Vatican Shadow Cover Art

Seguramente no sea este el único medio especializado que nombre a Dominik Fernow como uno de los artistas más importantes del año. Ya sabiendo eso de entrada, aquí en Concepto Radio hemos buscado una manera de acercarnos a la figura del científico sonoro de la manera menos predecible posible, teniendo en cuenta su extenso bagaje y ramificaciones editoriales, su constante trabajo al frente de Hospital Productions y su reciente cercanía con la escena electrónica menos radical gracias a dos obras monumentales tituladas “Bermuda Drain” y “Time’s Arrow”, se ha optado por focalizar tímidamente en su grueso contorno a través de las impactantes y únicas portadas de sus lanzamientos bajo el moniker Vatican Shadow. El estadounidense –desde mitad de la década de los 80 impartiendo sus lecciones como núcleo de la escena Noise y Power Electronics americana– llevaba incubando un cambio beat-orientado, temiblemente influenciado por registros igualmente oscuros y tenebrosos pero mucho más Dance-orientados en algunos casos (EBM, Industrial, Techno, Synth-Pop) desde que su primera tape limitada bajo este aka de reminiscencias eclesiásticas llego al mercado; muchos aciertan en destacar que en las manifestaciones sonoras de Vatican Shadow se encuentra el germen del nuevo Prurient, menos salvaje en sus manipulaciones ruidistas, más romántico y apostando más por evoluciones narcóticas con el bombo como herramienta contundente.

Este material que ahora adoramos en su perfil puramente artístico, tiene también una importancia capital a la hora de trazar las últimas mutaciones de la escena electrónica más descarriada; Vatican Shadow conectaría uno de los sellos con más personalidad y agresividad ideológica con las tesituras de artistas como el nuevo Andy Stott y Modern Love, Roly Porter y el sello Subtext, todo el espectro de Blackest Ever Black y el ‘nuevo’ Birmingham, Traversable Wormhole o inclusive la sombra de Shackleton si se me apura, actuando como una de las propuestas que, aunque llegadas del radio de acción del más puro avant-garde, estarían sirviendo de límites naturales para la formación del nuevo lado oscuro de la electrónica contemporánea –aquí, otro ejemplo, sería William Bennett y su proyecto Cut Hands–. Además de esto y de la reciente –justa– valoración de su presencia, el hombre detrás de cosas/formaciones/proyectos como Ash Pool, Tourist Hooker, Cold Cave, Nihilist Assault Group o Vegas Martyrs, es la absoluta cabeza pensante de una de las más interesantes y desconcertantes interpretaciones sonoras con un vulgar, banal y politizado aspecto visual.

Desconcertante es el término que podría utilizarse para definir el momento en que apareció en escena “Byzantine Private CIA”, primera tape (limitada a 100 copias) y comienzo del legado de Vatican Shadow; en 2010, lo único claro era que Hospital Productions se había sacado de la manga un ente de Techno austero, monolítico y basado en una iconografía de mal gusto que básicamente quiere representar la disconformidad ante la sociedad norteamericana y sus más poderosos engranajes. Después de supo que Dominik estaba detrás de este hipnótico engendro Industrial-influenciado en el que la imagen inquietante de un joven militar de las fuerzas especiales representaba el descontento ante la política establecida por la CIA y sus medios de contratación apoyados en empresas privadas y externas al gobierno. El material señalaba un culpable, un anónimo o militar retirado que una vez más se manifestaba en la colección de 4 cassettes titulada “Kneel Before Religious Icons” (33 copias + extras), un trabajo amorfo, descontrolado y basado en la loop-metalurgia presidido por ese extraño rostro, esa foto del mismo protagonista ya entrado en años, viviendo posiblemente su declive profesional dentro de los aparatos de seguridad estadounidenses.

La estética comenzó a tomar fuerza y en este mismo año han visto la luz hasta 4 nuevos joints fabricados por la sombra del Vaticano. “Pakistan Military Academy” (125 copias) es un directo de izquierda bastante potente hacia el que puede considerarse el mayor enemigo de Estados Unidos en los últimos años, Pakistán, como base central de Al Qaeda y con la misma Pakistan Military Academy (centro de formación y núcleo) rellenando la portada. Más tarde llegó “Mural Of Saddam”, mucho más IDM-influenciada que otras tapes, evocando además el espíritu danzante de Muslimgauze –quizá poseído post mortem por Suicide Commando–  y fabricando 3 cortes claramente dedicados a la banalización y cuestionado de la teatralidad y ficción imprimida al hecho de la desaparición del dictador Saddam Hussein, condenado a la horca un 30 de Diciembre del año 2006. Ya por último, aparece “Washington Buries Al Qaeda Leader At Sea Decks”, dividia y presentada en una edición de 3 cassettes con diferentes portadas (un jefe militar entrado en años de nuevo, una intrigante Hilary Clinton y una flota de navíos militares también supuestamente estadounidenses) en las que predomina el sonido decadente y de pulsación desgarbada, vacío melódico y claras conexiones con el Techno deprimente, húmedo y sombrío de Sandwell District, por ejemplo. Tampoco conviene olvidarnos de “The Serpent Carries Him Back Into Paradise”, un cassette/split en el que bajo una simbología de corte antiguo y medieval/esotérico juntaba a Vatican Shadow con Pierre-Marc Tremblay aka Contrepoison, artífice de uno de los discos más espeluznantes de este 2011, “…Until Next Morning” via Avant!.

La conclusión es que Vatican Shadow ha dejado de ser uno de los muchos alter-egos alternativos de Prurient para convertirse en una seña de identidad visual, un sucedáneo electrónico renegado y maloliente que conecta con el detrimento de la ilusión de la sociedad en términos generales, un alegato sonoro y estético que banaliza la estructura de poder y a sus protagonistas, una suerte de futurismo fictício arraigado en el imaginario militar, político y religioso que resulta ser una de las manifestaciones con más chicha ideológica de la actualidad. Un mensaje muy bien nutrido que sería inversamente proporcional a su sonoridad, antipática, desnaturalizada, lacónica, grisácea y mentalmente destructiva.

Frankie Pizá


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>