Ecuador 2012: Materia Pop / R&B en UK

El Pop en el Reino Unido, algo básico y según desde qué rasero lo miremos, hasta patrimonio nacional. Pero el género, actitud, ideología, rasgos descriptivos y distintivos del Pop todos sabemos que ya han alcanzado el estado de bien universal aceptado por todos. Aunque su realidad cambia de manera acelerada y en ciertos espectros se ha perdido completamente la noción de la elegancia, en cada país, en cada escena local, en cada círculo de artistas que comparten un mismo punto geográfico o de influencia, podemos encontrar buenos productos orientados al estilismo Pop, ya sea utilizando el Rock como ADN, ya sea basándose en el carisma y atributos Soul, o ya sea inclinándose hacia las partituras electrónicas. Lo mismo da, productos popularmente, mayoritariamente aceptados y asimilados, dotados de fórmulas engrasadas y que pueden digerirse sin pensar demasiado, hay a patadas. Los recursos cambian, las ecuaciones que antes funcionaban se agotan, la búsqueda de la frescura y de un producto consistente pero bien masticado atormentan a buen seguro a muchas de las discográficas y majors que aún resisten el aluvión de independencia creativa. En cada país existe una realidad, en algunos más demoníaca que en otros, ya se sabe, pero al fin y al cabo un ahora que marca la tendencia a seguir por la mayoría y dicta firmemente lo universalmente bien visto en cada época, era, o momento.

En este 2012, posando nuestra vista en un nivel por encima del territorio pseudo-avant-garde del Reino Unido, encontramos una serie de artistas y variables creativas que están ayudando a definir el nuevo arquetipo Pop que más contentos deja a los oídos selectos y a los menos preocupados, una escena de jóvenes en la que la muchachada se siente representada, donde cada uno encuentra su perfil y que actúa como espejo en el que muchos debutantes y futuros artistas se inspirarán, productos que viven a la sombra del premio BBC Sound y en los que encontramos particularidades que poco a poco se van consagrando y explotando. Muchos de ellos no tienen nada en común y a buen seguro no comparten ni siquiera un punto de amistad leve, pero conviven hoy en día en un llamativo caldo de cultivo que es por derecho propio uno de los protagonistas de esta primera mitad de curso. Pero aún más destacable que la ristra de artistas que poco a poco van apareciendo o consagrándose, está la conexión que muchos de estos tienen con la plantilla de jóvenes talentos crecidos en el underground Dance, tales como son Disclosure, Julio Bashmore, Lapalux, L-Vis 1990, George FitzGerald o incluso Om Unit. Ese aspecto concreto, basado en la progresiva unificación del universo puramente artístico con las reglas de producción más actual –en 2011 también tuvimos el ejemplo de Jamie Woon, quizá el activo más importante a tener en cuenta como desencadenante–, aunque se ha repetido durante años en escenarios distintos y tarda en cuajar debido a los caminos paralelos que transitan los dos grupos creativos, es sin duda merecedor de una radiografía breve pero bien resumida y de un lugar en el análisis de este 2012.

Hay vocalistas, cantantes y MCs por todas partes, todos seguramente soñando con un buen contrato o poder vivir de la música. La historia de siempre que tan solo algunos llegan a palpar. En el Reino Unido, la corpulenta estela de Adele ha hecho mucho daño, ya que además de dar esperanza a muchos jóvenes, ha creado un estereotipo de vocalista que comparte la orientación Pop y la garra Soul, una suerte de diva para todos los públicos que nos hace recordar al éxtasis post-Disco y Garage / House que ocurrió en la gran manzana hace unas décadas; allí donde Jocelyn Brown, Marta Wash, Liz Torres o Gwen Guthrie, todas cantantes con años de experiencia y sin las cosas demasiado claras que se vieron arrastradas por la evolución de las técnicas de producción y las tendencias de baile, pero que indirectamente encontraron su razón de ser después de medias glorias recogidas del clímax Disco. Salvando las distancias y sin intención de comparar en exceso, lo que está ocurriendo hoy en día en UK me hace admitir aquello que todos sabemos: la historia está condenada a repetirse. No digo que Disclosure se vayan a convertir en MAW, tampoco que Julio Bashmore sea Larry Levan, y ni mucho menos pienso que SBTRKT sea Todd Terry o yo qué sé, Tee Scott o Tom Moulton, por mencionar algunos. Pero en ciertos aspectos, todo florece de la misma manera que antaño; una vocalista es producida por un emergente talento de la producción que está dispuesto a ensanchar sus miras, luego ese mismo track lo remezclan dos prodigios capaces de convertirlo en un hit sin precedentes. Más tarde, la influencia de ese éxito se extiende y crea tendencia, bla, bla, bla…

Claramente, el primer nombre que destacar y por el que comenzar las conexiones, es Jessie Ware, vocalista de Brixton que auspiciada por SBTRKT en sus inicios y tímidamente apoyada por la fábrica de productos como es Young Turks, consiguió suficiente confianza y decisión para preparar un álbum debut bautizado como “Devotion” que pronto verá la luz. Aunque todos olíamos el talento de una cantante versátil y con algo de personalidad, seguramente no esperábamos este ascenso tan repentino, provocado por las impecables decisiones; un inspirado Julio Bashmore, acompañado de Dave Okumu (The Invisible), produce “Running”highlight de este 2012 dotado de una finura y cadencia casi perfectos y que a continuación se convierte en un arma de destrucción masiva firmada por Disclosure. El mismo buen sabor de boca deja el segundo single, “110%”, también producido por Bashmore y utilizando de manera soberbia el half-tempo y tímidamente residuos Bass-etéreos y cajas de ritmos vintage. Todo perfectamente engrasado en las instalaciones que la RBMA dejó en Londres y decorado por dos vistosos videoclips de la diseñadora Kate Moross. Hay un factor clave para el éxito de esta propuesta, fuera del talento de la vocalista, del productor y de la armonía que parecen haber encontrado en estos dos singles, y no es otro que el buen gusto.

Este trabajo debut lo albergará PMR Records, plataforma joven fundada por los hermanos Ben y Daniel Parmar que hace un año ya nos descubrió a Javeon McCarthy y casi destruyó la carrera de L-Vis 1990, capo de Night Slugs que ha sabido reconducirse rápidamente y haciendo como si nada hubiera pasado, ni siquiera ese horrible álbum debut fuera de su jurisdicción (nadie sabe qué pasó ahí, así que más vale olvidarlo). PMR da un golpe sobre la mesa con la edición de este larga duración protagonizado por Jessie Ware, aunque parece no basar sus posibilidades de éxito únicamente en la londinense; nuevos productos como Two Inch Punch, quién ha comenzado como sofisticado maximalista pero que no tardará en producir singles a otros cantantes como lo está haciendo Julio y el mencionado Javeon, talento de Bristol con gran carisma y determinación que intenta hacerse un sitio como el Jessie Ware masculino. Ya sorprendió con su potencia y atributos Soul-afectados en “Love Without A Heart” pero también y por contra, colaboró poderosamente en la debacle de L-Vis 1990. El estallido y grueso de miradas han llegado con “Precious”, fantástico primer single de su próximo debut en largo que de nuevo sigue las mismas premisas tratadas antes; patrón Bass-residual perfumado de las técnicas que ahora mejor cotizan pero tratadas con algo de razón de ser y saber hacer.

Ese patrón dominado por el buen gusto, como todo en el terreno artístico, puede rastrearse a través de influencias y referencias hasta llegar a su origen real. Por supuesto no recularemos hasta la llegada de Gilles Peterson, Norman Jay, el Acid Jazz o Talkin’ Loud, última etapa gloriosa del Pop de ramalazo Soul que ha vivido el Reino Unido, o al menos la que más parámetros comparte con la actualidad (Omar, Young Disciples, Incognito, Urban Species y a partir de ahí la llegada de MJ Cole, 4Hero, Roni Size, etc…) para explicar de donde beben (algunos directa, otros indirectamente) estas nuevas manifestaciones, aunque es bueno dejarlo claro aunque sea por un momento. Posiblemente no me equivoque tachando de nueva Talkin’ Loud a Eglo Records, plataforma exquisitamente gestionada por Alex Nut y Floating Points, dos cerebros que fueron los primeros en apostar por una excelente vocalista como es Fatima, primero acompañada por Dam-Funk y otros, pero más tarde embellecida por las insuperables dotes y sentido musical de Samuel Shepherd. Aunque la consagración de la cantante sueca residente en Londres tuvo lugar en 2011, este año Eglo también ha dejado caer una interesante dosis de su carisma y evolución ideológica como sello. La fascinante colaboración del irlandés Krystal Klear –estandarte de la esencia Disco/Boogie triturada por los procesos Bass y House-primitivos– con el vocalista norteamericano Olivier Daysoul en “Never Thought You Would Go” es por derecho propio uno de los más excelsos singles del año. De nuevo las dotes de un newcomer del círculo electrónico se dirigen a decorar una presencia vocal con sabor añejo, impregnando la producción de esa esencia y 80′s-feel

En este sentido, no hay semana que no descubramos un nuevo artista o vocalista inglesa con generosas virtudes para triunfar; encontramos por ejemplo a la joven Py, quién consiguió llamar la atención ante su primera mixtape, “Tripping On Wisdom”, apareciendo en calidad de invitada en una de las más recientes manifestaciones de Throwing Snow, más tarde contando con el House-wizard George FitzGerald para su single “Lungs” y después confirmando su deseo de convertirse en unas de las voces del momento UK-Dance contando para más tracks con la producción de Damu, Breton o Raffertie. Nos acordamos de Terri Walker o más recientemente fijamos la mirada en Tamara Blessa –protagonista del single más “comercialmente” dirigido de Om Unit hasta la fecha, “Dark Sunrise”– y en Ria Ritchie, voz dominante del enésimo éxito fabricado por Disclosure, “Control”. Todas comparten el mismo patrón común y la misma estética, todas ellas sin excepción tienen su vista posada en el “underground” House/Bass/Dance local, desde hace unos años el núcleo de la escena electrónica internacional. Vamos, que es lógica. Y muchos en este punto se darán cuenta que uno de los nombres más repetidos de este artículo es el de Disclosure, verdad?

Pasa algo realmente inusual con la pareja de hermanos más famosa de UK en estos momentos; Howard y Guy Lawrence comenzaron con 16 y 18 años respectivamente, representando una propuesta más dentro del entorno post-Bass afectado por el House y la tradición hardcore-continuum, además de la estela Burial / R&S / James Blake, aunque apoderándose de muchísimas miradas y atención ya desde el primer momento debido a su juventud y regularidad. En menos de un año y con un par de EPs en el mercado, ya son señalados como los arquitectos de una estética Club que conjuga la convivencia en los primeros puestos de ventas, la basta presencia en la BBC y la retroalimentación con el mercado Pop. La historia ha pegado un acelerón considerable y aunque se huele cierta intención explotadora por parte de la industria británica, los chavales siguen sin vacilar, sin flaquear, hit tras hit, éxito tras éxito y sumando más y más fans en sus casilleros por el camino. Ahora mismo representan un nuevo estamento de la evolución Pop en el Reino Unido, como lo fue en su día Adele o Katy B: la pareja llegada del primer subterráneo y que asciende incorporando unos elementos de producción frescos e innovadores al material que va dirigido a la masa, unos recursos que anteriormente han despertado la pasión del público más especializado (y provoca a su vez la llegada de clones, como en este caso podrían ser Bondax). También, la misma película de siempre.

Pero no todo el mercado mayoritario se mueve o se interesa únicamente por este arquetipo Dance/Pop, existen y también venidas del Reino Unido, nuevas opciones y reciclajes a partir de roles clásicos que también son dignos de ser nombrados en este repaso. Esencialmente y aunque existen muchos más, debemos nombrar a dos artistas: Michael Kiwanuka y Lianne La Havas. Ambos se alejan del espectro Pop, aunque son productos perfectamente engrasados igualmente; el primero fue el galardonado con el premio BBC Sound of 2012 y ya desde la aparición de “Tell Me A Tale” se podía leer o predecir su futuro (de acompañar a Adele en tour, a un contrato con Polydor y la producción de Paul Butler en su primer álbum, “Home Again”, un, aunque vacío, bellísimo comunicado al pasado y calidez del Soul barroco de aires sureños, siendo acertadamente comparado por ello con Bill Withers, Terry Callier o Willie Wright), la segunda tiene en este curso su momento de erupción, con su álbum debut “Is Your Love Big Enough?” en el mercado y finalmente editado por Warner, esperando su lógica nominación para el BBC Sound 2013. La Havas, aunque sin ser un producto innovador, ha sabido conjugar bien su esencia Folk/Soul, su imagen de rasgos jamaicanos (por parte de madre) y condición de multi-instrumentalista con los coqueteos con la escena electrónica (a base de remixes, el más famoso entregado por el beat-científico de Essex Lapalux) y ese objetivo de representar una nueva e higienizada imagen del perfil Esperanza Spalding.

Combinando la respiración puramente Soul-orientada con la oxigenada regeneración Pop a partir de los valores electrónicos, tenemos como resultado al híbrido Sampha, un artista excepcional que se está tomando muy tranquilamente su llegada al necesario larga duración que le consagre como una de las voces británicas más excitantes. Comenzó a la vera de SBTRKT, del que ya es casi oficialmente el 50% del proyecto, aunque no tardó en recibir un contrato de Young Turks, en teoría la plataforma que albergará su álbum, trabajo donde encontraremos (espero) la magistral demo “Indecision”, una composición estremecedora basada en un apasionado y melodramático cara a cara con el piano clásico y que hace vaticinar que el futuro rey ya tiene reservado su trono. Otro activo muy en la onda Sampha aunque con suficientes herramientas para considerarse único es Kwes, el sinestésico, productor y multi-instrumentista londinense nacido a la vera de Micachu y que en este 2012 ha sido fichado por Warp como solista y ha anunciado que adaptará varias óperas de Puccini. En Kwes encontramos a un talento genuino poco visto en la actualidad; su sonido, influenciado por el ramalazo chillwave del tipo Toro Y Moi y la orgánica naturaleza del Soul psicodélico más experimental, nos hacen pensar claramente en un Shuggie Otis de nuestro tiempo. Aunque “Meantime EP” –primera contribución al catálogo de Warp después de titubear con Young Turks– no ha calado tan fuerte como se podía esperar, nadie puede dudar que Kwes es uno de los productos más excitantes venidos de UK hoy por hoy. Además, nos sirve para nombrar a otro valor muy cercano a su radio de acción como es Ghostpoet, otro nuevo arquetipo Pop-orientado nacido de las entrañas del Reino Unido y que este año anunciaba su fichaje por PIAS.

Pero si mencionamos a Ghostpoet, aunque sea de refilón e irremediablemente, debemos volver a mencionar al gurú Peterson, que en su rol de comandante de Brownswood Recordings también está contribuyendo a esta nueva realidad Pop. Si nos fijamos en el catálogo del sello este año, un nombre destaca por encima de otros, lamentablemente; es Gang Colours, proyecto detrás del que se esconde Will Ozanne y que resulta la más exquisita combinación de la onda expansiva Mount Kimbie con delicadas armonías vocales, sentidas interpretaciones y texturas muy logradas. Si barajamos los muchos clones o copias que James Blake ha creado sin quererlo, Gang Colours podría ser sin duda la más bien llevada, la menos exagerada en cuanto a exactitud y la más convincente. El repaso no acaba aquí aunque lo haya parecido, aún nos quedan dos protagonistas que valorar. El primero de ellos es The Invisible, trío liderado por el mencionado Dave Okumu y que acaba de lanzar su segundo largo al mercado, “Rispah”, abanderados por Ninja Tune y donde destaca un single, “Wings”, arquetipo del Pop explorador y expansivo, demasiado en deuda con Radiohead pero con síntomas de clara evolución y amplitud de miras. El reciente remix que Floating Points ha regalado a ese mencionado single, no hace más que darnos más pruebas de la estrecha conexión que el ámbito Club y el mercado Pop están cultivando.

El último pasaje no es Toddla T, tranquilos. Está obviamente reservado a Tri Angle Records y su más impredecible incorporación de este 2012, AlunaGeorge. Con ellos, la pareja formada por  Aluna Francis y George Reid, tenemos que volver a referirnos a la realidad actual del R&B. Con el léxico casi plenamente regenerado gracias a Frank Ocean, The Weeknd, Miguel y otros, sellos que basan parte de su influencia en esta disciplina –como es el controlado por el lince Robin Carolan–, cada vez se arriesgan más con productos híbridos como el propuesto en el hit absoluto “You Know You Like It”, dotado de una voz fresca y reconocible, con un decorado instrumental tóxico a la par que atractivo y minimalista, a partes iguales infectado por la estética beat-abstracta más dreamy y la influencia Pop sueca de jj, con ese bassline corpulento que hace las veces de columna vertebral. Después de este repaso, queda más que claro que una nueva realidad Pop / R&B se está consagrando en el Reino Unido, beneficiándose de una increíble cosecha de variados talentos que llevan aflorando desde hace años por aquellas tierras.

Frankie Pizá


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>