Kevin Drumm “Tannenbaum”

kevin drumm

Siguiendo con la nueva tanda editorial de Hospital Productions, encontramos la feliz noticia de la vuelta de Kevin Drumm a su catálogo después de entregar una serie de trabajos que marcaban una nueva orientación en el trabajo del músico de Illinois, al cual le dedicamos una extensa retrospectiva hace un par de meses en la sección “A fondo”. Los dos trabajos más representativos que editó Hospital, fueron en 2008, el imponente “Imperial Distortion”  y 2009 con el más somnoliento “Imperial Horizon” (aunque entre medias hubo una cinta limitada titulada “Malaise” donde repartía con más contundencia), donde mostraba una faceta mucho más centrada en el ambient y el drone. Esta vuelta a Hospital, además sigue con la línea de actividad marcada de Drumm desde el año pasado donde estuvimos atentos a sus diferentes lanzamientos autoeditados o bien el sensacional “Relief” en eMego. Curiosamente, Drumm está volviendo a las dos casas editoriales donde ha entregado sus dos obras maestras como son “Sheer Hellish Miasmah” para el sello alemán e “Imperial Distortion” para el sello de Fernow, y además vuelve en la clave de seguir evolucionando el lenguaje por el que fue reconocido en ambos dos, suponiendo “Relief”  una evolución del ruidismo del primero y éste “Tannenbaum” otra nueva colección de majestuosas estampas de drones gélidos y espectrales.

“Tannenbaum”, sigue engrandeciendo la figura de Kevin Drumm al observar como es capaz de proseguir con su labor editorial de estos últimos tiempos sin necesidad de bajar necesariamente el nivel de calidad e intensidad aparejada a su nombre, más bien todo lo contrario al saber conjugar un abanico de piezas autoeditadas donde experimentar con diferentes técnicas e inquietudes. El disco contiene más de dos horas de música, aunque la primera hora ya nos ocupa con “Night Side” una evolución del mantra nocturno y evasivo de “Imperial Horizon” con su corte “Lay Down and Forget It” donde se acercaba a músicos como Steve Roach y en una entrevista explicó que simplemente era un nueva deconstrucción de música que el grababa para dormir. “Night Side” puede provocar los mismos efectos y extiende la faceta de aquel trabajo liberado de caos y visceralidad en otra pieza donde nos dejamos llevar por su cara más meditativa. Tras este viaje, volvemos a la ventisca y la turbadora estampa de “Winter Ice” y desde sus títulos ya nos hace referencia al paisaje que podemos divisar desde nuestra imaginación, con una pieza que se fragmenta con la misma agonía polar que las de Thomas Köner, el tono campestre que lo emparenta con las deformaciones de Niblock o Lawrence English con “Taurean” conectando con las piezas encerradas en su trabajo “The Kitchen” donde manipulaba el sonido del acordeón; además es capaz de remitirme al Scott Tuma de “Love Songs Loud & Lonely”, Steven R Smith o Stars of The Lid.

Aunque, esta vuelta a Hospital Productions no estaría completa si no estuvieran presentes fragmentos que nos volvieran a traer algo del espíritu de “Imperial Distortion” como “Gradual Extinction” (con la primera parte de “More Blood and Guts” o “Snow”) aunque nos deja una sorpresa con ese rastro melódico de órgano introducido en la parte final del mismo. Hay más contaminación dentro de “Return” donde nos envuelve en una atmósfera contemplativa para ir apretándonos con malsana intención en una interferencia electroacústica que se extiende hasta “Grace” y nos saca definitivamente de la aletargada primera parte del disco hasta sacarnos una sonrisa al verle operando desde el lado doom de Eliane Radigue. La parte final con “Dimming The Gas Light”, nos lo devuelve hacia terrenos fantasmales que conectan perfectamente con los experimentos realizados el año pasado en su trabajo “The Whole House” y añadiéndole nuevos matices que hacen de este “Tannenbaum” un compendio indispensable en su trayectoria por su carácter unificador. Además, otro serio recordatorio de su estado de forma incontesable junto a un nivel de intensidad en todas sus propuestas que rozan lo incomprensible. ¿Qúe debe desayunar este hombre? ¿Miguelitos de hormigón? ¿Piononos de mercurio? Monstruo y maestro.

Fran Martínez



Contenido relacionado:

One Response to Kevin Drumm “Tannenbaum”

  1. tortu says:

    Masterclass

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>