Dibiase “Machines Hate Me”

Los Angeles no hace falta que demuestre ya nada a nadie, tampoco Alpha Pup, el debut de Dee-Bee-Ah-See (como debería pronunciarse, a no ser que te refieras a él por su aka, Diabolic) es sólo un empujón más para los que aún no se han enterado de dónde se está cociendo el futuro del Hip Hop.

Este chico del sur de Los Angeles, de Watts concretamente, ha decidido relatar en forma de debut discográfico su melodrama para/con las máquinas, las que parece ser fueron sus fieles compañeras en la infancia y juventud (mucho mejores supongo que las miles de pandillas y malas influencias que corren por la zona), un período que suponemos pasó enclaustrado en algún garaje o habitación haciendo sacar humo a los mandos de su Super Nintendo y queriendo ser algún día como Mario Bros.

Después el joven productor sustituyó los cartuchos de consola por las MPC’s y los sintetizadores ochenteros, máquinas (también) que le han servido para plasmar todas sus fantasías octobiteras en algo como lo que hoy escuchamos. Porque “Machines Hate Me” se ve desde lejos, se huele que es un compendio biográfico de las innumerables tardes que el de la costa oeste se ha pasado jugando al Zelda y empapándose, sin quererlo, de todas esas melodías juguetonas y facilonas.

Un mundo muy personal que aunque no nos suene tan extraño, tiene en manos de Dibiase uno de sus últimos ensanchamientos; los bajos suenan más densos y aplastantes que en ningún otro disco del sello, los basslines se conjugan realmente bien con algunos y bien seleccionados samples y voces negroides, sus sintes parecen ser exclusivos; les saca el jugo como ningún otro y parece que lleva la partitura de los 8-bits en la maldita sangre.

Casi que leyendo esta reseña puedes imaginarte que el concepto del videojuego vintage va a estar muy presente en la escucha de este álbum, pero cuidado, en ningún momento llega a sonar pedante, ni tampoco es un sermón, algo que es complicado tratándose de un mundo tan cerrado. El angelino lleva una buena evolución a lo largo de los 15 tracks que componen el álbum, apreciándose el clímax del mismo en el track “Skullcrack” y por nombrar algún otro tema extraído del conjunto, dejándose llevar psicodélicamente hablando en “Neighborhood Watch”, se podría decir que parece que deja lo mejor para la mitad de la escucha.

Esto es Hip Hop, abstracto si quieren, futurista o post-Dilla si les apetece, de corte vintage si les da la gana, incluso estridente si me apretáis, aunque lo único que se es que viene de Los Angeles, de la mano de Alpha Pup, que las máquinas le odian y  que hace reventar mis altavoces. Punto en boca.

Frankie Pizá


Aquí tenéis la reseña de Abnormal, un crack


Contenido relacionado:

One Response to Dibiase “Machines Hate Me”

  1. UVE says:

    “Skullcrack” es G-I-G-A-N-T-E.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>