Pantha du Prince – Black Noise (Rough Trade, 2010)

Este es el tercer álbum del alemán Hendrik Weber, tras haber publicado los álbumes Diamond Daze en 2004 y This Bliss en 2007 con Dial Records. Su primer álbum no tuvo demasiada trascendencia, aunque ya hacía gala de un minimal misterioso que le ha acompañado a lo largo de su carrera.

This Bliss fue el álbum de mayor repercusión; tanto así, que fue considerado por Resident Advisor como uno de los mejores discos de electrónica de la década, y posicionó a Pantha du Prince como uno de los representantes del Minimal alemán.

Aparte de estos tres álbums, tiene varios maxis en el mercado. Fue con Nowhere (Dial, 2002), cuando comenzó su carrera propiamente dicha (es su primera publicación) y el preludio de Diamond Daze. También ha hecho numerosas remezclas para artistas como Depeche Mode o Phantom/Ghost.

Y ahora, tras dos años de espera, Pantha du Prince saca este Black Noise. Esta vez, ha fichado por Rough Trade, un sello más vinculado al Rock que al Minimal ambiental y emocional del artista.

Se agradece que un artista haga un álbum sin prisa, que busque, investigue. Para grabar este disco se ha ido a los Alpes Suizos, grabadora en mano, buscando nuevos sonidos para transformarlos en pequeños universos electrónicos y conseguir un disco un poco más heterogéno que el anterior, pero sin perder coherencia.

Son temas de gran complejidad narrativa, en los que con cada uno transporta a un escenario diferente. Campanas, xilofones, pájaros y una buena dosis de electrónica para ofrecer un álbum preciosista y delicado, con una mayoría de temas instrumentales y alguno bailable (Behind the Stars, que ya había publicado en forma de maxi).

Contó con el apoyo de Joachim Schütz (Arnold Dreyblatt Trio) y Stephan Abry (Workshop) para las grabaciones de campo, y con otras interesantes colaboraciones: Noah Lennox (Panda Bear en Animal Collective) canta en Stick to my side, Tyler Pope de !!! y LCD Soundsystem toca el bajo en The Splendour. Todas estas contribuciones no minan en absoluto la identidad del artista.

El único punto negativo, si es que lo tiene, puede ser la longitud de sus temas. Ninguno dura menos de 5 minutos, y aunque en la mayoría no encuentras que sobre nada, algunos como Bohemian Forest pueden hacerse un poco excesivos. Eso, y la sensación de estar a la espera de una tempestad (de sonidos, of course) o cualquier cosa similar, pueden hacer que la escucha se haga un poco más difícil en algunos casos.

Y es que el título vino inspirado por el lugar donde pasó su estancia buscando sonidos para su disco; es el mismo donde un pueblo fue sepultado por un desprendimiento. “Black Noise” hace referencia a esas frecuencias que preceden a los desastres naturales, terremotos e inundaciones, y que sólo algunos animales pueden percibir; la llamada calma antes de la tormenta. Y desde luego, la sensación de calma llega a transmitirla, aunque sin ser anticipo de ningún desastre, al menos musical. Y de “Black”, creemos que tiene más bien poco…

PD.: A pesar de que no podemos reprochar este álbum, seguimos considerando Saturn Strobe como su obra maestra.


Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>