High Wolf “Kairos: Chronos”

High-Wolf-Kairos-Chronos

High Wolf vuelve a Not Not Fun para entregar su nuevo álbum donde continúa orbitando alrededor de un trance espiritual que en esta ocasión hace referencia en su título a dos términos de la cultura griega en torno al concepto del tiempo. Antes de adentrarnos en esta corriente de pérdida temporal que acostumbra a ofrecernos el artista francés detrás de High Wolf (también conocido por otros alias con menos trayectoria como Maxime Primault, Annapurna Illusion o Enfer Boreal, además de crear el sello Winged Sun), para “Kairos: Chronos” su música parece detenerse en sus aspectos más meditativos y luminosos para perder el furioso empuje rítmico y loops de psicodelia ritual que podíamos disfrutar en “Ascension” o “Etoile 3030”. Cortes que seguían una lógica con su trayectoria indiscutible. Por una parte, el editar buena parte de sus trabajos en Not Not Fun donde su sonido de mantra psicodélico espiritual y triposo que buscaba en la profundidad del dub un momento de comunión humeante y tropical al igual que algunos compañeros de sobra conocidos como Sun Araw o Peaking Lights.

Por otra parte, otro de los proyectos de High Wolf es junto a Neil Campbell con el que se hacen llamar Iibiis Rooge, con ya varios títulos a sus espaldas. Neil Cambpell (parte importante de Vibracathedral Orchestra) en solitario o como Astral Social Club ya llevaba años fomentando este tipo de espiritualidad drone en diferentes trabajos tan esenciales como “Neon Pibroch”(2007) pero que supo darle un giro mucho más agresivo hasta cristalizar en la agresión primitiva de “Octuplex”, un disco que ha servido de nueva via de escape a su obra posterior. También podemos encontrar almas similares a las de High Wolf como podrían ser un cruce entre Martin Lievens, Spencer Clark y Forest Swords, una evolución a la que Sunburned Hand of The Man estuvieron apuntando durante toda su existencia y nuevas bandas como Herbcraft también parecen sentirse atraídos y ensombrecen nombres con muchas guerras a sus espaldas como Matthew Bower (ahora Black Sun Roof!) y el neozelandés Antony Milton ( su disco “Black Night Burning” como A.M es uno de los clásicos oscuros a redescubrir sin falta).

Lejos de las similitudes y un panorama que podría parecer demasiado saturado con el transcurso de los años y los diferentes discos, sigue funcionando con High Wolf y su “Kairos: Chronos” que pese a perder esos momentos de agresión psicodélica ritual consigue instalarse en una placidez y dulzura en ningún momento acomodada y vacía, algo que le ha sucedido a Cameron Stallones en sus últimos trabajos como Sun Araw (en esta categoría no entra el disco junto a The Congos) , algunos de ellos limpiados con altas dosis de trementina por culpa de la insulsa producción de Pete Kember. La música de High Wolf respira en todo ese oceano de viajes espirituales sin llegar a ser un pelmazo y desde el inicio de “Kulti” consigue rodearte en un viaje sosegado con ecos rítmicos que acompañan pacientemente a los efectos, voces en eco, capas sintetizadas, etc en una trayectoria circular caleidoscópica que consigue infectar ritmos tropicales en los acordes en delay utilizados, en una suerte de baile marciano a la que Sun Araw no acabó de agarrarse tras aquella cima titulada “Impluvium”.

Los cortes que ocupan la transición central, serpentean con sutileza en diferentes apartados tradicionales en su música, como la percusión de aires tibetanos que se cuela en “Singularity” que no cesa en su empeño de progresar y mutar, unido a la belleza lunar de “An Empire Upon an Empire”, corte en el que bailar al lado de Aaron Coyes e Indra Dunis o mejor, imaginar a la familia Not Not Fun de excursión nocturna alrededor de una buena hoguera de campamento. Para el final, nos depara la racion de asalto de loops rítmicos con “707” , donde se acercar al espíritu de Neil Cambell y remata la jugada con una de esas piezas imprescindibles para escapar de cualquier lugar y tiempo como es “Alvarado”, jam cósmica que se encuentra entre las cimas del catálogo reciente de Not Not Fun y de las de High Wolf sin duda (junto a la abismal “Haiti” del disco “Atlas Nation”). Al igual que este disco, pese a mostrarse en teoría circulando alrededor de posibles estilos que podrían resultar reiterativos acaba devolviendo el interés hacia estos músicos al no fallarle la inspiración, no como a otros de sus compañeros en Not Not Fun. Nunca sobran viajes de la altura de este “Kairos: Chronos”. Sacrodelia.

Fran Martínez


Contenido relacionado:

2 Responses to High Wolf “Kairos: Chronos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>