¿Quién Cojones son Odd Future?

Hace poco leí un Tweet que venía a decir que lo único claro que cabía esperar del debut oficial de Tyler The Creator, que llega hoy a las tiendas, era a un alud de periodistas blancos escribiendo sobre rap sin tener ni dia. Lo siento, no recuerdo quién era la autora -sí recuerdo que era una chica, y que en ese momento me pareció lo más inteligente que había leído sobre Odd Future en los meses que han transcurrido desde que escuché su música por primera vez y que, de hecho, me sentí aludido por la frase: soy blanco, nací en un pequeño pueblo de Mallorca y asumo que poseer la discografía de De La Soul, A Tribe Called Quest y Public Enemy no te convierte en un experto en nada. Pero a la vez considero que una de las buenas cosas sobre la cultura popular es que no es necesario ser un resabido ni un estudioso para disfrutar de la música, que de alguna manera los códigos están allí al alcance de todos y que cualquier ser un humano con conexión wifi es capaz de descifrar este tipo de cosas. Además, no es que Odd Future hayan inventado precisamente la rueda, eso sí, dominan el giro de forma brillante.

Pero, ¿quién cojones son Odd Future? Odd Future Wolf Gang Kill Them All (OFWGKTA) son un colectivo formado en Los Angeles por una pandilla de skaters. La historia del grupo se remonta a 2007, pero fue el año pasado cuando empezó a crecer esa gran bola de nieve que promete arrasar con el mercado del rap tal y como lo conocemos. A través de su Tumblr, Odd Future han colgado en la red un total de nueve álbumes firmados por diferentes miembros del clan o varios de ellos, en un ejercicio de promiscuidad superlativo. Al más puro estilo gang rapero, quien no rapea produce, quien no produce realiza los vídeos y quien no filma diseña portadas. Cada miembro tiene su cometido y todos son importantes. Hay una marca Odd Future, una estética clara a la que mantenerse fiel, esa mezcla rara de nerd/skater/punk/rap de la que son epítome los pantaloncitos y calcetines de Tyler, una versión Isla de Gilligan de Angus Young con suficientes traumas afectivos como para mantener en vilo a un batallón de loqueros durante un par de meses.

Éste ha sido señalado como el líder de la manada, pero el talento de Odd Future no termina allí. Earl Sweetshirt es otra figura en ciernes, el segundo a la sombra que poco tiene que envidiar al comandante de la tropa y, si bien no todos los proyectos satélite del gang parecen destinados a recibir el mismo trato que sus primeras espadas, la sensación de estar ante un semillero repleto de ideas contribuye a la credibilidad del credo, a sostener el discurso colectivo.

Y, ¿cuál es ese discurso colectivo? ¿Qué proponen Odd Future? ¡Yepa! Aquí llega lo importante. Más allá de una estética propia, la música de Odd Future supone un brutal ataque, un abordaje en toda regla, a la cultura popular -¿quién duda hoy en día que el rap ya forma parte de lo pop? OFWGKTA no sólo han sabido interpretar como pocos el signo de los tiempos, regalando sus trabajos en la red, desarrollando su marca de forma coherente, alimentando el misterio y la ambigüedad a su alrededor, también han sabido combinar con una naturalidad pasmosa -la que confiere a uno el descaro propio de su edad- una idea musical que es puro patchwork transcultural, tomando prestados elmentos del rap mainstream y underground, actitudes del rock y toda una serie de tics extremos que son los que al final acaban determinando lo que podríamos llamar el Síndrome Odd Future, algo que debería poner en jaque a educadores y pedagogos de medio mundo, porque están cabreados -con sus padres, con la escuela, con el sexo contrario- y no van a tener compasión.

Por centrarnos en la música de Tyler The Creator, pocas veces hemos escuchado confesiones tan descarnadas, tan brutales y psicopáticas por parte de un MC, y su mayor logro ha sido convertir todo eso (abusos, traumas) en un producto que prende inmediatamente en forma de canción. Beats escuetos y perfectos y un MC estrujándose el corazón. Planteado como una sesión de psicoanálisis, “Bastard” (2009), ha suscitado comparaciones con el Horrorcore, pero el horror evocado por The Creator es mucho más terrenal y por tanto más temible. Y ese gusto por llevarlo todo al extremo está presente en casi toda la producción surgida del colectivo: lo que tenemos delante es sólo una pequeña representación de una nueva generación de artistas negros que se han criado escuchando todo tipo de música en sus iPods, con unos valores morales que deberían provocar que cualquiera con más de 25 estuviera completamente acojonado y dispuestos a comerse el mundo con nuestro permiso o sin él.

Hace poco, Tyler confesaba en un reportaje para The New York Times que todo esto no era más que un descomunal globo, que quizás el día que la gente escuchara al fin “Goblin” el hype se desintegraría y se habría acabado la fiesta. Pero en sus palabras asomaba cierto aire de victoria. De hecho, OFWGKTA ya han ganado. Tyler The Creator ha firmado con XL Recordings, una de las indies más importantes del mundo, y Odd Future han llegado a un acuerdo con la distribuidora RED, propiedad de Sony, para publicar sus futuros trabajos.

Hoy, con la edición de “Goblin”, empieza el segundo acto de la que puede ser una de las sagas que marquen el futuro del Hip Hop, una que nos recuerda a The Wu-Tang Clan y su visión colectiva del gang como plataforma. O puede que hoy se acabe todo, que “Goblin” sea una mierda y nos pasemos las próximas semanas arrepintiéndonos de haber contribuido a todo este descomunal buzz. Suceda lo que suceda, OFWGKTA ya nos han dado un par de buenas lecciones. Han ganado sin bajarse del monopatín. El resto, a partir de mañana.

Joan Cabot


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>