FOCUS: Lovers Rock

Quizá podría definirse como una lógica y correcta continuación del Rocksteady, en muchos aspectos lo es, pero sería caer en el simplismo. El llamado Lovers Rock lleva más información en sus entrañas, más historia también…una historia que cuenta una pequeña gran victoria, un pequeño gran corte de mangas a las mentalidades coloniales, una gran mostrada de trasero a la mentalidad fascista y racista que pese a todo su impresionante poder represivo y potente maquinaria manipuladora no ha podido evitar que la cultura afro-caribeña se encuentre por todos lados, en muchos casos incluyendo los dormitorios de sus hijitos e hijitas. Así es, imagino que quienes ponían aquellos carteles de “No se admiten perros, ni negros, ni irlandeses” no les hará ni pizca de gracia ver como se ha ido desarroyando la cultura popular en estas décadas, con todo lleno de culos negros y blancos, juntos…, y revueltos.

Esos carteles eran la bienvenida que se encontraba en 1948 la denominada “Windrush generation”, el Empire Windrush es el nombre de la embarcación que transportó ese año al primer grupo de inmigrantes de Jamaica al Reino Unido después de la Segunda Guerra Mundial, un hecho que cambiarían definitivamente la historia de Inglaterra, los nuevos habitantes de origen caribeño amenazarían a formar parte activa de la sociedad británica y cambiarían para siempre muchos aspectos de la vida inglesa. De este modo quienes llegaron a bordo del Windrush y sus descendientes cambiaron la concepción de lo que significaba ser inglés y una de las cosas que han jugado y juegan un papel realmente importante en este proceso es la música.

Durante las siguientes décadas comenzó el desarrollo cultural de la Inglaterra Negra, una identidad y una cultura que ya desde los 60 era admitida entre la población blanca, si bien es cierto que durante los 50 ya había clubs a los que asistían blancos que programaban bandas formadas por población de procedencia Afro-Carbeña donde se escuchaba principalmente High Life de Ghana y Nigeria junto con Calypso y Mento, fue en los 60 cuando la cosa tomó más importancia en la rutina del ocio popular, en concreto fué la llegada del Ska la que causó mayor impacto en la escena musical. Además de la creciente demanda de material facturado en Jamaica comenzó a ser importante la cantidad de producción inglesa, producción que en ocasiones trataba de adaptar las grabaciones de los estudios de Kingston a veces demasiado toscas o crudas para el consumo europeo.

Personalmente soy de la opinión de que un factor muy importante en este desarrollo es el entorno, algo en común no solo con la cultura de los Sound Systems de Jamaica, sino también algo muy similar a la transmisión generacional de la tradición musical en los barrios Afro-latinos de EEUU, lo que se llaman “Blues Dance”, algo muy similar al concepto “BBQ” en territorio americano, o las “House Parties” este último término quizá sea el más acertado ya que es común en ambos lugares. Un entorno familiar donde se podía escuchar la música que pasaba de padres a hijos, allí de niño podías escuchar los discos de Ska de tus progenitores y seguir desarrollando el concepto durante tu vida de una forma muy natural.

Y eso fue lo que paso, hacia mediados de los 70 la creación musical de Jamaica ya había alcanzado una madurez extrema, se encontraba en su mayor nivel creativo, esto es algo indiscutible por mucho que pueda parecer un ejercicio de nostalgia o por poco que guste a determinados sectores con predilección por el sonido de la anterior década. Además se habia instalado de manera predominante las letras de contenido militante afrocentrista, de critica social y reivindicación de la fe Ratafari. Aun así no toda la sociedad negra se sentía plenamente identificada con los mensajes de vuelta a África, no quiere decir esto que no existiera consciencia negra, en absoluto, simplemente la realidad que vivían los descendientes de aquellos que llegaron años atrás era otra, eran una generación nacida en Inglaterra y estaban preocupados por solventar su situación allí, mientras sentían la identidad afro-caribeña también eran ingleses e inglesas, pero a la vez sufrían el rechazo de buena parte de la sociedad a la que pertenecían, a la que contribuían día a día con su trabajo pero que no se les permitia disfrutar de igual manera que a los demás. Es en esta situación cotidiana donde creció el sonido Lovers Rock.

Igual que otros lenguajes procedentes del ámbito underground el Lovers Rock ha nutrido al mainstream Pop-Rock, entre sus deudores están The Police, Sade, Culture Club…y principalmente UB 40, que han utilizado la formula con el jugoso resultado comercial que todos conocemos. El paralelismo con el Rocksteady que mencionaba al inicio de este texto se encuentra principalmente en el punto de mira que inspirarían ambos estilos, el Soul americano. En el caso del Lovers Rock sirvió de inspiración en la búsqueda de una alternativa al Reggae de contenido político, por ejemplo no es difícil entrever una predilección por las fantásticas producciones de Gamble and Huff en Philadelfia, melodías que junto con una desarrollo nuevo y muy singular de los riddims darían como fruto el sonido se ha conocido como el primer “Black British Pop Style”.

Igual que en Jamaica, en los barrios londinenses la evolución de la música gravita alrededor de la escena de Sound Systems, las producciones varían en función de las exigencias de este ámbito y están hechas para sonar en los potentes equipos con especial énfasis en los graves, un importante matiz que esta presente en toda producción orientada a los clubs, la “Bass Culture” hace tiempo que cruzó las fronteras del Reggae, hoy más que nunca es un hecho, no es la radio donde se promocionan o presentan los nuevos lanzamientos, es directamente en el baile donde se pone a prueba la eficacia y es también aquí donde se empezó a desarrollar el estilo Lovers, en un ámbito donde como ya ha pasado otras veces es el público femenino el que tiene gran peso en el cambio, nos podemos remitir por ejemplo al primer Speed Garage y posterior 2-step como una vuelta a las formulas Soulful al estilo NY tras en embrutecimiento caótico del Jungle tras asentarse como Drum & Bass…, así hacia mediados de los 70 se empezaron a prensar versiones de temas de contenido romántico de Motown o de Philly Soul con jovencisimas cantantes, Louisa Mark tan solo contaba con 14 años cuando registró “Caught You In A Lie” con Dennis Bovell para el sound de Lloyd Coxsone.

Esta formula empezó a tomar una forma más definida cuando Dennis Harris, un inmigrante Jamaicano puso en marcha el estudio de grabación en el que amenazarían a trabajar como equipo de la casa nada más y nada menos que Dennis Bovell y el guitarrista John Kpiaye, aunque en un principio Bovell era el que empuñaba las 6 cuerdas fue el propio Harris el que con el mejor tacto posible aconsejó a Bovell que lo suyo era el bajo y que mejor se olvidara de la guitarra, el tiempo nos ha demostrado que estaba en lo cierto, las lineas del integrante de Matumbi son parte esencial de la discografia de Linton Kwesi Johnson quien también ha contado desde los 70 con Kpiaye en su banda. Mad Professor no duda al expresar el carácter visionario en la manera de producir de Dennis Harris, sacando de aquellas voces adolescentes material con consistencia suficiente para competir con la importación constante de material jamaicano. Así medio en broma, al salir del instituto jovencitas como Elisabeth “TT” Ross, Cassandra o el trio vocal Brown Sugar, el cual incluía a Caron Wheeler años después famosa por ser integrante de la Soul II Soul Posse, suya es la voz del hit Back To Life, ponian sus voces sobre los riddims emulando a sus admiradas Supremes y demás estrellas americanas.

Cosas de la vida, buscando la imagen corporativa que diese forma a lo que estaban creando, se decidieron por un rudimentario dibujo de un corazón atravesado por una flecha coronado por un “Lover’s Rock” nombre extraído de la cara B de un single de Augustus Pablo que sonaba mucho en los bailes, versión Dub del Lover’s Mood incluido en su primer LP, por aquel entonces Pablo no había creado el universo Rockers International y grababa para Clive Chin y Leonard “Santic” Chin, quien poco después abría estudio en el East Side de Londres y se uniría a la escena Lovers junto a Bert “Ital” Campbell, dejando el registro Roots y encajando rápidamente éxitos de la cantante Carroll Thompson con su “I’m So Sorry” y Trevor Walters con “Love Me Tonight”.

Pero el camino para estos hits, registrados ya a comienzos de los 80, había sido abierto unos dos años antes con el suceso que marcaría un antes y un después, el verano de 1979 otra jovencita llamada Janet Kay con un registro que recordaba a Minnie Ripperton grababa un tema arreglado por Dennis Bovell que escalaría hasta el 2º puesto de las listas inglesas, algo nunca alcanzado hasta la fecha por una mujer negra inglesa, distribuido por una subsidiaria de Warner incluia revolucionario un patrón rítmico de Angus Gaye integrante de Aswad. Janet cuenta en el documental “The Story os Lover’s Rock” como nadie se esperaba algo semejante, ese verano ella estaba de vacaciones y recibió una llamada de su madre que insistente le pedía que regresara de inmediato a lo que accedió sin entender nada hasta que se encontró con la sorpresa de ver su nombre en el las listas. Retomando las conexiones con el Rocksteady, Janet Kay llegó a acompañar a Alton Ellis en una revisión del himno “I’m Still In Love”.

Si esto significaba el inicio del género ya plenamente formado y expuesto ante el gran público, lo siguiente fue el reconocimiento, la aceptación y asimilación del sonido en Jamaica, algo casi tan complejo o más que la escalada en las listas de UK, la temática romántica siempre había ocupado una buena parte de los lanzamientos de la isla, pero artistas como John Holt, Gregory Isaacs, Freddie McGregor, Sugar Minott e incluso Dennis Brown adoptaron la concepción sedosa y ultra-mellow llegada de UK para ofrecer su respuesta en forma de Jamaican Lovers Rock.

En algunos casos como Sugar MInott, Johnny Osbourne y Gregory Isaacs giraron rotundamente sus miradas a la escena inglesa y han consagrado sus carreras ligados a la temática del romance. Siguiendo en territorio del South London en el transcurso de el inicio de los 80,a los existentes sellos como Lover’s Rock, que dio forma al invento o Arawak, Santic del citado productor Santic Chin…, se unían otras firmas de peso como Ariwa y Fashion. Ariwa con el imprescindible Neil Fraser, el profesor chiflado que sentó las bases y desarrolló buena parte de las reglas del juego que han utilizado los productores y DJs de la fructífera UK clubland y que han encontrado el territorio común “Bass”. Entre toda esa jungla de efectos y fantásticas marcianadas con el exceso como bandera en total armonía con el universo Scratch Perry, dio luz a una elegante producción que le ha proporcionado exitos notables como la versión del “Country Living” con Sandra Cross que vendió mil copias en los dos primeros días que vio la luz.

Además de tener en nómina a una considerable plantilla de destacadas gargantas los ha mantenido en activo hasta los 90 algo que pudimos disfrutar en repetidas ocasiones cuando la promoción de conciertos de Reggae experimentó un considerable auge en territorio español, se darian unas cuantas oportunidades de disfrutar de los completisimos espectáculos de Ariwa con los Robotiks como backing band en compañia de figuras de auténtico lujo, leyendas de la música jamaicana que Fraser había agrupado en su sello en algunos casos rescatados del olvido tras la consolidación del slackness que desplazó al Roots en busca del cobijo de los crecientes entusiastas europeos, junto a Rico Rodriguez, Alton Ellis, Yabby You o U Roy actuaban artistas no tan conocidos por nosotros pero ya consagrados en la escena Lovers y que ahora formaban parte de Ariwa, por ejemplo la integrante de las Brown Sugar Carol Simms tras disolverse el trio a mediados de los 80 grabó 3 discos en solitario con el alias de Kofi con bastante éxito incluyendo acertadas revisiones de algunos temas de la epoca Brown Sugar como “I’m In Love With A Dreadlocks” en compañía del gran defensor del conscious Ragga Macka B. Otros nombres que firmarian hits serian Lorna G, o John McLean y en 1992 Mad Professor giro el timón de Ariwa al no ver suficiente sentido a la continuación del género.

Fashion seria la otra firma con consistencia que apareció en escena en el verano de 1980, también con estudio propio y vinculada a la tienda Dub Vendor, institución de la distribución y promoción de la música jamaicana que aunque continúe con su actividad online cerró las puertas de su tienda física al comienzo de 2008. Sus propietarios John MacGillivray y Chris Lane, otro gran conocedor del Ska y el Reggae que con tan solo 17 años ya firmaba su propia columna en la revista Blues&Soul, comenzaron con un nº1 en los Reggae Charts para su primera referencia titulada “Let´s Dub It Up” esta vez con una voz masculina, Dee Sharp quien después de repetir exito en Fashion con “Swing and Dine” se enrolaría en la escena Brit Funk junto al grupo Buzzz. Los estudios estaban en los sótanos de Dub Vendor, en principio simplemente como un extra al servicio de prensaje de Dub Plates del que se que ocupaba Lane y se movían entre la emergente escena inglesa de MCs de la época con artistas como Pato Banton, Tippa Irie, Smiley Culture….junto a personajes vinculados al meneo de los sound systems por allí también era habitual Maxie Priest, con la actividad en aumento contrataron a Gussie P como técnico y a la vez que registraban nuevos fichajes Lovers como Winsome, Michael Gordon o Nerious Joseph, se ocuparían de crear algunos de los más celebrados hits de rimadores locales como el “Cockney Translation” de Smiley Culture a lo que se añaden cortes con diferentes artistas consagrados de Jamaica como Joseph Cotton, Glen Brown, Frankie Paul o Augustus Pablo.

1988 trajo la apertura de estudio nuevo duplicando medios y trabajando también con los Penthouse studios de Jamaica entrando con mucha fuerza en los 90, época de importantes cambios para el Reggae, esta claro que si en ese momento contaban con Sanchez o Cutty Ranks eran parte activa de esos cambios, y de otros en principio ajenas a ellos, en el hiperactivo momento hacia su aparición el Jungle con lo que ello significa, en esos primeros pasos los junglistas sampleaban en su mayoria registros Reggae y Fashion fue quien ofrecía las mejores muestras a los productores de aquella locura que tan rápido muto y se multiplico en diferentes clones a cada cual mas demente pero que siguió pillando prestado del catálogo de Fashion, el hit UK Garage “Rip Groove” de Double 99 les debe la parte vocal.

Actualmente Fashion esta en proceso de relanzamiento de su catalogo en formato digital, un material inflamable a día de hoy que la nueva perspectiva temporal nos permite valorar con más claridad lo importantes que fueron los cambios que pasaron a toda velocidad por delante de nuestras narices. La sacudida cultural de los 90 no dejó a nadie exento de la onda expansiva y la escena del Lovers Rock tampoco fue excepción. Aunque algunos artistas seguían logrando la atención del respetable y disfrutarían de éxito el conjunto de la escena perdió vigor, los registros digitales en la producción estaban en todos los riddims y ya se había difuminado demasiado la linea que separaba la producción de artistas jamaicanos e ingleses, de hecho es un punto en el que muchos nos hemos perdido al desaparecer el sendero, y aunque ya quizá es otro tema de debate, es aquí donde florecen esos debates eternos sobre esa confusión que hace complicado situar o no en el saco del Lovers Rock las producciones con textos sobre romance. No olvidemos que las canciones sobre las relaciones afectivas ya tenían gran peso en el Reggae y que en contra de lo que pueda parecer…, no solo con ese ingrediente se obtenía la formula Lovers Rock.

Ishmael Sustraivibez 


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>