Violetshaped “LP”

Violetshaped

El dúo formado por Violet Poison y Shapednoise (puedes saber mucho más de ellos previamente aquí) parecen no concedernos una tregua desde su aparición y recientemente, reseñamos los dos trabajos entregados que les sirvieron de puerta de entrada en el magnífico catálogo de Hospital Productions con dos referencias que seguían meneando el cadáver techno con “The Voices From Hell” , a cargo de Violet Posion, y “The Days of Revenge”, a nombre de Shapednoise, y al mismo tiempo, presentaba dos facetas diferenciadas en la labor del duo como Violetshaped. De algún modo, el conocer las dos vertientes diferenciadas de esta unión permite apreciar con mayor claridad la maniobra presentada en este album de debut para su propio sello, Violet Posion, tras un maxi donde presentaban sus credenciales (“The Great Mother Down The Stairs”) y apuntalaban las directrices de su obra con otro de remezclas a cargo de Kangding Ray, Roly Porter y Vatican Shadow.

Con todo este material y referencias, encaramos un inicio de 2013 donde podemos ir observando cada vez con mayor claridad el enfoque de nuevos productores intentando serpentear entre el esquelético minimalismo rítmico, la agresión noise y el oscurantismo industrial apareciendo nuevas extensiones con nombres como Shifted (ahora también Covered in Sand), Forward Strategy Group, Samuel Kerridge, Mondkpof o la evolución emprendida desde hace años por el patrón rítmico de raster-noton y recientemente, por Morphine Records con los lanzamientos de los norteamericanos Container y Metasplice. De algún modo, estos trabajos van configurando (aunque los protagonistas no sean consciente de ellos) una suerte de puente donde confluyen las influencias mencionadas anteriormente: el noise norteamericano, la esencia industrial inglesa y el techno berlinés. Al mismo tiempo, que el cuarto invitado sería el dark ambient que según se ponderan cada uno de estos elementos en la receta se obtienen resultados distintos y abraza  diferentes grupos o ramificaciones de artistas ( de las que próximamente nos detendremos con más tranquilidad).

El álbum de debut de Violetshaped, mantiene la iconografía que llevan haciendo gala desde sus inicios (el imaginario del cine de terror de los años 60-70) y bebiendo al mismo tiempo de la electrónica vintage, el ruido, la música industrial y la IDM ( al que también podemos añadir la profundidad de Basic Channel y la experimentación de PanSonic). En sus trabajos anteriores, el papel de Violet Poison (del que pocos datos se conocen), parecía decantarse mucho más por la faceta rítmica y el de Shapednoise (productor italiano afincado en Berlín e integrante del sello Repitch) mucho más orientado hacia la viscosidad drone noise de Rainforest Spiritual Enslavement. Todos estos matices se incorporan con total lógica en este álbum de debut donde se pueden rastrear todas estas influencias bajo el argumento propuesto por el dúo para el disco: “The LP places the subject in a nocturnal car parking of Houston, Texas, 3AM /A knife-drone runs together a tubular 80s thrilling sequence. Then rides of malformed circuits and bleeps are sustained by unceasing thwacks that take us in an abandoned plant of vintage robotic models. Machines can talk now.

En este largo de debut, la propuesta afila mucho más su propuesta de agresión rítmica serpenteando entre nombres clásicos como los de Surgeon o las diferentes ramificaciones surgidas del colectivo (en sus distintas manifestaciones) Sandwell District (no confundir Sandwell District con Silent Servant, aunque sea una obviedad parece que algunos no caen en la cuenta) dentro de Downwards o ramificaciones como las de Karl O’Connor y Petter Sutton en Tresor, de Silent Servant con Lucy, Ugandan Methods (Regis & Ancient Methods) (el emparentamiento con el universo Stroboscopic Artefacts es evidente) y, como no, Bristish Murder Boys y un largo etcétera. Obviamente, tampoco estamos ante un trabajo que se sienta contrayendo una enorme deuda con nadie del pasado ni que haga tediosa la reiteración de ideas ya conocidas, simplemente agita la coctelera con los diferentes elementos en distinta proporción como comentábamos anteriormente (aunque de algún modo, tras el contínuo seguimiento que hacemos de trabajos con estos referentes parece que nos repetimos una y otra vez).

La factura de este debut es intachable, demostrando un sabio balance entre lo experimental y el latido rítmico acusado y acelarado tras el intrigante inicio de “State of Temporary Neuronal Effervescence”, donde amordaza con una introducción ese universo apocalíptico y distópico propuesto en su inicio (aunque el asunto del ataque robótico ya vaya siendo un referente demasiado sobado por muchos de ellos) y después, la explosión incendiada de “The Lord Won’t Forget”, con su métrica de techno esculpido a golpe de maza similar a la que hacen gala en el sello de Blawan y Pariah con engendros como Karenn o Trade. El ruido fracturado de “Out of Any Symmetry”, nos entrega la faceta más trastabillada del trabajo de Shapednoise en Hospital y obviamente, despierta comparaciones con Ekoplekz, Metasplice y Emptyset y después, entroncarnos con el alma de Violet Poison en “cx310”, donde el cuchillo se afila de nuevo recordándonos la navaja de la portada de Silent Servant y la negativa fascinación que entronca con “Spectral Nightdrive” enturbiando las atmósferas entre lo maníaco y esquizofrénico.

Es curioso el hecho de conocer antes del largo, las remezclas de dos temas de el mismo como son las versiones originales de “The Lord Wont Forget” (ahogada/ahorcada reconstrucción made in Subtext a cargo de Roly Porter) y “Delusory Parasitosis” (deformada por la malsana perforación rítmica de Vatican Shadow entumecida por una neblina de trance). El delirio del bamboleo cavernario decadente se pone con las breves miniaturas de “Down Regulation” (última dentellada de furia) y la pesadillesca “Anesthesia” que pone el epílogo a un trabajo que respira exhausto dentro de su universo truculento, que aunque cada vez resulte menos novedoso en un contexto general, se manifiesta como necesario tercer vértice entre los trabajos en solitario de sus componentes para Hospital Productions y en conjunto, nos sirve como perfecto reflejo del estado de gracia en el que se encuentran sus creadores.

Fran Martínez



Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>