Evian Christ “Kings And Them”

Es un tema delicado el de Evian Christ. Ya era delicado de tratar cuando únicamente conocíamos el canal de Youtube y, de forma mágica, el material allí aposentado fue pasando de medio en medio especializado, de blog en blog y de plataforma en plataforma –no todas, por supuesto–, dando la sensación de que algo olía de manera extraña –por no decir que olía mal, no malinterpreten mis palabras–. Y digo esto porque, actualmente, es realmente complicado llegar a causar la sensación que súbitamente causó este supuesto joven con unas cuantas tracks sacadas a la selva tropical de Youtube si no cuentas con el apoyo de una plataforma editorial, un contacto bien posicionado o una suerte kilométrica. Es delicado porque no todavía, con la sorpresa en carne viva, no sabes si pensar que este acto ha sido perfectamente programado y estamos hablando de un experto artista que intenta reinventarse o si realmente ha pasado lo que ha pasado; que un tal Joshua Leary, de 22 años y venido de alguna parte de UK colgó dichas piezas en el gran tubo digital, inmediatamente despertó la atención de Dummy Mag –primer magazine en alertar de la existencia de este ente– y un astuto Robin Carolan se puso en contacto con él por alguna vía subterránea no conocida hasta ahora y que ha detonado en la publicación impoluta –y gratuita, otro punto a tener en cuenta, sería el primer lanzamiento de Tri Angle con esa etiqueta– de “Kings And Them”. Yo, personalmente, no me creo nada de esta historia –se ve a leguas que Carolan ha creado la página de Facebook en su nombre, la aceleración hasta llegar a este punto ha sido tremenda y es realmente improbable que la historia sea exactamente como la cuentan–.

Bueno, pero aceptemos la versión oficial por un momento; una sensación en Internet y un material adictivo, suculento y con la combinación de influencias necesaria para destacar en este preciso momento, un listo y observador capo de marca y un release que, ahora, visto desde Itunes, se antojaba necesario. Son 8 tracks en las que Evian Christ traza estructuras Ambient-decrépitas a partir de las que comienza a dibujar su discurso Ghetto-maloliente, repleto de samples Hip Hop-mainstream y Gangsta-influenciados que son modificados, choppeados y pasados por screw, combinando esto con baterías analógicas, atisbos Roland y acercamiento más que claro al territorio Juke/Footwork. Vamos, eso que hace un año y medio hubiéramos llamado sin pestañear Witch House. Pero no, no es así. Lo bueno de este “mixtape” son –aparte de su incuestionable calidad, innovación y acierto en la composición– dos; una es que, de manera repentina, aumenta o ensancha aún más el rango de acción de Tri Angle –aunque sus postulados son parecidos a otros artistas de la marca, ninguno llega a una corriente electrónica tan explícita y frenética– y, por consiguiente, hace ya totalmente impredecible –si ya lo era suficiente– el camino del sello más admirado del momento para el futuro. Y no nos engañemos; todos los que sabíamos de la existencia de Evian Christ esperábamos inconscientemente que algo así pasara.

Pero, intentemos centrarnos y olvidar el contexto que rodea la aparición de este ser e intentemos definir qué es lo que le hace tan especial –si hay algo que realmente le hace poseer esa calificación–. Personalmente, creo que Evian Christ encuentra el punto de equilibrio entre la estética etérea de los landscapes expansivos, en letargo, somníferos, con el atractivo que otorgan las técnicas de manipulación Hip Hop-sureñas y las mutaciones de percusión tan extendidas actualmente. Lo vemos en la inclasificable “Fuck It None Of Ya’ll Don’t Rap” –de lejos el mejor track– y en las siguientes “MYD” y “Go Girl”, seguramente las composiciones que más impresionan por su reunión de elementos; los samples vocales no desentonan ni cargan, la introspección y las melodías que los decoran casan realmente a la perfección. Después llegan las más aterciopeladas “Horses In Motor”,“Fridge, Crank, Gun” y “Thrown Like Jacks”, esta última una casi plenamente basada en la percusión amorfa y densa, complementada con una cautivadora tela de misterio muy cercano al espíritu burialesco. “Snapback Back” podría ser perfectamente algo parido por SALEM y “Drip” –no sé por qué lo he dejado para el final– es un tema que perfectamente podría servir como modelo para hablar del catálogo de atributos que Tri Angle busca en un productor o artista; ramalazo con olor callejero, delicadeza en las contusiones electrónicas y percepción muy personal del futuro. Sea como sea –haya sido Tri Angle quien haya creado esto o haya sido el más rápido en darse cuenta de su tirón–, Evian Christ es ya uno de los primeros fenómenos electrónicos del 2012.

Frankie Pizá


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>