se mudaron a los Estados Unidos. A los 10 años ya tocaba el piano y la flauta. Estudió teoría musical hasta acabar el colegio y a partir de entonces comenzó a interesarse de forma autodidacta por algunos compositores clásicos y músicas del mundo.

A los 20 años, mientras estudiaba antropología cultural en la prestigiosa Universidad de Cornell, el joven Iasos comenzó a escuchar cosas en su cabeza. Una suerte de patrón de transmisiones psíquicas y procesos mentales, capaces de transferir y organizar armoniosamente contenidos psíquicos-musicales entre él y otro personaje – musa – ente – amigo – ser superior de otra dimensión al que llamó Vista. Toda aquella valiosa información musical, la comenzó a guardar escrupulosamente bajo el nombre de “Paradise Music”. En 1968, una vez cumplido el objetivo universitario, decide irse a la utópica California, otrora tierra de comunas y hippies. Santuario del pacifismo, del amor libre y por supuesto, cuna de la espiritualidad alternativa y del pensamiento psicodélico a través de los viajes de auto-descubrimiento.

Un escenario perfecto para profundizar en sus investigaciones, para dar a conocer al mundo toda aquella música elevada que experimentaba en su supraconsciencia, que necesitaba del falso bucolismo de un lugar como California, amplificador espiritual natural por excelencia y lugar de peregrinación para seres ‘conectados’, futuros descubridores del “Paradise Music” y de su increíble capacidad para conectar a simples mortales con los reinos inconmensurables de la existencia espiritual. Tan interesante es el hecho de la conexión entre la música de Iasos y la espiritualidad que, en 1989, una reconocida universidad norteamericana destacó en unas investigaciones realizadas, que durante experiencias cercanas a la muerte, una gran cantidad de pacientes afirmaron escuchar sonidos asombrosamente similares a las armonías del maestro. Música celestial patrocinada por el gran Iasos mientras uno no se encuentra, digamos, oficialmente muerto.

iasos

De regreso a lo mundano, nos encontramos en la California de principios de los setenta, con el recuerdo muy fresco del movimiento hippie y sus ilusiones rotas, pero con una movida de lo más curiosa en el horizonte. Un movimiento que viene gestándose gracias a la metafísica y a sus ideas de un nuevo hombre más allá de su naturaleza física o material. Aparece el movimiento New Age como nueva forma de vida y con un listado de canciones incluida. Una proto-New Age algo extraña, con pinceladas del Zen más convencional, que tiene como único y principal objetivo provocar sensaciones en el oyente. Da lo mismo si es buena o mala, nueva o vieja, lo que importa es el efecto, la sensación de tranquilidad y de paz que transmite. Uno de esos discos asociado a la nueva movida es “Music for Zen Meditation” del clarinetista de jazz Tony Scott, uno de los (supuestos) padres del New Age.

Iasos se instaló en el Condado de Marín, al norte de la Bahía de San Francisco. Lugar mundialmente conocido por albergar la prisión de San Quentin y también por toda la música experimental que se hacía en aquel sitio gracias a la gran cantidad de músicos que eran seducidos por la movida psicodélica. A pesar de todo, Iasos no se encontraba muy cómodo ya que sus ideas sobre música no se parecían a nada de lo que allí escuchaba. Probó con algunas bandas sin grandes resultados, hasta que un buen día, se enamoró de las posibilidades musicales del sintetizador analógico, se hizo con una grabadora de pistas y decidió materializar su proyecto lejos de toda corriente, de toda costumbre.

En su cabeza estaba toda esa idea de la “Paradise Music”, aunque no tenía muy claro el por qué y sobre todo, el cómo hacerla real. A pesar de tantos contratiempos, insistió en el hecho de llevarla a cabo porque creía que era una música maravillosa que podía gustar a un montón gente. Digamos que, hubieron dos factores definitivos en la puesta a punto de la música de Iasos; uno fue el descubrimiento del sintetizador analógico, pero no de cualquiera. Estaba muy consciente de los ruidos que escuchaba pero no de los instrumentos para ejecutarlos, hasta que descubrió el RMI Harmonic Synthesizer and Keyboard Computer y el ARP Pro/DGX. El segundo factor, fue Vista, aquella voz grave con algo de reverbque insistía constantemente en la consecución de aquella música celestial. - ¡Vamos hombre, que puedes hacerlo…erlo…erlo! - le decía una y otra vez aquella misteriosa voz.

Iasos-Celestial-Soul-Portrait-final72

En algún momento de 1975, los ruidos en su cabeza dejarían de llamarse “Paradise Music” para convertirse en “Inter-Dimensional Music” (nombre de su primer larga duración y también de su propio sello discográfico). Es aquí, en el 75, donde los historiadores de la música colocan el punto de partida de la música New Age. Iasos, junto a su colega y buen amigo Steven Halpern, son considerados como los pioneros del género, los que comenzaron con todo este rollo de la música de la Era de Acuario. Como dato curioso hay que añadir que, ese mismo año ve la luz al final de túnel Discreet Music”, el primer disco puramente ambient (otra historia, señoras y señores) de otro grande, Brian Eno.

Por su parte, Steven Halpern lanza al mercado “Christening for Listening – A Soundtrack for Every Body”, disco que incluye al propio Iasos en las flautas. Un disco que introduce el famoso concepto ‘free form’; melodías que no están relacionadas con ningún patrón musical discernible, que se basan en los colores y sus relación con las armonías, vibraciones, estados de relajación, centros de energía, chakras y todas esa cantidad de cosas raras.

Entretanto, Iasos, lanza en paralelo su primer larga duración “Inter-Dimensional Music”. Una obra imprescindible para entender todo el asunto en cuestión. Es un disco que tiene la intención de conectar y armonizar con la gente. Es, según palabras del propio Iasos “Un activador de conciencias que ayuda a conectar con lo reinos celestiales, con el amor universal”.

Celestial Soul Portrait” es un catálogo de hermosas rarezas. Un recopilatorio de algunas de sus grabaciones más tempranas, donde Iasos nos muestra su virtuosismo con la flauta y su destreza como multi-instrumentista. Además, descubrimos a un músico que no tiene miedo a la experimentación utilizando todo lo que está a su alcance: grabadoras multi-pistas, el uso del Echoplex en guitarras e instrumentos acústicos, deformaciones de tonos, cambio de velocidad, reverberaciones, pedales, ecos y claro está, el uso de los sintetizadores analógicos. En todos los temas destacan los tonos tranquilos, las texturas apacibles, las notas dulces y bondadosas. Placenteros espacios de reposo que no dejan de moverse, susurrantes, bandas sonoras de otros mundos. Melodías cósmicas e inmateriales que transitan por una matriz tiempo – espacio donde todo parece lineal; pasado-presente-futuro en un eterno ahora.

iasoscover

En ‘Celestial Soul Portrait’ encontrarán canciones como “The Angels Of Comfort”, una mágica pieza que forma parte del que para mí, es el mejor disco de la carrera de Iasos‘Angelic Music de 1978. “Rainbow Canyon”, una de las canciones más hermosas de ‘Inter-Dimensional Music’. “Procession on the Horizon” melodía cósmica del álbum ‘Elixir’ de 1983, para muchos, el disco por excelencia del músico, producido por Steven Halpern. Tremendamente profundo y realmente inspirador. “The Descent of the Spring”  “Crystal *White *Fire *Light”, dos temas increíblemente reveladores, llenos de sonidos no identificables pertenecientes a otra dimensión, que resuenan en el inconsciente por los siglos de los siglos. Todo este milagro es posible gracias a la gente de Numero Group que otra vez, como ya se hace costumbre, vuelven a sorprender con este increíble doble LP que también pueden conseguir en CD.

Iasos prosigue su viaje. Mucho ha cambiado California desde entonces. El New Age ha dejado atrás unos años de muy dudosa reputación. Atrás quedan los recién llegados. Hoy este tipo de música vuelve a alzar el vuelo con propuestas más serias y documentadas. Conviene mirar hacia atrás para conocer y reconocer a los pilares de este género tan manoseado, tan prostituido. Iasos es un creador audiovisual. Ha sido reconocido en mil oportunidades. Es un artista completo que mantiene la visión original de su arte a pesar de todo y de todos. Es un gran embajador del New Age. Promueve charlas y seminarios sobre una cantidad de temas relacionados con su filosofía en muchos países. Su música se escucha tanto en vuelos al espacio como en cantidad de clínicas de salud mental alrededor del mundo.

En el planeta están sucediendo profundos cambios que nos afectan a todos –dice Iasos–. Sabe que hay una gran cantidad de seres que vienen a ayudar. Él se considera uno de ellos. Es un alma valiente que eligió reencarnar en este momento tan convulso de la historia, donde las fuerzas oscuras mantienen el poder. La música es el vehículo, su vehículo, el instrumento idóneo para ayudar a los demás. Piensa que la vida será mucho menos peligrosa, muy pronto. Las cosas van mal, lo sabe, pero él se coloca (nunca mejor dicho) en el extremo opuesto de toda esta historia de causas adversas. Desde su música intentará hacer todo lo esté a su alcance para transformar todo lo negativo en positivo. Vale la pena poner mucha atención en lo que el maestro nos quiere decir. Es el momento de descubrir al pionero, al maestro del New Age, al gran Iasos.

iasos 4

Omm…

Post scríptum.

Transcurre 1978. Me encontraba junto a unos amigos haciendo un curso teórico – práctico de identificación de estrellas y planetas del Sistema Solar, que impartían en el Planetario Humboldt, un lugar mágico situado en el Parque del Este, uno de los lugares más bonitos de la ciudad de Caracas. Desde pequeño, tremendamente influenciado por la llegada del hombre a la Luna, mi pasión por el cosmos era (es) absoluta e innegable. El día 2 de mayo, en una de las carteleras del planetario, veo un hermoso póster anunciando alguna cosa. Me acerco. La gráfica llama poderosamente mi atención. Anuncia un gran concierto cósmico de música y rayos láser llamado Laser Space: “Música y tecnología como nunca antes la habías visto” –rezaba el eslogan–. Aquella noche fui a ver el espectáculo. Un montón de sonidos nuevos se juntaban en mis oídos mientras una gran cantidad de haces de luces dibujaban cosas en la cúpula planetaria. Una lista de canciones absolutamente desconocidas, pero delirantes, vaya que sí. Un grupo de músicos desconocidos hasta entonces, que aún perduran en mis estantes: Mannheim Steamroller con su fantástica saga ‘Fresh Aire’Vangelis con ‘Albedo: 0.39’Jean-Michel Jarre, Tangerine Dream. La magia de Emerald Web y su ‘Dragon Wings And Wizard Tales’ y por supuesto, la alucinante música inter-dimensional del héroe de hoy, el gran Iasos.

Cuando tener amigos Boy Scouts molaba. Cosa de gringos. Fin de la historia.

Juan Pablo Huizi Clavier.


Contenido relacionado:

4 Responses to A fondo: Iasos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>