FOCUS: Ángeles mutantes

Podríamos retomarlo donde se quedó FOCUS: Vogue / Ballroom, planteando la extensa, extravagante y excitante historia de la Ball Culture como quizá el más verídico germen del ascenso de la Club Music en la gran manzana y, a partir de ahí, expandiéndose a todo el mundo. Una mágica historia que hasta hace pocos años se había mantenido sumergida gracias a una densa capa de brillantes DJs y primeras personalidades, quienes indirectamente habían desviado la atención del oyente y espectador, ocultando en cierta manera la naturaleza real del movimiento. En aquel artículo se analizaba la creación y madurez de la Ball Culture desde la Harlem Renaissance, pasando por las primeras casas, torneos y estandartes, circulando de manera panorámica por los problemas y calidad de vida que acechaban aquellos tiempos y que provocaron una reunión masiva de seres con la misma condición sexual, el mismo status social y el mismo espíritu. Conocíamos la influencia de esta escena en la industria discográfica y la moda, pasando por “Paris Is Burning” o la aparición del voguing, además de teorizar sin demasiado arrojo y basándonos en pruebas palpables cómo dicha estela se ha ido ensanchando y acomodándose a nuestros días a través de mutaciones, híbridos, detalles sonoros y protagonistas que intentan renovar o revitalizar el espíritu de este “movimiento”.

En aquel artículo, yo mismo entonaba este párrafo; “Imaginemos el escenario; las calles de NY en la húmeda y fría madrugada, múltiples razas confluyendo entre sí a través de balls, fiestas privadas o block parties, compartiendo caldo de cultivo y enlazando objetivos ideológicos, morales o vitales. Bailando, liberándose de la opresión de un sistema que los disminuía socialmente y todos los aspectos de las culturas creando un cúmulo de visionados infinitos; cómo la influencia del Voguing y las balls se extendió dentro de los Clubs como el Garage, cómo un joven de la ciudad podía alimentarse de duelos de MCs, breakdancers, expresarse mediante el bombardeo en trenes o el metro, cómo un gay podía encontrar su vía de escape en las casas o en los rituales drag. Sobre todo, cómo todo aquello, unido, corresponde con una de las épocas más excitantes de la historia, irremediablemente clave para el desarrollo de la sociedad moderna.” Porque debemos ser respetuosos con la historia y valorar a la gran manzana como uno de los escenarios capitales en los que se ha conformado la panorámica que todos tenemos de la historia de la música de Club o casi todas las corrientes estilísticas que predominan en nuestros días. Con esto, lo único que quisiera dejar claro es que New York tiene un largo currículum de rebeldía cultural y creatividad musical, una extraña facilidad dentro de su ADN para acaparar la atención y reunir caldos de cultivo ultra-influyentes. Quizá una coincidencia que simplemente sería provocada por el magnetismo de una ciudad modelo, una capital del mundo en la que todo es posible. Pero los datos están ahí y son demostrables; muchos de los cambios, evoluciones artísticas y aniquilación de tópicos (en ocasiones, creados y ensalzados dentro de las mismas paredes de la ciudad), apuntan a NYC.

Seguro que no hace falta que digamos o enumeremos las veces que un núcleo creativo ha tenido como principal invitado a las calles de la selva urbana neoyorkina, así que dejaremos por un momento ese tema. Centrémonos por un momento en lo que decía de que “en ocasiones, concretamente en la actualidad, la misma New York está derribando unos muros que ella misma se encargó de financiar o de cimentar.” Hablamos claramente de la cultura Hip Hop, quizá no en sus inicios pero sí en su etapa de crecimiento más fuerte, allí donde comenzaron a aparecer unos estereotipos, unas reglas moralmente arcaicas, unas normas virtuales no escritas pero que casi la totalidad de la industria ha conseguido aprender casi como una conciencia colectiva. Me refiero a la homofobia, el machismo y la condición arquetípica del MC, en algunos sectores concebido y entendido como un carisma limitado y feroz, agresivo e intelectualmente eficaz. Varios sectores de personalidad muy pronunciada y clásica, como son el strictly hardcore, con base de operaciones atemporal en New York, tiene la extendida manía de criticar, omitir o inclusive descatalogar cualquier comportamiento cercano a la ambigüedad sexual, además de relegar a un segundo plano o criminalizar al rapero o artista que defienda una apertura de miras que resultaría claramente más inteligente. Ese hecho está ahí, la homofobia es una temática tan recurrente en el Hip Hop como lo fueron las armas, el dinero, las drogas, los coches o las mujeres. Hay círculos que lo toman más enserio y son fieles a sus células –nada criticable mientras todo pueda convivir en armonía–, mientras que otros comienzan a mostrarse más concienzudamente libres y tranquilos con cualquier tipo de inclinación. En este punto del artículo, se recomienda visualizar (a poder ser al completo), el documental de Byron Hurt “Hip Hop: Beyond Beats & Rhymes”.

Así como nadie sabría decir o señalar dónde se encuentra el principio de tales “normativas” o actitudes, tampoco podríamos concretar cómo este aspecto tan primitivo a la vista de nuestros días se comienza poco a poco a difuminar debido a la normalización y aceptación, incluso debido a la globalización y una –virtual, aunque eso sería otro debate– consecución de la igualdad de derechos para todos los seres humanos. Quizá y como se ha apuntado en ocasiones, la basta extensión de la industria Hip Hop y su alineación y confluencia con otros sectores artísticos –moda, televisión, espectáculos–, ha acabado por neutralizar o tranquilizar una mentalidad que en algunos jóvenes MCs llega de fábrica. Diseñadores y top models amantes del Hip Hop, MCs igualmente obsesionados con las tendencias y complementos, la reunión de personalidades de ambos mundos en ambientes comunes, las redes sociales, la comunicación cada vez más ejercitada entre sectores podría ser claramente uno de los puntos fuertes de este cambio. Famosas, clarividentes y muy influyentes han sido y serán las declaraciones –para algunos precipitadas, para otros ensayadas, para otros motivo de exclusión– de la cabeza caliente de Harlem, A$AP Rocky para Pitchfork; “I used to be homophobic, but that’s fucked up. I had to look in the mirror and say, “All the designers I’m wearing are gay.” I hear stories about all these industry motherfuckers who are gay, and I don’t know if it’s true or not, but that shit don’t matter. It’s so immature.” O mejor, las que dedicó a Spinner y de las que ya hicimos referencia en la web; “I don’t give a f— about your business. Man, if you’re gay we can be friends. If you’re straight, we can be friends…I really don’t give a fuck and I don’t think anyone should care about what another man’s preference is…As long as you’re a great person and, y’know, you don’t bother me and make me uncomfortable, then let’s be friends, dude. [Hip-hop] needs to stop being so close-minded because that will just cause the genre to fail. Look at pop. Pop doesn’t discriminate against people. Look at Lady Gaga, y’know what I mean? Who the fuck makes the rules for hip-hop? Who the fuck dictates who’s cool and who’s not?

Aunque ni ha sido el primero ni será el último, sin duda las frases públicas del pretty flacko han dado la vuelta al mundo, levantando muchas ampollas entre los sectores underground y provocando la admiración de otros muchos, representando en cualquier caso lo exponencial del cambio que estamos viviendo en la actualidad. A raíz o no de esta clase de sucesos evolutivos –A$AP como un ejemplo–, la atención poco a poco ha ido casi de manera inconsciente dirigiéndose a diversos círculos que, aunque residuales o todavía poco emancipados, representan una de las primeras manifestaciones de la ruptura de los convencionalismos y dictados arcaicos dentro del Hip Hop. Es en la misma New York donde acudimos al germen o principio de una nueva ola de Hip Hop/Rap gay, un caldo de cultivo que bebe de la estela victoriosa de la cultura Ballroom y se funde libremente con otros géneros y escenas que también residen en la gran ciudad. Aunque advierto: la documentación y los datos de este movimientos son todavía tan vagos y difuminados, que no deberíamos señalar con total veracidad que el comienzo de este “levantamiento” liberal esté situado únicamente en New York. Pensemos y sinteticemos; la comunidad gay y transexual está asimilada, aceptada y asentada en casi todo el mundo, el Hip Hop es más que un género musical conocido en todas partes, por tanto la suma de elementos nos daría infinitas posibilidades de que esta historia haya tenido un homónimo en otro escenario o lugar próximo o muy alejado de New York. Pero es inevitable no acabar centrándose en la película con más y más documentados protagonistas tiene en el mercado en estos momentos, la que no es otra que el NYC queer Rap –queer es un término que serviría para etiquetar algo como “extraño” o, en este caso, un explícito y despectivo sinónimo de maricón–.

Lo cierto es que el género Hip Hop está viviendo una atractiva etapa dentro de su escenario originario; en New York y como ya sabrás, Queens, la Smart Crew y nombres como los de Meyhem Lauren, Action Bronson o Roc Marciano mantienen su hegemonía como nombres más respetados y clásicos, vivimos un renacimiento de la estética horrorcore Mr. Muthafuckin’ eXquire-mediante, El-P vuelve a la actividad este mismo año pero el movimiento A$AP Mob y la jovencísima Azealia Banks –su suerte de revival Hip-House y sus escarceos como nueva diva de algunos diseñadores y fotógrafos– se llevan prácticamente todas las miradas. Aún así y si conseguimos mirar un poco más profundo, encontraremos una serie de nombres –MCs, artistas, artistas de performance, productores, selectores, DJs– muy ligados a esta escena emergente en la que el Rap está surgiendo como un instrumento infalible para derribar convencionalismos y reclamar la atención progresiva de todos los medios especializados. No me extrañaría que dentro de unos meses o años, el propio cabecilla o pieza más visible de esta nueva generación de MCs gays multidisciplinares, Mykki Blanco, adquiriera fama internacional y categoría de modelo a seguir por otros muchos jóvenes de su condición o únicamente sensibilizados con su ideología. Puntualizado esto y valorados los puntos clave de la relevancia de esta comunidad y su aumento de popularidad, pasamos a conocer y señalizar a algunos protagonistas, por supuesto no su totalidad, simplemente los más importantes y que más visitas, descargas, miradas despiertan en este primera edad del NYC queer Rap.

Mykki Blanco

La atracción de la prensa o el público hacia este movimiento nace prácticamente con él. Actualmente tiene 24 años, viene de un hogar monoparental donde se le conoce como Michael David Quattlebaum Jr. y él mismo se define como un “cross dressing poet extraordinaire.” Su rol o personaje como Mykki Blanco nace en 2010 como un vehículo “infectado de buen humor” en el que los objetivos son romper los estereotipos con los que Michael ha convivido durante toda su vida, pero hacerlo desde el diálogo y desde un punto siempre artístico, evitando confrontaciones y utilizando la palabra por encima de todo. Poeta ácido donde los haya, complementa su gusto por el travestismo con su aparición en campañas publicitarias ideadas por Terry Richardson –Happy Socks–, sus apariciones visuales y speeches callejeros poniéndose en el papel de una teen-female-rapper o la lectura de poemas en la galería OHWOW, institución ligada al artista y que publica su primer libro de viscerales creaciones literarias, titulado “From the Silence of Duchamp to the Noise of Boys”, desde el que critica con un punto de rebeldía la sociedad actual y sus tópicos, además de centrarse en aspectos autobiográficos y experiencias propias. Famoso es su documento “Cosmic Angel”, un mini reportaje en el que Blanco aborda las calles de New York con la retro-pin-up-posse dando un auténtico recital de spoken word liberal e inteligente ante la atónita mirada de los allí presentes.

Entre su paso a la música –planeado para este año y de manera inminente–, emergen varios proyectos que sin duda no pasarán desapercibidos; el primero y más importante –y del que se conoce ya el primer single producido por Brenmar, “Wavvy”– es su mixtape “Cosmic Angel (to The Rebirth Of The Showgirl)” –esta, por cierto, vendrá con interesantes producciones de Gatekeeper, Adeptus, Teengirl Fantasy, Physical Therapy o NGUZUNGUZU, que verá la luz presumiblemente antes de su proyecto “punk and industrial-tinged concept album” titulado “Mykki Blanco An The Mutant Angels” –este lanzamiento se prevé que se edite via UNO NYC en colaboración con la antes mencionada galería OH-WOW–. Aunque Blanco se considera como simplemente “an entertainer, I’m entertaining,” lo cierto es que las pocas grabaciones que aparecen o se conocen con su lírica adaptada al contexto MC, le señalan como uno de los estandartes del auge de este movimiento. Glamuroso, consciente, provocativo y mutante, Mykki gusta además de decorar sus fraseos con cibernéticas, oscuras y metálicas producciones, claramente arraigadas a la influencia Bass adaptada a la influencia Hip Hop-mainstream, rasgos que se están extendiendo dentro de los tracks, EPs y material responsabilizado a esta nueva la de MCs. Además y para saber más sobre Blanco, conviene leer la pieza publicada por Carrie Battan hace unos meses via Pitchfork, “We Invented Swag”, donde Blanco asegura que “You’re not gonna be ‘no-homo’ and then call yourself pretty and say, ‘Swag swag swag, swag swag, swag swag.’ That is a gay attitude– a gay black attitude, specifically,” Quattlebaum says. “You cannot tell me it isn’t. Gay men invented swag.”

Betty Rubble (I GOT THE MIDAS TOUCH) —PRODUCED BY GOBBY by @MYKKIBLANCO

WAVVY ——- PRODUCED BY @BBRENMAR by @MYKKIBLANCO

LE1F

Otra de las personalidades más carismáticas dentro de esta escena –y aún más recientemente– es LE1F, MC y productor anteriormente errónea o deliberadamente ubicado dentro de las tendencias o movimientos del Seapunk o Icepunk, apadrinado ahora por Greedhead Music (marca gestionada por Heems de Das Racist, con los que colaboró produciendo su highlight “Combination Pizza Hut and Taco Bell”) y con la que acaba de publicar la mixtape debut gratuita “Dark York”. Este release muestra al también conocido como Khalif Diouf con un inquietante halo sonoro y estético muy próximo a Saul Williams –aunque no intentemos comparar, por supuesto–, versando de manera agresiva, feroz y casi alienígena, encima de instrumentales pluricelulares y que, aún teniendo la música electrónica como patrón principal, fluctuan radical y exageradamente por múltiples corrientes sonoras. Es material realmente provocativo y mucho más futurísticamente-enfocado de lo que muchos podrían pensar en un primer momento, cayendo también erróneamente en las ideas preconcebidas. Y es que ahí está uno de los puntos clave de esta cuestión; la intención de este grupo de artistas multidisciplinares, que conviven con otras muchas condiciones, inclinaciones y vicisitudes artísticas a tiempo real, no es crear una etiqueta representativa o una “etiqueta gay”, simplemente alertar con su presencia y mostrarse en las mismas condiciones que cualquier MC o productor heterosexual, sin necesidad de crear un círculo cerrado y siempre enfocando sus esfuerzos en crear libremente.

Dark York by LE1F

Zebra Katz

Aunque saltó a la fama internacional hace unos meses gracias a la obra maestra visual “Ima Read”, sin duda uno de los videoclips más fascinantes e influyentes del 2012; allí vemos a unos extraños seres andróginos, con trenzas y vestimenta de escolares, pero con máscaras ceremoniales y u en clara actitud de masillas afrofuturistas en clave gótica dentro de un escenario educativo, un instituto donde persiguen a una black lolita representada por Njena Reddd Foxxx y con el propio Zebra Katz dirigiendo la acción desde su mesa, corrigiendo exámenes y poniendo suspensos por doquier, mirando a la cámara de manera lasciva y dominante, repitiendo “voy a enseñar a esa perra”. “Ima Read”, además de un proto-himno –producido por Diplo, bla, bla, bla y utilizado por Rick Owens en la Paris Fashion Week– afiliado desde su salida al mercado a este movimiento, actúa como una referencia de las más claras e importantes que encontramos dentro de esta nueva ola a la Ball Culture; en realidad, el significado literal que el verbo leer, enseñar tiene dentro de la jerga, es insultar u ofender a un oponente en la pista de baile –aparte, se sabe que el videoclip, la temática y la lírica utilizada son un claro homenaje a “Paris Is Burning”–.

Debajo de Zebra Katz se encuentra Ojay Morgan, nativo de West Palm Beach, con un pasado como bailarín en Chippendale, actualmente con 25 años y gestionando/trabajando para una empresa de cátering. Creó su rol o personaje como Zebra Katz hace varios años, dentro de su tesis final para el Eugene Lang College The New School for Liberal Arts –de nuevo y como Blanco, encontramos la necesidad de “crear un personaje”–.Su sonido y texturas estilísticas, casi resumidas ahora a una sola e influyente composición, él mismo suele definirlas de esta manera; “my current sound ranges from pure-punk-rage to the infinite depths of chopped and screwed crunk hybrids like witch house,” algo que nos daría buena cuenta de la apertura de miras que conservan esta generación de artistas y el amplio catálogo de atributos y tendencias residuales a los que prestan atención. Actualmente y tans solo introduciendo su nombre en Google, podemos observar la potente carga teatral y Grace Jones-inspirada de sus retratos y manifestaciones visuales, además de enterarnos que está preparando un tour con Reddd Foxxx y el lanzamiento de su álbum debut, allí donde suponemos confirmará su condición de una de las piezas clave de este caldo de cultivo.

Ima Read (Ft Njena Reddd Foxxx) by ZEBRA KATZ

House Of Ladosha

Aunque su nombre no ha trascendido tanto como los anteriormente destacados, el grupo, colectivo, House Of Ladosha es posiblemente uno de los gérmenes primigenios dentro de toda esta película. Tan solo el nombre ya nos conecta irremediablemente con la Ball Culture, principal influencia de sus fundadores, quienes defienden y extienden el legado de las houses más legendarias. Estamos en Brooklyn, donde encontramos al fundador y alma máter de House Of Ladosha, Antonio Blair aka Dosha Devastation, junto a su compañero Adam Radakovich aka Cunty Crawford LaDosha, ambos integrantes de la pareja que ha popularizado el nombre del colectivo dentro de la escena electrónica/artística de New York, componiendo tracks y material claramente crunk-influenciado y con una nutritiva lista de influencias; desde iconos de la female rapper como son Lil’ Kim, hasta la humeante esencia sureña de colectivos como Three 6 Mafia o Crime Mob, pasando por un fervor por los éxitos primigenios del House neoyorkino y la Club Music. De nuevo y como anteriores protagonistas, su rol musical es parte de una pseudo-ficción que bebe de la performance y estilo de vida adoptado por la Ball Culture, aunque incorporando elementos del presente, igualmente extravagantes y plenamente exuberantes. Aunque periódicamente suelen actualizar su material sonoro, su actividad se centra más en los shows, siendo House Of Ladosha uno de los auténticos referentes de la actual subcultura gay en la gran manzana.

House of Ladosha – Burning Like Paris by Pithecanthropus Erectus

Cakes Da Killa

Fresco, inteligente, mordaz y con un flow que parece heredado del hardcore clásico. Así se muestra Cakes Da Killa, el prototipo de MC clásico y a la vez muy personal dentro de esta nueva escena, con un impresionante y muy recomendable EP titulado “EASY BAKE OVEN” editado via Downtown Mayhem el año pasado. Detrás de su denominación se esconde un joven de 21 años llamado Rashard Bradshaw, residente en New Jersey y que considera a los anteriormente mencionado Antonio Blair (House Of Ladosha) y LE1F como sus “antepasados influyentes”. Según comenta en esta –una de las pocas– entrevista, sus principales influencias llegan desde la estela Ballroom/Club Music (House, early Disco, etc), pero comenzó a interesarse por el género Hip Hop descubriendo sus formas más artísticas. Al igual que algunos de sus compañeros en este artículo, también deja muy claro que su acercamiento al Hip Hop tiene el simple objetivo de romper con el estereotipo del MC, basándolo en el talento del artista sin implicarse en su condición sexual y pisando de manera firme un terrenos vedado durante años.

EASY BAKE OVEN SHIT by CAKES DA KILLA

Jonte’

Entramos en la lista de protagonistas menos conocidos después de repasar algunas de las personalidades esenciales de este asunto. Aquí tenemos a Jonte’, andrógina manifestación famosa en el círculo queer-art por sus coreografías y perforemance, aptitudes que le han llevado a recorrerse buena parte del globo terráqueo y a gestionar/crear los movimientos de algunos famosos videoclips como este o acompañando a Beyoncé en su famoso sencillo “Single Ladies”. Seamos claros, su presencia musical en este aspecto o escena es muy justa y bastante menos apetecible que las iniciativas de sus compañeros, pero no podemos obviarlo debido a la basta influencia que su presencia internacional en los círculos de la moda/baile ha provocado dentro del círculo. Hace nada que ha publicado su primera mixtape, “THE LAST TRAIN TO AFRICA PARIS”, junto al MC Dai Burger y hosteada por el DJ Michael Magnan.

Prince Airick

En la misma estela o categoría que Cakes Da Killa encontramos al fresco Prince Airick, con muy poco material por ahora pero con la inminente aparición de una próxima mixtape en el punto de mira y varias muestras de sus aptitudes líricas colgadas en Soundcloud. Airick Thornton, originalmente de Norfolk, obseso repetidor de la frase “I’m The Prince Bitch!” que mantiene como su leitmotiv  y con un único highlight en su haber –el único disponible en Youtube– titulado “Shenanigans”, es otro de los personajes que comienzan a reclamar atención dentro de este circuito de gay Rap.

Prince Airick – Shenanigans by Prince Airick

BUDDY-X

Aunque después de buscar extensamente información sobre BUDDY-X no he conseguido discernir si podríamos incluirlo dentro de esta estela de productores, artistas y MCs, el material puesto en circulación –además de ser uno de los más excitantes sonoramente hablando junto a LE1F– desprende la teatralidad, erotismo y gusto por los beats amorfos que todos los nombres tratados tienen como características comunes. Su mixtape “CULT JAM” es un repertorio muy notable de demos R&B-cibernéticos que puedes escuchar y descargar desde su cuenta Soundcloud. Por supuesto, el principal detalle que nos hace englobarlo en esta lista, es su residencia (procedencia?) en New York y afinidad social visible con otros de los protagonistas.

CULT JAM by BUDDY-X

Todo se queda en New York…

Después de intentar presentar a algunos de los protagonistas más conocidos e influyentes dentro de esta nueva generación de artistas cimentada en la gran manzana –en la que, si hubiéramos cerrado aún más el foco, podríamos haber incluido a OFU4, Terry Lovette, Micah Domingo, LeoGuGu o el exótico ente MC Jazz–, no se nos puede olvidar la tarea de intentar radiografiar el escenario citado en su versión más panorámica, nombrando o destacando algunos artistas, músicos, personalidades que a menudo poco tienen en común con la puesta en escena y teatralidad que respiran Mykki Blanco o Zebra Katz, pero que sí tienen mucho que ver –algunos directa y otros indirectamente– en su ascenso y repentina popularidad. Estoy hablando de algunos productores de sobra conocidos por el público especializado, head-honchos de labels admirados en esta web y en todo el mundo, promotores y artistas en diversas y variadas disciplinas que proporcionan un apoyo a menudo visual, instrumental o fabrican las oportunidades para que cualquier alternativa artística tenga su sitio.

Concretamente deberíamos primero destacar a todo el grupo de productores y DJs que conforma la familia Fade To Mind, en perpétua comunicación con algunos de los destacados y con sus nombres ya relatados en los tracklists de algunos trabajos o próximas releases de los mismos. Hemos visto a la pareja NGUZUNGUZU, 5kinAndBone5, Boody, Morri$ (próximo fichaje de Night Slugs) o C¥BERGIGA ideando beats para LE1F, sabemos que estos también colaborarán en la inminente mixtape debut de Mykki Blanco –en la que ya hemos observado el nombre de Brenmar, fabricante del primer single y se ha invitado a figuras de primer nivel electrónico como son Gatekeeper o Teengirl Fantasy–, conocemos a Rizzla como uno de los DJs más respetados del entorno apadrinado por Kingdom y de sobra es valorada la influencia que la promotora GHE20 GH0T1K tiene en la actualidad dentro de la subcultura de la ciudad. Todo eso sin introducirnos en el berenjenal que sería trazar las conexiones entre estos artistas y el peso del revival Ballroom y el auge Jersey Club a través de MikeQ, DJ Tameil, DJ Sliink o DJ Tim Dolla, aspecto determinante y también muy presente en la atmósfera que intentamos describir.

Blogs como Mixpak, Negrophonic (DJ Rupture, por tanto también el sello Dutty Artz), medios de comunicación irreverentes y liberales como son DIS Magazine, artistas visuales como Tabor Robak o la propia Fatima Al Qadiri y la plantilla dirigente y artística de Tri Angle Records serían también buenas pistas a considerar a la hora de señalar la imponente anarquía estilística que fluye entre los muros acolchados de esta escena, posiblemente la predominante en el subterráneo neoyorkino actualmente. Aunque como digo todas estas conexiones están todavía débilmente ensambladas, deberíamos dejar desde ya una larga cinta grabando con el objetivo puesto en NYC, ya que todo apunta que esta colección de mentes, actitudes, relaciones y sonoridades acabará representando a una nueva ola en la que el único objetivo era la demolición de ideas preconcebidas.

Venus X y GHE20 GH0T1K

Con orígenes que apuntan a la República Dominicana, pero nacida y residente en New York (Harlem), por algunos conocida a través del famoso videoclip de “Peso” –junto a A$AP Rocky–, esta bellísima fémina conocida por su familia como Jazmin Venus Soto, modelo ocasional de la marca Mishka NYC figura como la influyente DJ/selectora co-fundadora y gestora de las fiestas GHE20 GH0T1K junto a su amigo Shayne Oliver. Como ellos mismos lo definen, dichas reuniones son un “art/fashion/music/night-life nexus” donde cualquier cosa es posible; desde selecciones de Reggaeton o Dembow latinoamericano, Kuduro, Techno turco, House sudafricano y mucho Juke/Footwork venido de Chicago hasta extensas apariciones de Mykki Blanco o visuales basados en clips de Al Jazeera han podido disfrutarse en sus periódicas fiestas en diferentes localizaciones. Allí confluyen gays, heterosexuales, blancos, afroamericanos, goths, punks, b-boys, artistas de toda índole, music snobs, diseñadores de moda como Mr. Ervell o celebridades como Diplo. Según relató –de manera clarividente para New York Times– la que también es consultora o consejera de Shakira ($%&%$%&), tour-DJ ocasional de Gang Gang Dance o, entre otras muchas cosas, acompañante en diversos eventos del pintor Damien Hirst (Gagosian Gallery), Theophilus London o Mickalene Thomas (Art Basel Miami), ella representa “a new kind of DNA for New York.” La verdad es que no hay mejor manera de despedir un artículo que con dicha afirmación; tanto Venus X como cualquier representado en esta lista de protagonistas, forman parte de una nueva generación de intrépidas mentes musicales, artísticas o ideológicas que están aquí para desmontar los tópicos y desnudar convicciones.

Frankie Pizá

 


Contenido relacionado:

One Response to FOCUS: Ángeles mutantes

  1. Remarkable! Its genuinely remarkable article,
    I have got much clear idea concerning from this paragraph.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>