Sightings “Terribly Well”

sightings cover

Desde hace tiempo observamos las diferentes derivaciones de los músicos y formaciones de noise norteamericanas en búsqueda de nuevos matices y evoluciones en su obra, siendo una de las más repetidas el acercamiento a patrones rítmicos industriales, recreaciones minimal synth o pulso techno como vía de escape. Pero curiosamente, este año nos hemos enfrentado con un disco que volvía a patrones del noise-rock de la pasada década con el último álbum de Hair Police titulado “Mercurial Rites”, un disco intenso y que además amplificaba su alcance al establecer unas coordenadas sonoras en las cuales el contexto que le rodeaba permitía una interpretación mucho más clara, además teniendo en cuenta las maniobras en solitario de Mike Connelly y Rob Beatty (Three Legged Race).

Lo mismo ocurre con el trio de Mark Morgan, Jonathan Lockie y Richard Hoffman, que siguen manteniendo su habitual trabajo de deconstrucción rock desde postulados que nos recuerdan a la no-wave, Pop Group, Lemon Kittens, Einsturzende Neubauten hasta To Live and Shave in L.A u Oneida, enmarcando su trayectoria desde el debut de “Michigan Haters” (2002) dentro de aquella generación que volvía a triturar las técnicas post-punk desde formaciones como Liars (aunque su trayectoria se haya acabado diluyendo en un pastiche), Black Dice (en este caso, su trayectoria ha ido abarcando otros terrenos cada vez más descerebrados), Mouthus (Brian Sullivan vuelve a dar señales de actividad junto a Swanson en Beer Damage) o Excepter.

En este punto, Mark Morgan también apuntaba hacia estas nuevas derivaciones desde la entidad formada junto a Pat Murano llamada Key Of Shame. Estas circunstancias rodean a “Terribly Well”, incluyendo a Pat Murano (presencia que se mantiene en sus trabajos desde “City of Straw”) como cuarto integrante en la grabación de este álbum a cargo de Jason Lafarge (habitual en las grabaciones de Michael Gira), donde el sonido de Sightings sigue deambulando por los mismos territorios pantanosos y lunáticos desde el patrón de sonido asentado en “Through The Panama”(2007).

Lo que hace de “Terribly Well” alcanzar una consideración adicional, no es un cambio drástico en su trayectoria, es la forma en la que se integra entre los nuevos discos de Hair Police y la vuelta de Wolf Eyes, discos que muestran una obsesión por un sonido tembloroso, que buscan la tortura fracturada en su sonido y al mismo tiempo, se agradece su cambio de ritmo en un terreno donde están empezando a redundar en demasía el patrón industrial, etc que comentábamos al principio de la reseña. Así, “Terribly Well” se alinea con los nuevos trabajos de Hair Police y Wolf Eyes, devolviéndonos en una especie de continuación del universo noise-rock dibujado principalmente desde Load aunque pasando por Fusetron o Ecstatic Peace! Terrenos que parecían caer en el olvido y cuya obra parecía olvidada hasta que parece volver a centrar la atención en el carécter tenebroso y errante de su música, sirviendo de ejemplo la apertura de este disco con “The Loafer” y esa suerte de malditismo punk cercano a Old Time Relijun desde la profundidad del bajo de Richard Hoffmann y el apagado devaneo vocal de Morgan entre los cortocircuitos arrítmicos de fondo que se enervan en “Mute’s Retreat”.

El plano ambiental lo exploran desde “Yellow” colocándose en ese cruce de camino que genera esta obra junto a las recientes de Hair Police y Wolf Eyes, dibujando un universo hipotético donde Black Dice no hubiera derivado hacia terrenos coloristas y mutantes o Mouthus seguirían abordando de no haber parado su trayectoria, y en este punto la presencia de Murano se hace evidente. Con “Better Fastened” , volvemos al groove pélvico y jodido del corte inicial y sigo pensando en el blues de Arrington de Dionyso junto a Aaron Hartman. Otra de las estampas desesperadas y ahogadas de este album se encuentra en la tortura de “Rivers of Blood” siempre lastrada por interferencias de ruido que acaban deformando el poso free del corte, que se resarce con el toque cafre, costroso y cabezón de “Bundled” y estirando ese cruce irreal entre This Heat y Oneida aparece “Take It In Trade”, justo antes de dejarnos ante el siniestro final de “Bucket Brigades”, contrapunto vicioso y rítmico que me vuelve a traer a la mente a Black Dice.

“Terribly Well” se convierte en una obra coherente en la trayectoria de Sightings, a la altura de discos tan sensacionales como “Arrived in Gold”(2004), “Through The Panama”(2007) o “Michigan Haters” (2002), demostrando un punto mucho más espectral y musicando una tortura o castigo a cámara lenta, aunque estos adjetivos siempre han estado presentes en sus discos. Al mismo tiempo, justo cuando parecía que las obras de estas formaciones parecía desintegrarse priorizando en las obras de sus miembros a nivel individual, éste disco junto al de Wolf Eyes y Hair Police nos vuelven a recordar las bondades de aquella generación desde una perspectiva mucho más experimentada. Terriblemente necesario.


Contenido relacionado:

One Response to Sightings “Terribly Well”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>