981Off: un estreno ambicioso

Ya está, ya llegó el gran día. El 981festival arrancaba el viernes con el Pre981, con la actuación de V.C., Noaipre y Jackson And His Computer Band. El sábado, el festival se dividía en dos partes: 981Off, que se celebraba durante el día en el MACUF, y 981On, celebrado por la noche en el recinto Playa Club de Coruña.

Es la primera vez que se celebra edición de día en ese festival. El 981Off contaba con dos escenarios: en el de los jardines del MACUF (escenario SON Estrella Galicia) estaba prevista la actuación de Dels, Luke Abbott, Beak>; y Detachments, y en el escenario Vodafone actuaban Cluster, Moritz Von Oswald Trio, We Love y Kyle Hall.

La noche arrancó con la actuación de Cluster, leyendas de la Electrónica alemana, con una puesta en escena entrañable (los visuales mostraban una bucólica escena que trasladaba, probablemente, al interior más campestre de su tierra natal). Se puede decir que se ha advertido un cambio a la hora de experimentar con sus máquinas, probablemente menos visceral y rabioso, dando paso a creaciones mucho más ambientales y relajadas. También pudimos advertir que Moebius era quién más material aportaba, mientras que su compañero Roedelius trataba de organizar y tejer el material de su compañero para dar lugar a lo que escuchábamos. Un público embobado, escuchaba con sumo respeto a la pareja de productores, dejándose transportar por sus sonidos.

También a primera hora estaba prevista la actuación de Dels en el escenario SON Estrella Galicia, pero la actuación se retrasó hasta después de Detachments, que eran quiénes en principio cerraban la edición de día en este escenario. Por tanto, los encargados de estrenar el escenario fue el joven Luke Abbott. Actuación que no decepcionó en absoluto: sonido depurado, con influencias analógicas. Todos sus samples, controlados con su Akai APC40, provienen de la Kosmische music, del Kraut Rock y de sonidos electrónicos más primitivos; todo ello aliñado con una aparente obsesión por la IDM. Es más, siendo un poco aventurados, podemos decir que es el ejecutor más brillante de las influencias Kraut de nuestros tiempos. Entre otros, pinchó algunos de sus temas contenidos en su álbum “Holkham Drones”. Definitivamente, su hermetismo presencial y su actitud contenida no detuvieron de ninguna manera la expansión electrónica de su música.

A la vez que el sobresaliente live de Abbott, subían al escenario otro de los grupos más respetados del festival: Moritz Von Oswald Trio. Son dignas de mención las peculiares percusiones de Vladislav Delay: tres congas acompañadas de artilugios fabricados con trozos de metal, cuerdas, muelles… con su propio amplificador. La actuación estaba investida de una gran gravedad y sobriedad, presenciada por un público cautivado. Se podría decir que Moritz Von Oswald es un director de orquesta, marcando el pulso de los sonidos y el ritmo de sus compañeros, cada cual aportando su propia visión de la electrónica, unidas por la improvisación, los reverbs y el Dub. Vladislav, demostraba un verdadero trance con sus percusiones, lejos de sus primeros comienzos en la música. Von Oswald, solemne dentro de su impecable traje violeta, iba soltando motivos de sintetizador, siendo el también componente del grupo NSI, Max Loderbauer, el eslabón final de esta cadena, procesando estos retazos sonoros de sus compañeros, y ofreciendo un producto final serio y riguroso basado en su propio criterio e improvisación.

Tras este derroche de experiencia llegaba el turno de We Love, chicos con una evidentemente carrera más corta, pero con una personalidad propia. Ante todo, hay que destacar su puesta en escena: trajes futuristas predominantemente blancos, visuales en blanco y negro, y una guitarra (fabricada por ellos, por lo que parece) con forma de corazón, todo muy acorde con su música. El reciente fichaje de BPitch Control (sello de Ellen Alien) hicieron moverse a la gente reunida ante su escenario con su Electro Pop bailable y pegadizo. Un concierto animado y en el que el público se animó notablemente.

En el escenario SON Estrella Galicia comenzaba mientras tanto Beak>, reuniendo también un buen número de espectadores. El grupo liderado por Geoff Barrow, el también líder de Portishead, ofreció una sentida actuación con un sonido claramente made in Bristol, influído por sus orígenes y trabajos anteriores. Intimista y melancólico, la conjunción de Rock acústico y psicodélico resultaba todo un acierto. Destacamos el timbre único de la voz de Matt Williams, secundada por sus compañeros de batalla, que lograba hacer de su directo un acto rodeado de magia.

Kyle Hall, cuya actuación comenzaba en el escenario Vodafone, fue quien definitivamente consiguió hacer bailar a todos. Ya hemos escuchados sus producciones y conocemos su destreza en este ámbito, pero hay que decir que con sus cortos 19 años, cualquiera podría llegar a comparar su forma de mezclar con la de sus conciudadanos, como Derrick May o Robert Hood. Hizo una acertada selección de Deep House de su ciudad, Chicago House (como el “Club Lonely” de Lil’ Louis, con el que se metió a la gente en el bolsillo) y clásicos de la década de los 90. Se percibió que en un primer momento quería encaminar la sesión hacia una abstracción detroitiana, pero la respuesta del público provocó que tomase otros derroteros, e incluyese algún que otro disco de corte más comercial. Destacamos las proyecciones que acompañeron su actuación, y citamos como detalle curioso el hecho de que actuase descalzo. Los espectadores no dejaron de moverse durante toda la actuación, que puso punto y final en el escenario situado en el hall del MACUF.

Sin embargo, las actuaciones en el museo no habían terminado todavía. La actuación de Detachments, programada en último lugar (aunque finalmente fue penúltima, ya que Dels no había llegado a tiempo para empezar), heredaba a un público embelesado y animado por la actuación de Beak>. Los londinenses, ahijados de Peter Hook, daban continuación a la diversidad con su repertorio, presentando algunos de los temas de su reciente álbum, y con un concierto en el que los componentes del grupo lo daban todo (especial mención a los gestos a lo Ian Curtis del cantante).

Para finalizar la noche en el MACUF, tuvimos la ocasión de presenciar la rompedora actuación de Dels, producido por Joe Goddard (Hot Chip). Con el desparpajo que caracteriza a esta raza de músicos, el MC hizo terminar de enloquecer al público con sus temas que junto al Glitch Hop reúnen otros estilos, como el 8bits, el Hi Funk, el Electro o la música Disco llevada a otro nivel. El cierre del 981Off no pudo ser más divertido.

Finalizadas las actuaciones, dejamos el recinto del MACUF y nos dirigimos al Playa Club, donde os contamos lo que pasó siguiendo este link.


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>