Bill Orcutt & Chris Corsano “The Raw and the Cooked”

corsano-chris-bill-orcutt-the-raw-and-the-cooked-lp-084892-4cb14639

La recuperación y vuelta a la actividad de Bill Orcutt es sin duda una de las noticias más celebradas de los últimos años, al menos para todos los amantes de la música que retuerce diferentes lenguajes de experimentación y vanguardia dentro de un discurso, digamos, rock o, según se entienda, punk. Fue una sorpresa agradable comprobar el cambio de discurso de Orcutt desde sus días en Harry Pussy junto a Adris Hoyos  donde primaba el impacto violento y urgente de las píldoras atacadas de referencias ya míticas para todos los admiradores del punk costroso que enfrentaba a la no wave con el hardcore y el alma improvisada del free jazz desde una actitud que pivotaba entre lo hermético y un sentido del humor correoso e hilarante, tan cercano a Minutemen, como a Borbetomagnus, Mars, Half Japanese o Derek Bailey todo para parir obras como el ep “A: In an Emergency You Can Shit on a Puerto Rican Whore ” (donde, al igual que Big Black, también les dio por versionar a Kraftwerk), singles como “Black Ghost” (incluso tienen un split con los primerizos Pelt titulado “Black Florida”) o al demente “Ride A Dove” que figuraban en el sensacional catálogo de Siltbreeze, que remataron con la recopilación “What Was Music?” (1996), entre otras imposibles referencias, que les llevó a ver su archivo revisado para un sello tan cercano musicalmente como Load con “You’ll Never Play This Town Again” (2008) y recientemente la reedición del álbum de 1998, “Let’s Build a Pussy” por parte de eMego y desde el sello de Orcutt otra nueva recopilación que contenía bastantes cortes inéditos titulada  “One Plus One”. Todo este pasado, como explicaba , tuvo un nuevo punto de partida con la vuelta en solitario de Orcutt con “A New Way To Pay Old Debts” (2009), donde se adentraba en una nueva forma de perversión y violencia desde lenguajes primitivos como el folk o el blues, desde un plano acústico aunque obviamente nada que ver con el fingerpicking de John Fahey y todo el chaparrón de re-intérpretes de aquel legado (que la verdad, nos dejó obras tan maravillosas como las de Jack Rose), y seguía optando por el discurso de libertad interpretativa y en una suerte de catarsis o implosión acústica acercarse desde furtivos alaridos secos y tormentosos ataques a su maltrecha guitarra hacia el altar de Bailey o Fred Frith.

La conmoción de este trabajo (obviamente, en pequeños círculos), nos devolvió su figura tras más de una década sin rastro (incluso, hasta otro miembro de Harry Pussy como Mark Feehan apareción con un disco en solitario con una visión también viciada). Desde su sello Palilalia, sigue entregando diferentes trabajos donde sigue explorando un lenguaje violento pero maduro y sabio del que seguimos celebrando cada entrega (aunque lleve su tiempo hacerse con ellas). Pero para los que extrañasen la faceta eléctrica de Orcutt, no podemos tener mejor noticia que este “The Raw & The Cooked”, donde Orcutt recopila una serie de grabaciones realizadas en diferentes actuaciones el año pasado entre agosto y septiembre en Brooklyn, Easthampton, Philadelphia & Baltimore junto a Chris Corsano. Si nos hemos deshecho en elogios con la trayectoria de Bill Orcutt, no hay menos para definir la imponente figura de un personaje como Chris Corsano, que además de una muy notable trayectoria en solitario, su labor como percusionista en innumerables referencias junto a personajes como Ben Chasny, Nels Cline, Carlos Giffoni, Greg Kelly, Michael Flower, Joe McPhee,  Bill Nace, Jessica Rylan , C. Spencer Yeh y toda esa generación experimental que nos tenía ensimismados proviniente de Estados Unidos a principios de siglo, aunque de todas ellas siempre me quedaré con sus discos junto a Paul Flaherty , que como Flaherty Corsano Duo ofrecieron un puñado de trabajos apasionantes dentro del jazz de vanguardia, desde el binomio perfecto formado por el inicial “The Hated Music” (2000) y su epílogo abismal titulado “The Beloved Music” (2006). Todas estas obras, han creado un carácter poliédrico y sobrehumano de Chris Corsano, dentro de una generación de grandes percusionistas como Zach Hill (Death Grips/Hella), Brian Chippendale (Lightning Bolt/Black Pus), Will Guthrie o Eli Keszler, aunque seguramente uno de sus grandes referentes sería sin duda Han Bennink.

Cuando juntamos a estos dos personajes en doce composiciones que explosionan y añaden matices pasionales desde los alaridos de Orcutt entre las complejas y composiciones, que saben explorar diferentes velocidades y sonidos para hacerlo un disco que no solo permite apreciar la maestría de sus participantes, también un estado de inspiración durante estas actuaciones que mostraban a un Orcutt sentado al lado de Corsano, creando una imagen sin artificio e impostura como muchas veces encontramos dentro de este género, muchas veces absolutamente necesaria y complementaria tampoco hay que ser tan distinguido, que muchas veces tan solo deja un contenido vacío. “The Raw & The Cooked” es sencillamente un maravilloso documento de la colaboración de dos músicos inconfundibles y que acaba convirtiéndose en una celebradísima joya.

Podéis disfrutar de los 20 minutos grabados por Keith Fullerton Whitman de su actuación en el Industry Lab un poco más abajo.

Fran Martínez

Chris Corsano & Bill Orcutt live @ Industry Lab, August 31st, 2012. from Keith Fullerton Whitman on Vimeo.


Contenido relacionado:

2 Responses to Bill Orcutt & Chris Corsano “The Raw and the Cooked”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>