Hair Police “Mercurial Rites”

hairpoliceLP440

Desde hace tiempo, llevamos acumulando reseñas y entradas alrededor del noise americano y sus derivaciones hacia el oscurantismo ambiental o pulsaciones industriales, etc. Ha sido una tarea entretenidísima observar como iban derivando y evolucionando sus propuestas toda esta generación de músicos. De verdad, quizás uno de los movimientos más interesantes de la música experimental norteamericana en los últimos años en mi opinión. Ahora es el momento de añadir una nueva faceta o matiz a la rueda de esta generación: volver a recuperar la agresión. Iré desarrollando el razonamiento. Empezamos por el trío Hair Police, centrándonos en las figuras de Mike Connelly y Robet Beatty (de la obra del percusionista Trevor Tremaine en solitario no tengo tanta constancia ya que se prodiga más en formaciones o proyectos colectivos). De ambos, hemos anotado su evolución desde el noise hacia nuevos terrenos donde la electrónica o la experimentación electroacústica era mucho más primordial.

Por un lado, Mike Connelly siempre ha sido la parte más violenta del grupo y parte de su obra ha estado enmarcada en estos territorios, especialmente al formar parte de Wolf Eyes tras la salida de Dilloway, aunque su evolución en solitario desde Zombi a Failing Lights ha ido rebajando el peso de la violencia hacia un balance mucho más enfocado hacia la tensión, sirviendo como último referente su trabajo Dawn Undefeated. Ahora, retomamos la figura de Robert Beatty y su trabajo como Three Legged Race que nos ha tenido ensimismados desde su sensacional EP Wrong Element” hasta su entrada en Spectrum Spools con las miniaturas electrónicas de “Percussive Barrier”, afilando una suerte de mezcla entre el primitivismo electrónico con lo exótico y el ruido cercano a otra referencia del sello el año pasado como fue el album de Eric Lanham. Una evolución de su alias desde lo abstracto hacia terrenos mucho más concretos y en algunos momentos, introduciendo patrones rítmicos deformados.

Ambas obras, estaban alejadas de los parámetros habituales de Hair Police, formación siempre virulenta y agresiva en sus discos desde su formación en Lexington en 2001. El primer aviso serio de complejidad dentro de su contundencia sonora  se remonta a 2004, con el sensacional “Obedience Cuts” (Gods of Tundra, apasionante sello de Mike Connelly) hasta llevarnos al sensacional dueto en 2005 conformado por “Dawn Dread” (Hanson) y “Contantly Terrified” (Troubleman) donde el gusto por una mayor carga ambiental se hacía evidente. Aunque debo reconocer, que la he apreciado mucho más en perspectiva que en su momento. Eran años en los que el noise estaba tan presente que era una inmensa bola de agitante excitación cada nuevo lanzamiento desde Lightning Bolt pasando por Mouthus, Hella, Sightings, referencias de Hospital Productions o cualquier nuevo fichaje de Load (por no extenderme demasiado).

En aquel momento, el ruido era tan intenso y abrasivo que no nos dejaba apreciar los detalles encerrados en cada una de las nuevas referencias de muchos de ellos, hasta que se fue haciendo cada vez más evidente esta evolucón del harsh noise hacia nuevos territorios más experimentales y tal vez “maduros” (con una mayor carga conceptual tal vez) que en parte, pudo ir fragmentando todos estos colectivos (al igual que pasó con los colectivos de experimentación folk) hasta alcanzar un sonido mucho más decadente y terminal como lo fue en 2008 “Certainty of Swarms” (No Fun) que acabó completamente con una etapa del grupo hasta llegar en 2010  con “On Dark and Bloody Ground” (Hospital) hacia terrenos donde la experimentación electrónica y la mano de Robert Beatty era mucho más predominante.

Añadiendo en ese momento, un énfasis mucho más decidido por replantear sus planteamientos en solitario de nuevo nos encontramos con una nueva vuelta de tuerca en 2013 para Hair Police, consiguiendo armonizar sus diferentes facetas apuntadas en el pasado hacia una perspectiva única y realmente sorprendente. Al igual que la colaboración de Joseph Hammer con Jason Crumer, se agradecía la vuelta a parámetros ruidosos y virulentos en esta generación que se había centrado en la manipulación de sintetizadores, moduladores, introducción de ritmos industriales, techno, etc, pero había descuidado su faceta más contundente y viciada. “Mercurial Rites”, propone una vuelta hacia la vieja escuela aunque con una complejidad mucho más acusada. De hecho Robert Beatty en una entrevista reciente aseguraba: ”I definitely think it’s the weirdest record we’ve made in a while and breaks some new ground” (para Tinymixtapes)

Realmente lo es, el inicio con “We Prepare” deja unos primeros segundos al limbo espectral que no te hacen presagiar la fangosa sacudida que te está esperando en la siguiente media hora. La tensión se dispara cuando la voz deformada de Connelly hace aparición rodeada de golpes percusivos cercanos al ritual y devolviéndonos a los días de Mouthus, Arab on Radar o Sightings, pero en esta ocasión somos capaces de poner mucho más énfasis en lo que sucede en el segundo plano que en la virulencia qué tenemos delante, consiguiendo que ambos dos se sumerjan en una única estampa. El latido de “The Crevice”, marcial y con las filtraciones electrónicas rodeando los tormentos y alaridos de Connelly hace más evidente la sensación que el andamiaje del disco está mucho más cercano a Beatty , aunque como ya hemos dicho, ambas trayectorias están marcadas por una mayor introspección alrededor del ruido.

Desde 2008 hasta ahora, toda esta escena ha ido evolucionando y cambiando, desde el “Imperial Distortion” de Kevind Drumm hasta Nate Young o Vatican Shadow, las lecturas son tan variadas y ricas, que hacen cada paso un nuevo terreno. “Thief’s Spring”, se adentra en una compleja improvisación entre el drone, la música concreta y la experimentación synth, aunque en este caso con una gravedad mucho más cercana al mantra o rito mortuorio. “The Scent” en este caso, juega el papel de pieza central del álbum entre los susurros ahogados y una sensación de mantra psicodélico que me lleva a C. Spencer Yeh (la relación con Burning Star Core es obvia) e incluso a los momentos más concretos de Pelt, e incluso ha tenido una nueva vida este corte renovado y sin la voz en una referencia de Gods of Tundra titulada “Every Line”. Después de tocar fondo, la tensión y el misterio aparecen en una humeante y atemorizante escena que nos conecta desde Nate Young a Maurizio Bianchi titulada “Dilate & Inhabit”, perfecto punto de balance para una recta final que se acerca a la alucinación y la paranoia en “Dusk Misplaced”, estampa envuelta en sustancias psicotrópicas, ácido y sudores tibetanos, haciendo de la contención y la calma un elemento que más que un alivio supone una tortura psicológica. Bendita tortura en todo caso, cuando el nivel de inspiración es evidente. Las percusiones metálicas y el aire free de “Scythed Wide” donde Trevor recoge el testigo de sus compañeros para encarnarse en Eli Keszler, Tony Buck o Mike Weiss aportando vida y caos a la oscura faceta sonora de improvisación de sus compañeros.

El aire mortuorio de esta última parte del disco se concreta en la sensacional “Mercurial Rites”, una suerte de mortuoria recreación del slowcore, hardcore y el metal oscuro con ánimo de canto gutural meditativo en un punto intermedio entre todos ellos, consiguiendo parecerse más a la complejidad demencial de Keiji Haino que a otra cosa. Todas estas virtudes y vueltas de tuerca hacen de “Mercurial Rites” el disco más complejo del tándem, una perfecta recapitulación de todas sus facetas pasadas y una perfecta via de escape para futuras entregas, reactivando la pregunta si esta maniobra de volver a un tono más agresivo e intimidatorio será una nueva característica de éste presente curso 2013. De momento, intachable obra maestra del trío.

Fran Martínez


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>