Wilde Señoritas: 50 discos imprescindibles…

31. Leila – Like Weather – Rephlex, 1998

Leila – Like Weather

El debut de Leila Arab es uno de esos compendios perfectos entre exigencia electrónica y alma de artesana pop, en una época donde el trip hop ya se había ahogado la propuesta de Leila se desmarcaba al mismo tiempo de la grandilocuencia extravagante de Björk (con la que también trabajó), aunque sea también parte del encanto, y sin llegar al calado crooner de Beth Gibbons. La sensación que siempre me despertó Leila era de outsider, un poco al hilo de como nos fijábamos en la figura de Cooly G o Fatima Al-Qadiri (o en aquella época al proyecto de Margaret Fiedler con Laika). Perfecto cruce de caminos, que tuvo una continuación no menos grandiosa con “Courtesy of Choice” y aquel tremendo “To Win Her Love”.

32. Zeena Parkins – Pan-Acousticon – Tzadik, 1999

Zeena Parkins – Pan-Acousticon

Volvemos con otra arpista y en este caso, otro estandarte dentro de la improvisación y composición norteamericana en las últimas tres décadas como es la nativa de Detroit, Zeena Parkins, ya sea en solitario o en proyectos como News From Babel o Skeleton Crew y recientemente con Cosa Brava, además de grabar trabajos junto a una lista de nombres que impone. Pero su trabajo no desmerece en calidad a estos destellos rutilantes, consiguiendo facturar en trabajos como este “Pan-Acousticon” o el reciente “Between The Whiles”. Imprescindibles.

33. Meira Asher – Spears into Hooks – Crammed, 1999

Meira Asher – Spears into Hooks

El segundo album de Meira Asher, supone un punto de partida del factor geográfico y world music de su debut “Dissected” y se asienta en una obra atemorizadora que nos recuerda al impacto de Diamanda Galás y al mismo tiempo con un punto Hanin Elias, aunque con claras diferencias, pero con un discurso centrado en la situación socio-política en Israel/Palestina. “Spears Into Hooks” muerde y sangra, como no puede ser de otra forma. Por desgracia. Una auténtica ópera de negativo romanticismo.

34. OOIOO – Feather Float – Polystar, 1999

OOIOO – Feather Float

Si en Free Kitten la presencia de Yoshimi fue esporádica, las aventuras paralelas a Boredmos con el cuarteto que formaba en OOIOO desarrollaron todo el potencial que apuntaba su debut y que “Feather Float” y “Gold & Green” (2000) se encargaron de desarrollar un apasionante acercamiento al rock y a la vanguardia desde la energía de sus interpretaciones, desde la diversión en contraste con el excesivo serialismo que rodea a la vanguardia. La forma que Yoshimi encuentra para que junto a sus compañeras en este album Kyoko, Maki y Yoshiko , la música suene vibrante y apasionada, en una atroplellada fantasía.

35. Hoahio – Ohayo!Hoahio! – Tzadik, 2000

Hoahio – Ohayo!Hoahio!

No dejamos de lado laas coordenadas niponas para seguir enfocandonuestra mirada sobre el trio compuesto por Haco, Michiyo Yagi y especialmente, Sachiko M. Tal vez podría haber estado su obra en solitario formando parte de esta lista gracias a discos como “Sine Wave Solo” (99), pero son en sus colaboraciones donde he encontrado un mejor ángulo para su particular deconstrucción glitchista. Hoahio y su segundo album fueron un impacto que se nutra de la imaginativa decosntrucción sonora de Sachiko M y al mismo tiempo, en esta sinergia acaba ofreciendo un impactante recorrido donde confrontar conceptos de delicadeza naive con el impacto de la vanguardia. Terrenos que seguiremos abordando en diferentes muestras en nuestra lista a continuación, y curiosamente tambiñen procedentes de Japón


Contenido relacionado:

4 Responses to Wilde Señoritas: 50 discos imprescindibles…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>