The Haxan Cloak “Excavation”

HAXAN_CLOAK

La vuelta de Bobby Krlic con su segundo album se estaba convirtiendo en uno de los acontecimientos de la temporada gracias a la consideración de su obra como una muestra de la constante regeneración de estilos y su nombre siempre acababa apareciendo etiquetado como similitud en una buena ristra de ellos, desde derivaciones del dark ambient y la música de cámara más oscurantista, hasta el esquelético y carcomido espíritu de la bass music, reinvenciones industriales , nuevas pesadillas techno, etc. La presencia de su nombre en tan dispar universo viene cimentada en dos referencias esenciales como su ep “Observatory” y su album de debut homónimo en 2011, pasando de la rítmica desolada e industrial del primero al tremendismo de drone de cámara del segundo. Todo eso hilvanado posteriormente en el ep para la serie de Latitudes con “…The Men Parted the Sea to Devour the Water”, reinterpretando dos piezas de estos trabajos hacia un nuevo contexto que le ha valido para pasar de Aurora Borealis a un sello como Tri Angle, donde su catálogo empieza a encontrar mayor calado de ritualismo que de ensimismamiento emo de alguno de sus artistas gracias a este “Excavation” o el tremendo “Order of Noise” de Vessel. Dentro del discurso de derivadas hacia el techno procedentes del ruido, las evoluciones del universo industrial, la derivada de la música de cámara, etc.

En cierto modo, con la música de cámara y drone se podía hacer una suerte de análisis similar al que se hacía con el EP “Punk Authority” de Pete Swanson, donde se hablaba de la forma de escapar del serialismo noise a través de patrones rítmicos, y casi que lo mismo podríamos inferir ahora de los trabajos de gente como Kreng, Mohammad, Gabriel Saloman, Ben Frost, Kangding Ray o las fieras de Subtext encabezadas por Roly Porter o Emptyset, intentando poner nuevo orden a las enseñanzas de KTL, Sunn 0))), Om y toda la generación drone metal. Este género, también pudo caer en el mismo ensimismamiento que el noise, donde los grupos  acababan creando una sensación demasiado homogénea que acabó generando cierto desinterés y agotamiento cuando además el contexto económico y social dejaba de ser placentero y el ensimismamiento tenía sentido por un cambio radical hacia la desigualdad y la desesperación. Este grito, tiene también un mayor factor de alcance al abrazar, entre otras características, una suerte de rítmica mortecina y devastada que nos sigue recordando que deformar la vida del club está siendo una de las fuentes de inspiración de la música experimental desde hace muchos años.

“Excavation” sigue con la evolución de Krlic hacia terrenos pantanosos y cambia definitivamente la sacudida de cámara por una mayor presencia de cargas atmosféricas y deformaciones de bajos agresivos, que parecen empujarle hacia esos referentes comentados anteriormente de Subtext o raster-noton de algún modo, desde la portada con la amenzante soga a los derrotados primeros compases de la breve “Consumed”, se desarrollan los primeros pasos de la primera parte del corte titular del disco, “Excavation” donde se parece deformar la bass music a una suerte de intrigante noise esquivo y errante, percibido a cámara lenta con el cuchillo de Raime, Forest Swords, Demdike Stare o reductos como Blackest Ever Black, Type, Miasmah o Mordant Music, que resplandeciendo en la luna llena entre los zumbidos lejanos del club más cercano al cementerio.

El primer corte de “Excavation” es ante todo, una piedra de toque que se adormece y vuelve sacudirse de manera aparentemente caótica, incluyendo interferencias de ruido o pequeños tonos melancólicos y crepusculares a su gusto, hasta desembarcar en “Excavation pt.2” donde la sensación de grabación en una central nuclear abandonada o bunker subterráneo vuelve a remitirnos a la pasada referencia del ep de Emptyset “Material” o la demencia de animales como Metasplice. La agonía y la inclemencia nos vuelve a rodear en la oscuridad de los vapores delirantes de “Mara”, donde la referencia neoclásica esta simplemente reducida a pequeños apuntes que añaden un tono de misterio a las torrenciales descargas cercanas al sacrificio escondido en la garganta de Ben Frost o Thomas Koner, cuya congelación permanente se estira hasta la gélida “Miste”, donde las voces entrecortadas parecen ahogarse en una maraña pantanosa oscura hasta abandonarse al vacío o encontrarte el gruñido de una criatura o bestia desconocida acechándote en el bosque del diablo.

Además del corte titular “Excavation”, “The Mirror Reflecting” también fragmenta su argumentario en dos partes, donde la primera, en esta ocasión, es la que sirve de introducción y crea desasoiego hasta una segunda parte donde se filtran de nuevo pequeños rastros cercanos a tonos más luminosos corales, como los de aquel desgarrador “Fall” de su debut, en una suerte de melodía angelical que trata de imponerse a la reconstruida naturaleza de los bajos agónicos que recuperan el espíritu aterrador de Mika Vainio y Scorn, hasta aparecer el rastro de cámara para dar de nuevo paso a una nueva lucha tormentosa entre lo demoníaco y lo luminoso, aunque a tenor de las coordenadas del disco, esta pelea acaba con angeltios despellejados a cámara lenta, cuellos rotos y diversas felonías. “Dieu”, nos vuelve a empujar hacia el desastre y la inclemencia al mismo tiempo que recupera la vertiente neoclásica de su primer disco en una estampa tan cercana a Kreng, Daniel Menche o Cindytalk como al contorsionismo retorcido de Sleeparchive, Samuel Kerridge, o T++, hasta consumirse entre vapores que desencadenaran la tormenta de cierre del disco, la abrumadora maniobra perpetrada en los trece minutos de “The Drop”.

Según explican desde el sello, intentan definir este trabajo en estas palabras: “If The Haxan Cloak was conceived as the soundtrack to a character’s journey towards death,Excavation is its sequel representing the journey after death”. Valiéndonos de la comparación, “The Drop” marcaría con nostalgia la travesía de ese viaje desde una primera parte melancólica envuelta en esa delicada melodía que tampoco podrá emprender su viaje de alma errante en calma al verse sorprendida por una innumerable neblina de la que no podrá deshacerse y la irá debilitando hasta enfrentarse ante el horror marcial de la última parte del disco, donde podemos pensar en la versión neoclásica de las últimas estampas contemplativas y cinematográficas de Burial aunque obviamente transitando los territorios de la deformación de esas ideas y convertirlas en una carniceria y las dentelladas sufridas por un ciervo al ser atacado por una jauría de lobos. La presión ahogada de “Excavation” es un trabajo que sigue avanzando en las habilidades de Krlic, añadiendo riqueza y nuevos matices a una obra que también ayuda a retratar a una generación, más que perdida, herida. Se escuchan ya caninos e incisivos rechinar.

Fran Martínez


Contenido relacionado:

2 Responses to The Haxan Cloak “Excavation”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>