Ensemble Skalectrik “Trainwrekz”

ensemble

Seguimos observando las evoluciones del universo creado por Nick Edwards desde 2010 con su nueva encarnación como Ensemble Skalectrik y su primer largo (después de dos singles el año pasado) para eMego titulado “Trainwrekz” (unión que da continuidad al magnífico trabajo de entrada de Nick Edwards con Plekzationz). Edwards aprovecha de nuevo el cambio de alias para cambiar de técnicas y registro aunque el resultado sea igual de apasionante, marciano y nervioso, aunque la sensación que predomina en este nuevo album es mucho más contemplativa y de una mayor atención a la locura auditiva, diferente de las improvisaciones del sensacional Devesham Dub también editado este año. Para crear “Trainwrekz” decide utilizar un enfoque cercano al turntabilism, manipulando diferentes sonidos de su colección de vinilos, principalmente extraídos de discos que recogían efectos de sonido o cercanos al easy listening para defragmentarlos en una alucinación cercana a la BBC Radiophonic Workshop si esta hubiera estado comandada por Lee Scratch Perry , tal vez. Son referencias sobradamente conocidas para los seguidores de Nick Edwards en sus diferentes trabajos y reutilizadas hasta el infinito por todos los medios que hacen una valoración crítica de su trabajo. Sin tampoco querer desmarcarme de estas apreciaciones, me gustaría resaltar en este disco cierto nexo de unión con el último trabajo de Andrew Pekler y su “Cover Versions”, no tanto quizás por el resultado final si no por el continuo uso y renovación de los patrones plunderphonics – turntabilistas que buscan una nueva redefinición del sonido analógico del pasado para convertirlos en nuevos puzzles (Edwards sigue apoyándose además de los vinilos de un extenso arsenal de cacharrería analógica) que reimaginan aquel sonido desde criterios de vanguardia y experimentación presentes.

Se podría utilizar de nuevo lo del enfoque hauntológico (dentro de poco me lo veo apareciendo en el diccionario de la real academia de la lengua española) y viejos adjetivos como la creación de collages sonoros, todos ellos valen. Tampoco descartaría el sentido para definir su música asociado al reciclaje y su extensión cada vez más presente en nuestro día a día y entorno, desde el procesamiento de la basura y sus diferentes contenedores, el etiquetado infinito de productos, hasta incluso la producción en cadena donde todas las actividades se separaban y agrupaban según la etapa del proceso. Esta mecanización exhaustiva, la necesidad para definir y diferenciar cada elemento de nuestro alrededor es una característica implacable de nuestro entorno y una forma de responder a ella y que haga tan atractivo el trabajo de Edwards (entre una extensa lista de artistas desde Joseph Hammer, pasando por John Oswald, Negativland, Philip Jeck al presente con Pekler, Sculpture o Thought Broadcast entre una lista histórica a revisitar) es la forma de confundirlas y entrelazarlas, dejando que su música no necesite mayor justificación teórica ni contextualización para sobrevivir. Esta abstracción perfecta, mágica y triposa se vuelve a repetir de manera incontestable en las seis viñetas de “Trainwrkez”. Además, se convierte en un trabajo que a cada escucha va retroalimentándose y deja que las sensaciones abstractas que te envuelven en un inicio, se vayan convirtiendo en psicodélicas mutaciones cercanas a Sun Araw retorcido por el espíritu de Black Dice.

El disco se abre con las maniobras estáticas, afiladas y dubbys de “Wrekwahn”, dejando siempre la sensación que la música surgida de los vinilos empleados está siendo destripada de una manera encarnizada, aunque el tempo se realentice y deje un mayor espacio para deambular en un estado narcortizado, que se entronca con el aire de fantasía exótica inicial de “Wrektoo” que como no podía ser de otro modo, su maníaca repetición y progresiva entrada de ecos y efectos lo convierte en un auténtico trance, ya que Edwards en estos trabajos para eMego decide extender los diferentes cortes hacia un minutaje mucho más extenso (sin llegar a los veinte minutos por corte de “Plekzationz”) que le facilita la recreación de dicha sensación y apoderarse de mecánica impulsión en “Wrekfree” o devolvernos a una banda sonora mucho más maníaca para describir a “Beberian Sound Studio” con “Wrekfore” o volver de nuevo al subterráneo dub con la variación de “Wreksank”, donde seguimos reconociendo elementos de otros cortes reenfocados hacia nuevas direcciones y sensaciones que nos familiarizan con el lenguaje desmenuzado en los demás fragmentos creando una sensación de contínuo loop y desintegración que termina plasmándose con un epílogo sencillamente ensoñador con el que clarificar de nuevo la salida hacia una realidad de la cual nos hemos sentido desconectados durante más de media hora y lo consigue gracias a la calma ambient de “Wreksikz (for Louis Johnstone)”, capaz de captar una atmósfera de devoción amable y sumergida a la que al mismo tiempo, le añade el canto de diferentes aves para imaginarnos una estampa campestre y un amanecer comfortable, siendo en este punto conectar en un universo donde Jan Jelinek, Pekler o Jeck también residen. De nuevo, Edwards consigue condensar para eMego un discurso donde concreta con mayor claridad todos los sketches dispersos por sus múltiples referencias y deja que su música sea la guía espiritual perfecta para desvanecernos, a lo que le añadimos la inspiración de sus composiciones. Maestría, again.

Fran Martínez


Contenido relacionado:

2 Responses to Ensemble Skalectrik “Trainwrekz”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>