In Family: A Little Beat

Hoy estamos de celebración! Estrenamos nuevo formato, nueva serie de mixes para nuestra web a sumar a los ya conocidos y periódicos Concepto MIX y Joints Mixes Series. Lo hemos bautizado como In Family, ya que creemos que no había ningún otro título que representara mejor el objetivo y fondo de esta iniciativa; reunir a aquellas figuras esenciales dentro de la escena nacional, aquellos que normalmente no vemos o que ayudan desde el trabajo diario a sacar esto adelante, ya sea dirigiendo medios de comunicación online, blogs, dando opinión, gestionando eventos o llevando a cabo iniciativas editoriales. Y qué mejor que empezar con GNZ, alma máter de uno de los medios musicales y culturales con más experiencia en nuestro país y que hace muy poco cumplió sus 10 años de existencia, A Little Beat.

Gonzalo nos ha preparado un mix con algunos de los tracks, artistas y géneros que más le motivan actualmente, donde encontraremos nombres como Scuba, Machinedrum, Sam Tiba o Offshore, todo acompañado por una extensa entrevista realizada por Frankie Pizá en la que se comentan variedad de temas interesantes; desde apreciaciones sobre la escena nacional y las necesidades, el panorama en cuanto a Internet o los gérmenes y futuro de ALB, sin dejar de lado la música y los términos puramente limitados al trabajo periodístico en la materia. Es una manera de conocer más a la gente que actúa entre bambalinas, aquellos que mueven los engranajes de nuestro caldo de cultivo, aquellas personalidades tanto o más importantes para el mundo de la música que los propios artistas o productores. Aquí, conoceremos mucho mejor a A Little Beat!

Gonzalo, cómo comenzó tu aventura en la música, en general, tu primer contacto con ella…

La verdad es que la música ha estado siempre muy presente en mi vida de una forma u otra. Desde siempre en mi casa ha sido algo que estaba ahí, por la profesión de mi padre, que es agente comercial, y se dedica al sonido profesional, aparte de mis hermanos, que también han escuchado siempre mucha música, con lo que siempre he estado rodeado de música en cierto modo. Además mis padres siempre me apoyaron con la inquietud musical, incluso llegué a estudiar solfeo de pequeño, pero no fue hasta mi adolescencia cuando me lo tomé un poquito más en serio, participando en grupetes en el colegio, primero como cantante y luego como bajista, aprendiendo sin parar, siempre de forma autodidacta. A mediados de los 90 me llamaron para tocar en un grupo que se llamaba Valium, uno de los grupos en los que he estado que más repercusión tuvo. Llegamos a grabar un disco, hacíamos un rollo muy adelantado para la época, mezclando hardcore-metal, breakbeat y jungle y rap, y tocamos un montón de conciertos, por toda la geografía española, además de una mini-gira por Francia y Alemania hasta aproximadamente el año 2000, cuando nos disolvimos. Fueron muy buenos tiempos aquellos. Pero hubo más grupos, Slug (otra joyita de grupo) y Every No One con los que todavía toco a día de hoy. Y por otra parte, mi faceta de dj. Desde pequeño me encantaba grabar cintas recopilatorias, me montaba mis mezcladitos y me curraba hasta las portadas, y claro, hacía polvo la doble pletina. Lo he hecho hasta con videos VHS… y hace unos años me decidí a probar, porque me he pasado media vida viendo a discjockeys pinchar, y el gusanillo ya era insoportable…

Cuál es el germen de ALB? Cómo ha ido desarrollándose con los años esa inspiración primigenia?

A Little Beat surgió como el medio de expresión y promoción a nivel local de una productora de eventos y colectivo de dj’s en los que yo estaba involucrado. En Valencia la escena de clubbing estaba en plena efervescencia y necesitábamos hablar a la gente de las cosas que estábamos haciendo y de todo lo que pasaba en la ciudad. Y con ése espíritu de información y divulgación, y sin saber muy bien lo que hacíamos, nos lanzamos a la aventura de imprimir una revista. Empezamos imprimiendo unos cuantos cientos de ejemplares (si no recuerdo mal, del primer número tiramos unos 200 ejemplares). Los primeros tiempos fueron muy duros. Ninguno de los involucrados teníamos ni idea de cómo se hacía una revista, pero a hostias fuimos aprendiendo. Gradualmente la productora fue distanciándose del magazine, que fue ganando en independencia y en ámbito de influencia. Hasta que llegó el punto de que cada uno siguió por su lado, la productora por su lado y nosotros por otro totalmente distinto. La evolución del magazine ha sido paralela a nuestra evolución como editores, y poco a poco hemos ido ampliando tirada y aumentando nuestro radio de acción. Y nuestros contenidos han sufrido la misma evolución, acotando cada vez mejor nuestros gustos.



Cómo se consigue llegar a los 10 años de vida editorial y no ser arrollado por modas, épocas o bajones de ilusión? es todo un mérito al alcance de pocos en este país...

Muchas gracias. La verdad es que con mucho aguante, sobre todo mental, altas dosis de paciencia y muchas pero muchas horas de trabajo. Los bajones de ilusión y las modas, como a todos, nos afectan, pero hay que intentar tener temple, y aguantar los impulsos, que el tiempo es el mejor aliado para todo.



Con qué te quedas de la década detrás del proyecto y qué eliminarías del guión?

Me quedo con las personas que he conocido por el camino, artistas, compañeros de aventuras y colegas. Con el tiempo algunos se han convertido en grandes amigos. Y también me quedo con todo lo que he aprendido gracias a la revista, en el plano profesional y personal. Eliminaría del guión el dinero, el puto capital, el origen de todos los males.


Qué es –ahora, en este preciso momento– A Little Beat? Cómo se trabaja cada día¿

Ahora mismo A Little Beat es un magazine digital de periodicidad trimestral además de una página web. Desde hace unos años ya no imprimimos, la presión era insoportable, por los altos costes que supone editar una revista gratuita en papel, mención aparte para la distribución a nivel nacional. El paso del papel al formato digital fue un cambio tenso, pero por otro lado era algo necesario, y esa presión nos empujó hacer algo que ya teníamos en mente, adaptarnos a los tiempos. La rutina diaria es bastante sencilla, se divide entre el mantenimiento de nuestra “red” de información, es decir nuestra web y todas las redes sociales donde estamos presentes como Facebook, Twitter, etc… y por otra parte recopilamos contenidos y exploramos propuestas que nos parece interesante incluir en los números trimestrales. Cada tres meses nos sumergimos en la locura del montaje del magazine de cada temporada, que supone bastante curro, pero como nos gusta lo que hacemos, pues sarna con gusto, no pica…


Cuáles son las monotonías que más odias y con las que no podrías imaginar tu vida profesional…

Lo que más odio… no se… posiblemente los trámites burocráticos e institucionales, y bueno, ciertos actos sociales multitudinarios en los que hay que aparecer, sonreír y hacer como que disfrutas cuando por dentro estás muerto del asco y con ganas de salir pitando, me refiero a ciertas presentaciones, inauguraciones y demás… seguro que más de una y uno sabe de lo que hablo. No soy muy amigo de los concentraciones masivas de personas, me cuesta mucho centrarme e intento escaquearme siempre que puedo. Pero tampoco pienses que soy un ermitaño. Hay momentos para todo. Otra cosa que se me hace cuesta arriba son las traducciones de los artículos. Es una tarea que destruye demasiadas neuronas. Un saludo a todos los traductores del mundo… jajajaj. No podría imaginar mi vida profesional sin mis compañeros ni nuestros colaboradores. Tampoco podría imaginarla sin la libertad que tenemos ahora mismo a la hora de tomar decisiones.

Cuál crees que es la ideología esencial, perfecta, modelo, para un medio de comunicación en el momento que vivimos?

Pues si existe, debe de ser algo parecido a la autenticidad, a la originalidad y a no seguir los patrones existentes. Precisamente huir de los modelos. La independencia editorial es primordial bajo mi punto de vista; si dependes de los contenidos que te pase tu editorial, o lo que tus clientes te exijan, o te preocupas en exceso de lo que hacen los demás, estás jodido. Tarde o temprano acabarás haciendo cosas que no te gustan. Y si no disfrutas con lo que haces… se acabó.

Muchos opinan que Internet es presión, demasiada inmediatez, las noticias no se contrastan, todo va demasiado deprisa y se pierde algo de perspectiva, qué piensas de esto?

Internet es una herramienta cojonuda si se le da un buen uso. Si es cierto que posiblemente todo vaya demasiado rápido, y cuando crees que estás cogiendo el ritmo, todo cambia y te ves estancado en el pasado. Se trata de renovarse constantemente, y estar atento a las posibles evoluciones que nos depara el futuro para estar ahí lo antes posible. No creo que se pierda perspectiva por la rapidez sino por la cantidad de recursos que ofrece Internet, la variedad es tan amplia que lo difícil es centrarse en lo realmente interesante. El tema de contrastar las noticias que llegan a uno, no sé… cuando las cosas funcionaban con faxes, mensajeros y llamadas de teléfono también había gente que no contrastaba las noticias. Ahora los bulos se dispersan como la pólvora, antes llevaba más tiempo. La globalización tiene cosas buenas pero también aspectos muy negativos… como la mayoría de cosas en esta vida.


Y el panorama de medios en España? Con la transición a la red, hay cambios, nuevas caras, cierres…

Es una pena que la crisis haya forzado la desaparición de algunos medios, y que el panorama de revistas impresas haya sufrido lo que ha sufrido. La crisis generalizada y el miedo a gastar dinero por parte de los anunciantes han hecho que mucha gente se viera forzada a echar el cierre, o a replantearse totalmente el formato de su medio, pero por la fuerza de la necesidad y no por una motivación real por cambiar. Y eso ha supuesto una pérdida de energía tremenda, y evidentemente que mucha gente pierda su trabajo o tenga que reinventarse. Pero supongo que también es un ciclo natural de renovación, que con los problemas que estamos viviendo se ha visto acelerado. También echo en falta un “elemento” unificador del panorama de medios especializados.



Qué crees, en general o en concreto, que se debe hacer para mejorar, porque siempre se puede mejorar…

Hay que seguir trabajando, muy duro, e intentar conocerse a uno mismo, nuestros defectos y nuestras virtudes, para intentar mejorar todos los días. No basta con seguir con la rutina de trabajo diaria, hay que confiar en nuestro trabajo, pero también replantearse las cosas con mucha frecuencia y cuestionarse a uno mismo constantemente. Aceptar los errores e intentar aprender de ellos sin que el error suponga un estigma.



Cómo es el Gonzalo fuera de la vida periodística y musical? Qué te gusta, en qué ocupas tu tiempo libre?

Pues soy una persona muy normal, que disfruta estando en casa, con mi mujer, y con mis amigos. Si esta pregunta me la hubieras hecho hace unos años la respuesta habría sido muy distinta. Me gustaba mucho la vida nocturna, salir de fiesta y trasnochar, pero después de muchos años trabajando en ello, lo que al principio era diversión se transformó en rutina, y ahora disfruto mil veces más con una buena cena casera, rodeado de amigos, y tomando una buen gin-tonic en el salón de mi casa escuchando la música que yo quiero, o simplemente charlando y bromeando, que en un club o haciendo botellón. Lo que no quita que también me pegue mis homenajes de vez en cuando, y que disfrute de la noche, pero cada vez tengo el listón más alto, y el cuerpo más tranquilo. Me gustan muchas cosas como a todo el mundo, mi gata Billy Jean, el cine, la ciencia ficción, especialmente las películas distópicas, me gusta viajar, los libros de street art, de diseño y fotografía, los documentales del espacio, la cerveza, los videojuegos de coches, me gusta madrugar, y leer la prensa en el ordenador mientras me tomo un café y me fumo el primero del día, me gusta regar las plantas y pasar el domingo en pijama con mi mujer y cocinar.

Si no hubieras estado detrás de un medio de comunicación, qué hubieras hecho en tu vida?

Pues no lo sé. Me imagino que habría intentado dedicarme al diseño gráfico. Durante un tiempo fui agente comercial de sonido profesional. Muy duro, pero una gran experiencia vital. Aunque no lo repetiría. Lo que sí tengo claro es que hiciese lo que hiciese, intentaría ser mi propio jefe.

Y en cuanto a gustos musicales, los compartes con ALB? Qué es lo que más consigue emocionarte hoy en día?

Totalmente. Digamos que una de las premisas para que algo salga en A Little Beat es que me guste a mí primero. Me puede gustar más o menos, pero nunca hablaremos de algo que no nos guste. De los contenidos de ALB, posiblemente el 80% dependa directamente de mi criterio, el resto está en manos de los colaboradores, pero siempre tenemos gustos muy similares. A día de hoy me gusta mucho todo el panorama de beats de vanguardia, el Hip Hop electrónico en la línea de lo que publica el sello Project:Mooncircle, me inclino más por el rollo europeo de este estilo más que por lo que llega de Los Ángeles y tal. También me flipa la escena post-dubstep y la electrónica en general, artistas como Disclosure, Com Truise, Lorn, Gold Panda, Siriusmo, Drop/Dead… me ponen la piel de gallina. Aunque también me vengo arriba con el hip hop americano de artistas como Tanya Morgan, Blu, Kendrick Lamar, Odd Future, o con el jazz contemporáneo de José James. Son tantas cosas… cada día descubro algo nuevo. Eso sí, algo que me tiene flipado y muy emocionado es la escena que está emergiendo en nuestro país. Son tantos los artistas que tenemos hoy en día dentro de nuestras fronteras que merecen nuestra atención… que a veces uno no sabe ni por dónde empezar. En Concepto Radio habéis hecho un buen repaso recientemente que es el mejor ejemplo.

Qué recuperarías del pasado, cuál es la época dorada para ti?

Ufff… no sé si hay una época dorada en mi vida de la que rescataría cosas. Hay aspectos que si habría mantenido tal cual, pero están repartidos en varias épocas y circunstancias. Recuerdo muy gratamente los años dorados del Drum & Bass en Valencia, finales de los 90 y principios del 2000, cuando trabajaba en Gorila Club. Viví los mejores momentos pero también de los peores de mi vida, por eso es complicado para mí decidir cuál es mi época dorada. También guardo recuerdos increíbles de mis viajes y conciertos con Valium y Slug a mediados de los 90. Igual soy demasiado joven todavía para poder decidir cuál es mi época dorada, te lo digo en unos años…

Oye y el panorama actual, social, político y económico, eres optimista con esto? Si es así, por qué?

¿Optimista? Ni mucho menos. Soy un poco pesimista, y más con la que nos viene encima con el cambio de gobierno. Es más, a veces mi nihilismo crece hasta límites insospechados cuando oigo las noticias del mundo en el que vivimos. Estamos malviviendo en la mierda que nosotros mismos hemos creado, aceptamos lo inaceptable, y pasamos por un aro todos los días. Me encantaría que la situación cambiara, pero son tantos y tan profundos los cambios que habría que hacer, que quizá sería mejor que nos reventara un cometa, hiciéramos “tabula rasa”, y pudiéramos empezar de nuevo… o no. Muchas veces entran ganas de tirarse al monte y olvidarse de la humanidad para siempre, la verdad. Aunque no todo es negativo, dicen que de las crisis más profundas surgen las mejores ideas y oportunidades, ¿no? Pues igual este marrón que estamos viviendo nos viene bien y todo… tampoco pierdo la esperanza.

Ya únicamente fijándonos en la música y los medios, crees que el futuro está en la especialización?

Sí y no. Especialización pero diversificación también. Dentro de una misma línea, digamos editorial, se pueden manejar varios géneros muy diversos. Por ejemplo un medio especializado en música electrónica de vanguardia, puede tratar corrientes que van desde la bass music, hasta los future beats, o el skweee. Contenidos y estilos diversos, pero dentro de un único medio especializado. Posiblemente sea una buena fórmula, no sé si el futuro, pero al menos me parece mucho más atractivo que un medio generalista que mezcla hip hop con pop y flamenco con metal. Aunque hay gustos para todo. Cuanto menos, para mí un medio especializado me transmite una mayor sensación de seriedad, de rigor. Y como dice el refrán “el que mucho abarca, poco aprieta”.

Cuál es el futuro de ALB?

Pues si el mundo no revienta en 2012, fijo que dominaremos el planeta y pondremos a nuestros pies a toda la humanidad. Cualquier resistencia será inútil… y si eso no funciona, pues el futuro será seguir trabajando a tope, mientras el cuerpo aguante, intentando acercarnos un poquito más cada día a nuestro proyecto soñado, evolucionar, y seguir sorprendiéndonos, aprendiendo y divirtiéndonos.

Lo más importante para desempeñar tu trabajo? qué es lo que te hace levantarte cada día?

Pues la motivación de compartir cosas nuevas con la gente. Intentar ayudar a difundir nuevas ideas, y pensar que lo que hacemos puede satisfacer en cierto modo a la gente que nos lee, descubriéndole nuevos enfoques artísticos y culturales que sin nuestra pequeña aportación, muchas veces pasarían desapercibidas para muchos, eso es muy motivador. Posiblemente la mayor satisfacción de mi trabajo sea cuando alguien te para y te dice: “¡Oye! Leí tal artículo sobre tal movida o la entrevista de tal artista. No lo conocía y me ha encantado…”. Eso es cojonudo, participar en cierto modo para que la gente satisfaga sus inquietudes.



Es posible aún crear una familia entre todos los que nos dedicamos a este mundo, o crees que vivimos en una época muy centrada en el individualismo, en general…?

Claro que es posible. Es más, creo que ya lo somos en cierta forma. La mayoría nos conocemos, aunque no sea en persona, hemos establecido contacto y hay cierto flujo de comunicación entre nosotros. ¿Que podría ser algo más cercano? Por supuesto, debería ser así, por eso te comentaba antes que echo en falta un elemento unificador del panorama de medios especializados en España. Imagínate, por poner un ejemplo, que existiera una feria del sector, donde pudiéramos juntarnos todos durante unos días, y aparte de difundir nuestro trabajo al público y a posibles clientes, que pudiéramos intercambiar ideas y compartir experiencias. Si no recuerdo mal, ya hubo un amago en Barcelona, creo que se llamaba el CMYK o algo parecido, y la zona profesional de Sónar durante un tiempo fue algo así, los medios especializados nos hemos encontrado allí año tras año, durante mucho tiempo. Luego intentaron sacar adelante la zona de prensa que hay en el festival de día, pero bajo mi punto de vista una iniciativa así funcionaría mejor si fuera un evento independiente, separado de un festival, y sobre todo más accesible para los medios, económicamente hablando. De todas formas, el individualismo creo que también es necesario para poder avanzar, sin dejar de empatizar con los demás. Creo que la suma de muchos individuos es mil veces mejor que una masa uniforme, a pesar de que suponga un esfuerzo obvio para cohabitar.


Qué nos has preparado en este mix? Explícanos un poco…

Pues el mix es muy breve, de media hora de duración y está grabado en vivo, sin ninguna post-producción. Crudo y directo. He intentado seleccionar 10 temas de actualidad de algunos de los productores que a mi parecer son más interesantes, todos publicados en este año que termina, algunos de ellos muy recientes. Me he centrado en combinar los estilos que te comentaba en una pregunta anterior, post-dubstep, beats y hip hop del futuro, un poco de electrónica más pistera de diferentes influencias, pero generando una atmósfera concreta, de bajos generosos, humeante, abstracta y melódica al mismo tiempo. Espero que lo disfrutéis.

In Family: A Little Beat by Conceptoradio on Mixcloud


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>