FOCUS: Tri Angle

Será difícil que acabe el año y no tengamos que vernos obligados a proclamar a Tri Angle Records como el sello más importante del curso. Obligación que no se basa en ninguna virtud concreta o hiper-destacable, tampoco –y como están demostrando– por la producción en cantidad o un estado de rotunda inspiración de sus artistas en nómina. La marca fundada por el londinense Robin Carolan con sede en New York es potencialmente la institución más representativa del momento o escena electrónica avant-garde actual por algunas de estas cosas; 1)es impredecible. 2) Interpreta la influencia del mainstream y R&B americano de la manera más brillante y decadente hasta ahora conocida. 3) Cada referencia no solo destaca por su calidad, cuidado diseño y carisma sonoro, además constata y engorda la ideología del mismo sello, expandiendo cada vez más su jurisdicción y superando con cada una de ellas las estúpidas etiquetas que muchos de nosotros enunciamos para poder definir de alguna manera en los comienzos de este ente de extraña belleza.

Varias encuestas apuntan a que su showcase en el inminente Sónar 2011 será uno de los sitios de mayor afluencia y curiosidad –no solo por verle la cara a Holy Other–, algo que indica además que no solo el público especializado comprende y disfruta de las fantásticas obras que publica esta marca. La belleza, lo necesario y lo oportuno traspasan el prensado, llegan a todas partes y Tri Angle es una de las pruebas más recientes. Impresión esta última que dibuja una nueva complicación para Carolan y su hijo: mantenerse ahí arriba sin cruzar ninguna de las dos líneas, mantenerse atractivo, sorprendente y –una vez más– necesario…, será muy complicado.  De buenas a primeras y situándonos en el 2010, la marca ya obtuvo varios premios simbólicos como el de “Mejor EP del año” en Boomkat para oOoOO y una muy buena posición para Balam Acab en varios medios de comunicación no solo importantes, sino también respetados. Esta primera mitad de 2011 ha sido una auténtica locura; alimentando el fuego creado a través de las redes sociales, blogs y otros medios, Tri Angle ha reeditado el clásico moderno de How To Dress Well, destapado los flamantes fichajes de Holy Other, Water Borders, Ayshay y, lo más importante, cazado al beatmaker de New Jersey Mike Volpe aka Clams Casino, uno de los fenómenos más importantes del curso y que indica la amplitud de miras y tono revolucionario que se aplica en las elecciones de material para el sello.

Su lista de títulos se empieza a predecir como esencial y de culto casi católico para el público gustoso y seguidor de las actitudes cambiantes en el género electrónico. Su evolución se prevé como uno de los focos de atención más calurosos en los próximos años y, ahora que aún podemos decir que esto está empezando, es momento de centrar nuestra vista en su tímida historia para poder así dibujar los puntos comunes, realizar un esquema claro de su estado de salud y por qué no, intentar dar una opinión lógica y razonable sobre lo que Tri Angle Records está provocando y provocará. A continuación nos sumergimos en el mundo del triángulo negro –recto y presente, no invertido, ya que este último representa orgullo para la homosexualidad femenina y tiene sus orígenes en los campos de concentración nazis, donde se utilizaba para marcar a los antisociales, gitanos, vagabundos, anarquistas, prostitutas y lesbianas–, el polígono de tres rectas y vértices que indica oscuridad, recogimiento y esa rara sensación claustrofóbica de no tener salida.

Robin Carolan

Londinense de 24 años, residente en la Gran Manzana y contribuyente al legendario y ecléctico blog de Brighton 20 Jazz Funk Greats (XXJFG). Un día y como él mismo comenta en una de sus primeras entrevistas para Altered Zones, decidió dejar de solo escribir sobre diversos tipos y ramas extravagantes esclavizadas con la etiqueta Pop para dar salida a música y trabajos que según él debían tener una mayor importancia y relevancia. Además afirma que: “Tri Angle was born mostly out of frustration”, prueba que indica un primitivo malestar con las estrategias mercantiles/musicales, un claro pesimismo sobre la música que él mismo estaba ayudando a expandir a través de sus artículos y un germen de esa decisión o sentimiento que le impulsaron a fundar su propia etiqueta.

Veamos como define él mismo su propio sello: “It’s like a witching-hour vision of Cocteau Twins dream pop, meshed with the soundtrack to a particularly angsty Gregg Araki film full of Gen X shoegazer atmospherics and industrial beats, brought bang up to the date by the influence of raw hip hop mutations like chopped and screwed and juke.” El también miembro y fundador de la club-night So Bones en la capital inglesa –también ha habido ediciones de sus partys R&B-infectadas y decadentes en Bristol y New York, incluso ha aparecido en los carteles de Fabric– evita cualquier referencia al Witch House en su poderosa, elegante y fashion-cultivada definición, término –o confusión– que aún protagonizando una de esas arrancadas de caballo hace más o menos un año y medio, aparece ahora casi demonizado y evitado por cualquiera de sus ‘antiguos integrantes’.

Hay que decir que el bagaje, contactos y buena reputación del joven Carolan le sirvieron para conseguir una inicial distribución del material de Tri Angle a través de Kompakt, algo que no es moco de pavo y todos sabemos que simplifica y facilita las gestiones. Conseguir ese apoyo fue fundamental para que Robin Carolan comenzara su aventura para intentar trasladar a la música una ideología y sentimientos universales que no deben organizar o colocar bajo una etiqueta vulgar, inocente y casi peyorativa…., Tri Angle Records no tiene nada que ver con el Witch House ni ninguna tendencia residual que lo único que consiguen es limitar la expansión de las obras.

¿Witch House?

Altered Zones: What do you make of the constant pigeonholing of Tri Angle’s sound by the music press?

Robin Carolan: In the beginning, I definitely found terms like “witch house” to be quite irritating, purely because I never wanted the label to be boxed into a corner and branded as being about one sound in particular, or as some kind of novelty/fad set-up. My biggest problem with the “witch house” label is that it doesn’t really do justice to the music it’s often used to describe. It’s far too black-and-white in its suggestion of a certain mood: dark and fucked up. If you ask Balam Acab how he sees his music, he doesn’t describe it as dark or scary, but as secretive and lonesome. I have no problem with artists who want to call their music “witch house” because it’s their prerogative; and if the term has some meaning for them, that’s great. It just doesn’t have any for Tri Angle.

El problema inicial está bastante claro. Pensemos un momento en que las primeras referencias de Tri Angle Records estallaron al mismo tiempo en que Salem daba el gran salto desde el casi anonimato al gran foco u ojo del huracán especializado con su primer largo “King Night”, gracias a ellos se empezó a mirar atentamente a Robert Disaro, a los antecedentes e influencias Hip Hop-drag-sureñas venidas del mismo ecosistema (Houston), a Todd Brooks y Pendu Sound y por extensión a White Ring, Cosmotropia de Xam, Fostercare y al misterioso oOoOO. Y es que este artista que por los siglos de los siglos representará el comienzo creativo de Tri Angle, editó su primer CDR –con algunas de las composiciones que luego veríamos en la marca de Carolan– sin nombre en la brillante pero algo tendenciosa Disaro. Eso y las ansias de los medios, periodistas y público de poder meter todo en el mismo saco para evitar complicaciones, desarrollaron un hype que poco a poco ha ido relajándose y expandiéndose para poder curar la intoxicación inicial.

Aunque es verdad que muchos de estos artistas pueden trabajar juntos, tienen puntos comunes y muchos de ellos residen en el mismo escenario, Witch House es una corriente limitada en la que no se puede englobar a ninguno de los artistas de Tri Angle o a su producto, incluso sería desbocado intentar meter ahí a Salem, Mater Suspiria Vision, por ejemplo y con su Zombie-Rave de la que algún día hablaremos podría ser la definición más acertada para algo tan poco cimentado como ese nombre para describir una sensación esotérica que combina elementos del shoegaze, la darkwave, el drone y el Hip Hop chopeado. Tri Angle estalla en este preciso momento como alternativa más dramática, sensible, evocadora y trágica dentro del creciente gusto por combinar las ensoñaciones del Pop de calado teatral, las mutaciones electrónicas más oportunas y la terrible influencia del R&B.

Let Me Shine For You

There’s Only One Angel In Heaven. Tampoco vamos a evitar decir que comenzar un sello con algo como “Let Me Shine For You”, una compilación de temas reinterpretando el legado musical de Lindsey Lohan no ayudaba –en un principio y aunque fuera concebida como mixtape para DIS Magazine– a desquitarse de esa etiqueta tan temida. La actriz estadounidense es uno de los símbolos más recurrentes dentro del Witch House y sus carreteras secundarias: su existencia trágica, depresiva, su violenta lucha contra su imagen televisiva y las expectativas creadas, la humanidad y morbo que desprende su situación y detrimente figura son una referencia bastante recurrente dentro de dicho ecosistema –como lo es Britney Spears–. Animar a algunos amigos y productores favoritos a recomponer el escaso legado musical de Lindsey Lohan justo cuando se ve envuelta en sus peores problemas legales, no es definitivo pero sí puede dar a la confusión. El tiempo ha dado la razón y ahora esa primera y tímida referencia de Tri Angle en Julio del 2010 se ve ahora como una reunión esencial de talentos separados y –algunos– recogidos de otras escenas que emplean sus métodos y genuinas manipulaciones para rendir homenaje a la viciada figura de Lindsey Lohan y su no-culminación como actriz. Listen: “Something I Never Had” by Lindsey Lohan (Laurel Halo cover).

Balam Acab

Su nombre identifica a uno de los “hombres del maíz”, creados por este fruto después del gran diluvio enviado por Hurakan, todo esto atendiendo a la mitología Maya y donde él sería el Tigre de la noche. Musicalmente identifica al jovencísimo de 20 años Alec Koone, nativo de Minneapolis con aura de bedroom-producer que marca el gran y auténtico principio de la marca Tri Angle Records. Al principio calificado dentro del movimiento Drag, este artista que empezó con 16 años haciendo sus pinitos introspectivos con el alias Rural Lamplight –material acústico y reflexivo, de estética lo-fi– y siguió con ETHEREA –auto-editó “FREE ETHEREA”, una fantástica reunión de beats-post-Dilla infectados ya por esa sensibilidad casi religiosa y sagrada que imprime a sus manipulaciones–, sorprendió a todos con su alabado hasta la saciedad “See Birds EP” en Agosto del 2010. Pop tormentoso y deprimente, comparaciones siempre facilonas con el fantasma de Burial o Forest Swords, lejanías vocales, ecos etéreos y desfiguración de la cadena ADN del R&B a través de chopeados sugerentes y lúgubres, atmósfera angustiosa y una muy distintiva característica o virtud para describir la soledad, el pasado, los recuerdos.

Aquí empieza también el desarrollo de una de los puntos fuertes de Tri Angle Records –actitud común y que de momento se mantiene en todas sus referencias–. Su material despierta todos tus sentidos, ayuda a la hora de mostrar atención y sugestiona casi sin excepción. Ahí es donde entra lo necesario de su aparición y lo oportuno de su catálogo hasta ahora: en una escena en la que era imposible adivinar o vislumbrar el esquema que la infección R&B y Hip Hop han tenido en los últimos años, debía aparecer un producto definitivamente bello, crepuscular y de alguna manera solitario para poder, a partir de ahí, poder narrar o comparar mutaciones futuras. Balam Acab fue en principio Witch-House, luego se supo que antes había tocado varios métodos, acabó congestionando incluso a los que al principio no lo aceptaban y ahora podría determinarse –con su debut en largo, “WANDER  / WONDER” a la vuelta de la esquina– como uno de los más importantes eslabones dentro de la cadena evolutiva post-R&B y el comienzo de la magistral puesta en escena de Tri Angle Records.

oOoOO

Se pronuncia simplemente como “O” –he visto auténticos problemas en este aspecto– y sí que merecía el galardón de “Mejor EP del año” que le otorgó la tienda especializada de Manchester Boomkat –otros también lo merecían, pero nadie puede negar la brutalidad creativa que significó este material editado con Tri Angle. Al principio y con confusión debida a su anterior y casi clónica referencia con Disaro, se le tachó de Witch House como a casi todo lo que hasta ese día se daba salida dentro de una marca con un triángulo negro como símbolo principal. Ahora podemos ver a Chris Dexter Greenspan (San Francisco) y su proyecto de manera más panorámica, pudiendo considerarlo un auténtico pionero y un punto de inflexión importantísimo para la expansión de la marca y los haunting-drag-beats.

Porque ahí es donde se debe trazar y definir el comportamiento que tiene la música de oOoOO; voces de ultratumba, ángeles caídos, fraseos fantasmales, atmósferas obsesivas y perpendiculares, beats multicelulares que consiguen congestionarte gracias a una combinación rotunda y perfecta de cultura drag, ascendencia Chillwave y ecos residuales que le llevan hacia la Bass Music. Su mayor rival en este tipo de beats –y para hacer una posible comparación sonora– sería el genial productor canadiense de Warp Babe Rainbow –ambos se encontraron en aquel “Let Me Shine For You”–. En él, en Chris, vemos la mayor acentuación del catálogo de Tri Angle hacia las enseñanzas de DJ Screw, el Chopped & Screwed y la escena Hip Hop sureña de finales de los 90; al igual que Salem –aunque en el trío de Michigan las referencias son mucho más grandes–, este productor tiene una de sus cualidades más grandiosas en el saber hacer a la hora de ralentizar los beats y drogar a su música con la droga legal conocida como Codeina.

Desde el preciso momento en que “oOoOO EP” –no se me puede olvidar la mención especial para Allison Scarpulla por la estremecedora fotografía de portada– hizo su aparición, muchos de nosotros no hacemos otra cosa que esperar una nueva incursión sonora –a poder ser más extensa– de este magnífico artista, algo que presumiblemente también llegará este año.

Seaww by oOoOO

Nosummr4u by oOoOO

oOoOO – mumbai by oOoOO

How To Dress Well

Si con Balam Acab comenzó la ascensión y con oOoOO se constataron las aptitudes, es con la furtiva caza del animal Tom Krell con quien comienza el despegue total de la marca con el terrible Witch House. Hombre con gafas, con el cabello algo grasiento e imagen enigmática, parece tender de un fino hilo, académicamente centrado en la filosofía y declarado obseso del R&B en todas sus generaciones y bifurcaciones. Es de Chicago y al principio alcanzó algo de viralidad gracias a la auto-publicación de mucho material en su blog personal, algo que le llevó a editar “Love Remains” en una primera instancia con Lefse Records (Neon Indian, Houses). Su música, su actitud y sus austeras técnicas de grabación y composición fueron lo que alimentaron el tímido hype y convencieron a Robin Carolan para echarle el guante antes de que fuera demasiado tarde; el primer largo de How To Dress Well ha sido completamente reeditado gracias a Tri Angle, añadiendo a la persona del cantante y músico una poderosa campaña promocional más grande de lo que en principio se podía esperar.

Ambientes y melodías saturadas, tono agridulce, homenaje contínuo al R&B –Jacko incluido–, Pop y Hip Hop mainstream americano, falsetes y notas altísimas, obvias manipulaciones y metodología lo-fi e instrumentación humilde son las características más reconocibles de este trágico personaje que desde la habitación de su casa ha conseguido ensalzar la figura del sello de Carolan como ningún otro artista, fabricando uno de los discos más importantes del presente curso y poniendo el listón muy alto para próximas referencias. Su aspecto al piano, su suicidio sonoro, sus sentimientos desgarradores y muy contenidos, la opresión de su producción y lo dramático de sus letras en contraposición con el gusto por la música más facilona han creado un ente de –todavía– proporciones indefinibles. Seguramente es y será uno de los artistas más importantes de los próximos años.

How To Dress Well – Ready For The World by speedglueandmusic_aw

How To Dress Well – Waking Up To Life Sometimes Seems Worse by TriAngleRecords

Holy Other

Y aquí tenemos la consolidación. “With U” supone muchas cosas: 1) Tri Angle Records es temible, impredecible y, tiene un sexto sentido. 2) Un nuevo acierto en cuanto a la personificación y autoría enigmática de un productor con el talento de Holy Other –totalmente fuera de anteriores referencias que le señalaran dentro del saco del Witch House–.3) este EP es –por ahora– la obra cumbre publicada por la marca de Carolan, un material donde nacen las similitudes más bárbaras con Burial que se han podido escuchar desde el comienzo de la década. Todo esto, ¿Por qué? La mejor manera que tengo de explicarlo –debido a mi imposibilidad de cambiar de opinión o darle un tono menos subjetivo– es pegar mi reseña sobre este disco en concreto. Ahí va!

“Estoy preparando un nuevo FOCUS centrado en la etiqueta fundada por Robin Carolan y pensaba integrar esta reseña o al menos lo que pienso de este disco dentro del mismo, pero me ha sido imposible contenerme. Y es que posiblemente estemos ante uno de los grandes lanzamientos de este año, además de la constatación y –todavía– tímida proclamación de Tri Angle Records como una de las marcas más importantes con vistas al futuro de la música Electrónica. Y eso que el material que encontramos en “With U” o ha sido ya editado o escuchado gracias a streamings previos o free downloads promocionales…, algo que te hace entender que este trabajo se multiplica por dos cuando es posible escucharlo del tirón, pudiendo así contemplar todo su proceso, belleza directa o indirecta y valorar la potente sugestión que provoca cuando su timing ha finalizado.

Lo mejor de todo es que no hace falta utilizar el término Witch House por ningún lado para definir este edredoning electrónico fabricado por el misterioso productor de Manchester Holy Other –ahora mismo residente en Stockport, de donde proviene el gran Leyland Kirby,detalle–. Término acuñado en los shows televisivos de Gran Hermano que serviría de manera quasi-perfecta para definir la sensación encontrada de erotismo, humedad y deseo de protección que transmite esta obra; sin llegar a empalagar, favorece el recogimiento y la reflexión, musicalmente es de una belleza equiparable a lo que fue el primer álbum de Burial –sí, no hay manera de librarse de eso, sorry– y en cuanto a producción es casi celestial debido a la grandísima importancia que otorga a los detalles más pequeños –esa profundidad de las voces, esa lejanía de los bajos, progresiva, hipnótica, de mínimos cambios–.

Según la entrevista que hace poco concedió este artista para FACT, parece haber especial intención en componer piezas realmente emotivas, dar salida a sentimientos muy personales, traspasar el prensado y representar un estado de ánimo –no precisamente hermético–…, conjuntando sensaciones pasadas vividas en su estancia en Berlín, la distancia que le separaba de gente querida y sobre todo trasladar las influencias que la acumulación de música provocó en dicha época de su vida. Como también afirma en la misma entrevista: “no estoy tratando de crear algo original…”, “es algo definitivamente emocional”. A nivel sonoro, podríamos decir que esto es una extensión de aquel mágico y casi anónimo 7″ que apareció en Transparent ya hará casi un año; métodos heredados del tratamiento ralentizado de según que corriente Hip Hop sureña, coordenadas dramáticas y puntos en común con los postulados etéreos del ya mencionado ente de Hyperdub y, al fin y al cabo una reunión de influencias en las que encontramos detalles IDM, downtempo, Ambient y, casi en conclusión, una de las más grandes obras maestras de eso que llaman post-R&B.

Porque si tenemos que encontrar un sinónimo estético avanzado, una evolución retorcida o una de las muestras más intelectualmente bellas y enrarezidas que la infección de la industria R&B americana está provocando, eso es Tri Angle y todo su catálogo publicado hasta ahora. Dentro de él –y hasta ahora, ojo con lo que viene–, no hay grieta posible, no hay bajón y todo es absolutamente necesario…, pero si hay que marcar un antes y un después, una referencia culminante, esa será este “With U”, representando la superación de las opiniones poco convincentes, relajando la sorpresa inicial y marcando el comienzo del reinado de la marca neoyorkina en los territorios más apasionantes de la electrónica moderna. Sí, ya sé, algo exagerado, pero debía ser así”.

Touch by HOLY OTHER

Water Borders

Aunque aún se sabe poco y ha sido el fichaje menos bombeado de los que ha realizado la marca de Carolan, Water Borders son inicialmente una prueba irrefutable de que a Robin Carolan no le da miedo el Witch House. ¿Por qué? Pues sencillamente porque ha anunciado la venida de un LP completo de esta pareja de San Francisco (Amitai Heller y Loric Sih) cuando estos también han pasado antes por los brazos maternales de la marca de Robert Disaro –sello que no sé si algún día podrá deshacerse de la etiqueta en cuestión–. También es verdad que su última referencia conocida –después del EP con Disaro– ha sido en un sello también creado a partir de la extensa sombra de 20 Jazz Funk Greats –editaron “Akko” para Hungry For Power–, una referencia bastante brillante en la que constatan que darán la talla en Tri Angle; aunque al compararlos suenan nombres como Ritualz o GR†LLGR†LL y su material se acerca mucho en textura funeraria a lo que proponen Salem, estos dos chicos consiguen trasladar a un beat más alto las enseñanzas drag, los sonidos cavernarios y la sensación gótica.

Con un punto más oscuro y por tanto menos sugerente y cristalino que otros artistas en la nómina de Tri Angle, Water Bordes –y según se puede escuchar en el único teaser que hay de lo que será esta próxima referencia– parecen ocupar el punto industrializado y más encaminado a la tradición Synth Pop que quizá hace falta en un sello de esta talla. Habrá que ver lo que pasa, por ahora y en este caso solo queda esperar.

Water Borders – Feasting on Mongeese (Unmastered) by TriAngleRecords

Clams Casino

Aquí y a escasas dos semanas para que “Rainforest EP” se publique, ya estamos hartos de hablar de Mike Volpe –recuerda que además de incluirlo en nuestra primera lista de “25 Talentos” para este 2011, te informamos detalladamente de todos sus movimientos–. Su “Instrumental Mixtape”–la misma que todavía es gratis y se va a planchar en vinilo ni más ni menos que via Type Records– es casi de manera indiscutible el álbum más importante de lo que llevamos de año, su descubrimiento o fenómenos repentino a partir del anuncio de su fichaje por Tri Angle es uno de los hypes más conmovedores y lógicos del curso, sus cualidades, contexto y situación son y serán una de las pruebas a la hora de inclinar la balanza y situar a la marca de Carolan como principal estandarte de las exquisiteces post-R&B. Como muchos ya sabrán, tiene tan solo 23 años, viene de Nutley (New Jersey) y es estudiante de fisioterapia. Es el productor en nómina de Lil B (The Based God) o Soulja Boy y algunos de sus beats son lo más maravilloso que uno ha podido escuchar desde hace mucho tiempo; sensibilidad burialesca multiplicada por dos, melancolía, samples de New-Age, baterías forzadas y resquebrajadas, la intoxicación R&B muy difuminada y un único tratamiento de texturas que le han valido ser la cabeza más altiva de la tímida denominación del Cloud-Rap –por supuesto apoyada por Lil B y como máximo exponente, ese “Rain In England”–.

Según él empezó a manipular baterías con 10 años, produce por hobby en su tiempo libre, tiene varios centenares de tracks no editadas y dentro de poco se publicará –no sabemos si junto a el EP con Tri Angle o posteriormente– un nueva mixtape instrumental. Se sabe que para samplear y producir en el ático de su madre, este joven busca tracks sensibles de manipular usando los tags “blue” o “cold” en LimeWire o BearShare, utiliza equipamiento humilde y su nombre se refiere a un famoso plato de almejas con bacon típico de Rhode Island que nunca ha probado. Robin Carolan, su olfato y supongo sus muchas horas investigando tanto el mainstream como el underground yankee dieron con la clave de trasladar a este genio en bruto hacia su marca con el pasaporte de ‘fichaje estrella’. Ahora todo depende del supuestamente sobresaliente “Rainforest EP”, nueva publicación de Tri Angle que consolidará el increíble talento de este modesto productor, revitalizará aún más a la marca como exponente más sibarita de la influencia R&B dentro de la música Electrónica y la señalará como poseedora del catálogo de portadas más geniales que se han visto en los últimos años.

Clams Casino – Gorilla by TriAngleRecords

04 – Clams Casino – Realist Alive [Lil B] by blalalapuntnl

Ayshay

Aquí sería donde hablar o predecir resulta inútil todavía. Pero siempre es bueno conocer el contexto y valorar las posibilidades a partir de ahí. Ayshay es el más reciente fichaje de Tri Angle y únicamente anunciado por Facebook, se trata del aka donde se esconde la artista multidisciplinar nacida en Senegal, criada en Kuwait y residente en New York Fatima Al Qadiri. Es conocida como diseñadora y creadora de diversos proyectos fotográficos, además de afrontar desde hace tiempo la tarea de actualización de Global .Wav, blog perteneciente a DIS Magazine. Ella misma define –y definimos, aquí nuestro antiguo aviso sobre esta artista– su sonido como Symphonic Diet Rave; analogías sucias, reminiscencias Trance, sampleos de voces Chiítas y Sunitas y expansión muy orientada al new-synth. Al parecer y según las últimas informaciones, el trabajo que editará con Tri Angle se titulará “Warn-U” y no irá por el camino radical propuesto en su mix para el mismo magazine citado arriba titulado “Muslim Trance”. Sin querer que parezca una predicción, este lanzamiento puede convertirse en el más interesante de todo el catálogo o, por el contrario, un intento errado de extender la jurisdicción de la actitud Tri Angle hacia terrenos demasiado inóspitos. Aquí abajo os dejo lo que al parecer es el teaser de esta próxima referencia.

Ayshay – WARN-U by TriAngleRecords

“I want Tri Angle to be unpredictable…”

Es lo que más me inquietó e ilusionó de la entrevista de Carolan con Altered Zones. Y seamos sinceros, si algo tan exquisito, brillante y sibarita se nos sirve con destreza, sorpresa y dosis misteriosas y espaciadas, la cosa cobra un atractivo invisible muy en armonía con los tiempos difíciles que corren –pocas copias, ediciones limitadas, auto-distribución, viralidad del material–. Ese deseo no solo se centra en conseguir que la línea editorial sea sorprendente, también es extendible a lo que se busca en los artistas y en el vaivén de etiquetas que despierta la marca: el objetivo de Carolan es hacer que los artistas se desenvuelvan también en sectores y disciplinas en las que a priori no se les ha clasificado –de ahí vendría la sopresa de fichar a Clams Casino o a Ayshay–, haciendo que por extensión se engorde la lista de categorías estéticas que entrarían dentro del juego y donde Tri Angle se sentiría cómoda. Al fin y al cabo son solo recursos y obras para expresar sentimientos más universales que simples y discriminatorias etiquetas, Tri Angle es la marca que más se esfuerza en estos momentos por dar salida a material profundamente emocional, sorprendente y con un punto mitad señorial, mitad alternativo que le diferencia de otras marcas con estética sonora parecida. Y es que ya se sabe, son los pequeños detalles los que diferencian a algo bueno de algo extraordinario.

¿post-R&B?

Y aquí la nueva pregunta –una vez superado lo de la casa de brujas–. Pensemos por un momento que el Witch House es un hype pasajero, un movimiento que no se consolidará y que debido a su anarquía editorial y compleja ideología no conseguirá calar como lo han hecho otros géneros. Puede ser, pero ahí están Tri Angle, Transparent, Amdiscs, la propia Disaro, Pendu Sound o Mexican Summer y Warp dejándose llevar por el ritmo drageado. Con esto y tan solo echando un vistazo a la variada propuesta musical especializada, podemos afirmar que han sido los métodos y sonoridad los que sí han calado, en contraposición a la poco acertada etiqueta –hay otras, el Ghost Drone, el Haunting House o la ya mencionada Zombie-Rave–. Y esos métodos o rasgos comunes, podrían catalogarse como post-R&B?

Mencionando el término ya nos vienen a la cabeza las glorias del post-Dubstep; James Blake, Jamie XX, Jamie Woon, Mount Kimbie, Gang Colours –por nombrar a un novel–, gente toda ella muy pero que muy influenciada por las décadas pasadas de la historia del R&B. En todos ellos –los mencionados antes, Tri Angle, los todavía en terreno Witch House o los crea bangers de LuckyMe y sus otros colegas glaswegians– hay un punto en común que les englobaría dentro de esta aún inocente denominación; la reestructuración de las melodías, armonía y fórmulas sonoras del R&B y Hip Hop mainstream estadounidense. Tri Angle no es la única –digamos que post-R&B no debería ser una simple etiqueta, sino una tendencia o tónica característica que podría utilizarse en cualquier género, desde el más macarrónico hasta el más elegante–, pero sí es hasta ahora la que tiene sus principios más claros. Eclecticismo, emoción, misterio y belleza son sus bazas, pero lo que le hace triunfar es que esto es estrictamente necesario.

Frankie Pizá


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>